Página Axxón Axxón 108

Premio Axxón 2001
Mundos Diferentes

Argentina está muy mal, todos estamos muy mal. Poca gente puede decir lo contrario. Por primera vez, nos toca sufrir a todos, no sólo a los que han (hemos) quedado fuera del sistema. Nos está destruyendo la falta de futuro, la imposibilidad de encontrar un trabajo que nos provea una manera digna de vivir, de salir mínimamente adelante, de alimentar a la familia, y no hablemos de progresar. La situación económica que nos han impuesto es una forma de violencia. Y la sociedad está contestando con violencia. Lamentablemente, no hay una manera de que esta reacción de defensa —que considero terrible, como cualquier forma de agresión— se dirija hacia quienes realmente ejercen la opresión, que sería lo razonable y justo, de manera que además de sufrir la mala situación también recibimos los golpes, nos vemos envueltos en la violencia, resultamos ser las víctimas más fáciles. Es una realidad muy mala, que nos está haciendo daño; necesitamos salir y no nos dan la más mínima oportunidad de hacerlo. Mucha gente se evade de maneras más prosaicas, con alcohol u otra droga, con charla liviana, gritando en una cancha de fútbol, pero nosotros —me refiero a quienes gustamos de la lectura de CF, Fantasía y Terror— tenemos una manera de asomarnos a otros mundos. Podemos imaginar otras realidades y, a través de la lectura y de lo que nuestra mente construye al leer, recrear esos mundos, vivirlos, disfrutarlos. Se me ocurre que debo ofrecer aquí, desde este pequeño y humilde sitio de Axxón, un material de lectura que permita soñar. Por ahí es cosa del pasado, por ahí a otras personas sólo le interesa especular en directo sobre la realidad, hurgar las heridas y ver proyecciones directas de esta realidad —las proyecciones lineales llevan a mundos muchos peores: ya no hace falta imaginación para escribir sobre eso—, pero eso no me acobarda e insistiré con la idea. La Ciencia Ficción tiene raíces antiguas, que algunos remontan a la Grecia antigua, pero la CF tal como la conocemos, el potente género que llega desde los Estados Unidos, comenzó a surgir en Norteamérica en la década del 30. En plena Gran Depresión. Esa Ciencia Ficción, primitiva, inocente, ingenua pero con poderosas ideas, es despreciada hoy por muchos. Sin embargo, su lectura sigue regocijando. Tenía algo bueno: los escritores parecían haber captado que la gente necesitaba encontrar esperanza, o quizás escribían para ellos mismos, para satisfacer esa necesidad, sin tener consciencia de que trasmitían esperanza, ofrecían la sensación de que el futuro sería mejor, que algo se podría hacer, que los malos momentos que estaban viviendo serían exorcisados por el avance de la tecnología y la ciencia. Yo creo que hoy, en esta realidad, deberíamos dejar de hurgar nuestras heridas. La Ciencia Ficción deprimente —basada en proyecciones lineales— está muy bien como análisis y crítica de la realidad, y no propongo despreciarla ni abandonar el tema, pero ya hay demasiado de eso. Es repetitiva. Es depresiva. Sólo deja —si uno soporta hasta el final— más gusto amargo. Hace falta esforzar la imaginación, pensar en salidas. No propongo volver a la ingenuidad, sino usar la materia gris, que por suerte todavía tenemos, para imaginar formas diferentes de sociedad, formas diferentes de economía mundial, imaginar cómo, cuándo, por qué, de qué manera, el perverso sistema actual se podría romper y podríamos mejorar la situación. Hoy, posiblemente, no se trata de tecnología. Quizás sí de ciencia: Sociología, Psicología, Política. La ciencia no se termina en la física, cosmología y genética. La Ciencia Ficción es, para mí, un sinónimo de imaginación. Imaginemos. Invito a escribir con este espíritu. Escriban para satisfacerse, para sentirse mejor. Piensen en mundos mejores, y háganlos creíbles. No excluyo la Fantasía y el género de Terror (u Horror, como lo llaman los norteamericanos). Como editor, deseo ver material así. Un texto que evada y maraville. Sé que no es fácil: además hay que hacérselo creer al lector. Se me ocurre que es un buen desafío. Y una manera de intentar —hoy en día si no nos dejan hacer, al menos debemos intentar, todo el tiempo intentar— el comienzo de algo que puede ser potente y avasallador. Por una vez —aprovechemos la oportunidad— depende de nosotros, no del ministro de economía y el Riesgo País.


CONVOCATORIA
Premio Axxón 2001, Mundos Diferentes

  1. Se recibirán relatos de cualquier longitud (cuento, novela corta, novela), escritos en castellano por autores de cualquier nacionalidad.
  2. Los textos deberán ser inéditos y deberán permanecer inéditos hasta que se emita el fallo del Jurado.
  3. El autor, al presentarlos, autoriza automáticamente a Axxón para realizar la primera publicación de la obra.
  4. Se seleccionarán de uno a cinco relatos de cada extensión (cuento, novela corta y novela) y se definirá una lista de ganadores y menciones.
  5. Axxón se reserva la opción de publicar más relatos aparte de los premiados, escogidos entre los presentados a este concurso.
  6. El premio consiste en la publicación en la página web de Axxón y posterior publicación en soporte informático y en una antología impresa, que aparecerá en el 2002.
  7. A quien reciba el primer premio se le entregará, como trofeo, el Axxón Primordial Electrónico 2001.
  8. El Jurado será definido y coordinado por el director de Axxón, Eduardo J. Carletti.
  9. Los relatos deben ser enviados en formato RTF (el MS-Word permite guardar un texto en este formato) a la dirección de e-mail del Editor, que hallarán en la portada de la página web de Axxón: axxon.htm
  10. La temática debe encuadrarse en la tonalidad que describimos en concurso2001.htm
  11. La fecha límite para la presentación de los textos es el 31 de diciembre de 2001. El Jurado se espedirá a más tardar el 30 de enero de 2002.
  12. Para solicitar cualquier información adicional se puede escribir a la dirección de e-mail del Editor, que hallarán en la portada de la página web de Axxón: axxon.htm