Página Axxón
 
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

10/may/02




Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Los juegos relacionados con el sexo existen desde que existen los juegos de computadora, pero Playskins, un nuevo juego de roles online, les exige a quienes participan desarrollar el erotismo y la seducción antes de llegar al cibersexo.

Nuevo videojuego sexual que usa el erotismo

(Wired News) Llueve con persistencia, y las calles de Tochina están vacías. El salón de té, la panadería y el bar podrían ser un buen refugio, si no fueran tan inhóspitos. El subterráneo está desierto. No hay indicaciones, ni pistas, ni nadie que ofrezca su ayuda. Bienvenido a Anime Noir (de Playskins), un juego de roles online, construido en torno del misterio, el suspenso y la masturbación.

Sí, las dos formas de entretenimiento más calientes —los videojuegos y el sexo— se combinaron una vez más. Pero mientras otras expresiones de pornografía interactiva tratan de llegar a su objetivo tan pronto como se puede, Playskins obliga a los jugadores a usar sus poderes de seducción para poder disfrutar del cibersexo con otras personas.

"En este juego, el objetivo es seducir —dijo Melinda Klayman, una de las diseñadoras del juego—. Se trata de un lugar donde se pueden desempeñar roles y participar en actividades de cibersexo, es decir, todo lo que se hace en cualquier sala de chat".

Anime Noir.

Cuando se inicia el juego, los jugadores se encuentran en las calles de Tochina. Están tratando de encontrar tres llaves, que les van a permitir ingresar al laboratorio del Dr. Kitty; ese científico desarrolló una droga que vuelve a las personas esclavas del sexo.

Mientras tanto, los jugadores pueden hablar entre sí. Pero la charla no es trivial: cada uno trata de seducir al otro tocando al correspondiente personaje virtual. Antes de ingresar al juego, cada jugador debe crear un personaje y asignarle una serie de movimientos entre los que se incluyen Cabalgata, Beso francés, Lengüetazo, Chupada, Mordida, Inhalación y la siempre popular Penetración.

Cuando uno se cruza con alguien, empieza a hablarle. A continuación, define alguna parte del cuerpo del otro a la que desea aplicarle uno de los movimientos elegidos. Por ejemplo, si se encuentra con una mujer con la que le gustaría conversar, bueno, puede empezar por pasarle la lengua por la pantorrilla. O si encuentra un hombre que le gusta, puede morderle el lóbulo de la oreja.

La respuesta de los otros jugadores define el avance en el juego. Si uno toca a los otros con insistencia, sin seducirlos, o les dirige palabras provocativas y groseras puede encontrarse con un rechazo que aniquilará toda posibilidad de anotar puntos en el juego.

Seamos honestos: la combinación de sexo e Internet no es nada nuevo; menos que menos, de sexo y juegos. La Atari 2600, una consola que para los estándares actuales es totalmente obsoleta, tenía el Custard's Revenge (La venganza de la crema). La PC tenía Leisure Suit Larry (Larry vestido para el tiempo libre). Hasta The Sims, esa serie inocente en que los usuarios pueden controlar la evolución de las familias y las personas, ofrece una gran cantidad de escenas con desnudos.

En el sitio Adult Game Reviews, hay una enorme cantidad de juegos gratuitos como el "strip poker", Smutropolis y VirtuaGirl que hace aparecer mujeres desnudas en la pantalla de la PC.

"No hay mucho de nuevo en este género —comentó el Dr. Robert Bischoff, que se dedica al estudio de la tecnología informática en relación con la psicología clínica—. A fines de los ´70 y principios de los ´80, el cibersexo proliferaba en los canales de Compuserve CB que ofrecían líneas privadas de chateo. Después llegaron los MUD con y sin avatares, y aparecieron muchas otras manifestaciones de la búsqueda de sexo —y otras formas de excitación— a través de la Web".

Pero muchos de los juegos están preprogramados y los usuarios se limitan a interactuar con la computadora; en cuanto a las salas de chateo, no suele penalizarse a nadie por iniciar una conversación preguntando: "¿Alguna calentona quiere encontrarse conmigo para pasar un rato a solas?". Las creadoras de Playskins, que fueron compañeras de estudios en la universidad, quisieron llevar el sexo a la Web en una forma que alentara el juego erótico y la conversación. En otras palabras, querían ofrecer un juego pornográfico que llevara a los hombres a tratar a las mujeres con más amabilidad y deferencia.

Anne-Marie Schleiner y Klayman se conocieron en la Universidad de California, sede Santa Cruz, donde compartieron una habitación hasta que obtuvieron su título, en 1992. Schleiner aportó la programación y Klayman la "idea de la chica pervoartística". No se fijaron el objetivo deliberado de ponerse a desarrollar juegos sexuales online, sino que las circunstancias las fueron llevando.

Después de obtener su título de grado, Klayman inició estudios de postgrado en historia del arte en Austin, Texas. Mientras estudiaba el tema del fetichismo, conoció sitios donde la gente pagaba a cambio de realizar sus fantasías sexuales. La idea la intrigó, de modo que se tomó un descanso de un año, se mudó a Dallas e inició sus actividades como dominatrix.

Fue una apuesta, pero satisfizo una parte de ella que se sentía atraída por los aspectos sexuales del arte. En algún sentido, empezó a desarrollar entonces la idea que habría de constituir la base de Playskins.

"Fue muy divertido; tuve oportunidad de oír hablar sobre todas las fantasías posibles —dijo Klayman—. Escuchar a la gente que tiene esas fantasías y deseos es como ser antropólogo. Uno no tiene necesidad de hacer nada: nunca tuve que desnudarme ni tocar un solo pito. En realidad, ya estaba haciendo el juego aunque todavía no estuviera online".

Finalmente, retomó sus estudios, después estuvo un tiempo en Los Angeles antes de obtener un puesto como asistente de investigación en la universidad nacional de Singapur, donde participa en el desarrollo de un sitio web del sudeste asiático dedicado al ciberarte.

Schleiner siguió una trayectoria más convencional: hizo un postgrado en arte y tecnología. Allí descubrió el Myst y el Tomb Raider, que la volvieron fanática de los juegos. Le gustaron tanto que construyó su carrera en torno de esa actividad.

Por un breve lapso dictó cursos de programación y ciberfeminismo en Vancouver. Mientras trabajaba allí, realizó una recorrida por las empresas desarrolladoras de juegos de Estados Unidos y descubrió un hecho que es muy evidente: esas firmas están integradas por hombres casi totalmente.

Ese descubrimiento la puso en marcha. Quería desarrollar un juego, sin muertes ni violencia. Entonces, recurrió a su amiga Klayman, que era una combinación extraña de inteligencia, habilidad y experiencia práctica en el mundo del arte y el sexo.

Empezaron a delinear los personajes. Para asegurarse de que les gustaban, Schleiner creaba skins que luego probaba con las figuras del Quake. Finalmente, se quedaron con a un conjunto de personajes de los que se habían enamorado y decidieron construir un mundo para darles vida.

El resultado final fue Playskins, un mundo en el que se promueven las caricias y donde la seducción es un elemento indispensable. El juego no está terminado aún, pero las dos esperan vender el juego a los propietarios de sitios de todo el mundo que deseen agregar elementos que aumenten la cantidad de tiempo que el usuario permanece en el sitio.

"Vamos a vender las copias junto con el código a otras empresas, para que lo puedan adaptar como consideren más interesante —señaló Schleiner—. De esa forma, otras personas lo pueden ir modificando para que el juego evolucione. Pensamos que los compradores van a ser los sitios de pornografía".

Hasta el momento, no tienen compradores interesados, pero están buscando inversores que les ayuden a terminar el desarrollo. Más allá de que Klayman y Schleiner logren finalizar su juego o que otro les gane de mano, lo cierto es que existe un mercado para los juegos que ofrezcan un mayor nivel de interactividad en relación con el cibersexo.

"Siempre me fascina la capacidad de la Web de proporcionar un increíble estímulo pese a reemplazar las interacciones directas entre seres humanos —señaló el psicólogo Michael Conner—. La gente no es tan divertida en otras situaciones. Es fantástico, pero basta un clic para tener un orgasmo".

 

            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002
Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com
Google
  Web http://axxon.com.ar