Noticias en la página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

31/May/03




Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



A los 86 años, murió Ilya Prigogine

Se opuso a Einstein por el papel que atribuyó al azar; estudió el caos, la incertidumbre y el no equilibrio. No admitía una concepción determinista del universo. Recibió el Premio Nobel de Química en 1977. Vino a la Argentina y disertó en el auditorio de La Nación. Fue el creador del concepto de "la flecha del tiempo".

(ANSA, La Nación) El premio Nobel de Química de 1977, Ilya Prigogine, murió ayer a los 86 años en el hospital Eramo de Bruselas, la capital belga. Prigogine, de origen ruso pero naturalizado belga, fue galardonado en 1977 por su trabajo sobre la termodinámica.

Prigogine a su paso por Buenos Aires, en la Universidad del Salvador. (Foto: La Nación)

El científico, que se desempeñaba actualmente como profesor de la Universidad libre de Bruselas, trabajó como docente en la Universidad de Austin, Estados Unidos, y fue director del Instituto Internacional de Física y Química fundado por Ernest Solvay.

También fue miembro de 58 academias y entre los reconocimientos obtenidos figuran la Legión de Honor de Francia y el Sol naciente de Japón.

En 1989, el rey del Bélgica le otorgó el título de Vizconde.

Grandes logros  

En su autobiografía para la Academia Nobel, Ilya Prigogine recuerda que, en sus Estudios sobre el tiempo humano, Georges Poulet propone una clasificación de autores de acuerdo con la importancia que le dan al pasado, al presente o al futuro: "Creo que, de acuerdo con esa tipología, yo estaría en un extremo, porque vivo mayormente en el futuro", reflexiona.

En ese futuro que anticipó y que él concebía perpetuamente en construcción, seguramente habrá un lugar reservado para quien propuso un giro copernicano en la visión que la ciencia tenía del tiempo y de los fenómenos físicos.

Prigogine se rebeló con vehemencia contra la noción de una naturaleza pasiva, sujeta a leyes deterministas y atemporales. Para él, a diferencia de lo que pensaba Einstein ("Dios no juega a los dados"), el azar tiene un lugar preponderante en los procesos naturales: "En esencia, el universo se nos aparece como uno realizado y muchos posibles", afirmaba.

Había nacido en Moscú, el 25 de enero de 1917, meses antes de la revolución. Por diferencias con el régimen, cuando tenía cuatro años su familia abandonó Rusia y peregrinó por Alemania durante casi una década antes de radicarse en Bélgica. Allí cursó todos sus estudios y se convirtió en profesor de la Universidad Libre de Bruselas.

Desde muy joven, Prigogine (que llegó a ser pianista antes de dedicarse a la investigación) combinó su carrera científica con su interés por el arte y la filosofía. "La ciencia —dijo durante una de sus últimas visitas a Buenos Aires, para participar de la inauguración del Instituto Internacional de Investigaciones Científicas de la Universidad del Salvador— es un elemento de la cultura. Veo mi trabajo como una reconciliación, porque demuestra que el problema del tiempo puede ser abordado por la ciencia y desemboca en la filosofía".

Desde muy joven, la pregunta por el tiempo lo desveló. "El hecho de que en la química y en la física el pasado y el presente pudieran jugar el mismo papel me pareció extraño —recordó alguna vez—. Era contradictorio con nuestra experiencia sensible. Cualquiera sabe que mañana no es lo mismo que hoy. Sin embargo, los químicos y los físicos describían un universo donde el pasado y el presente eran idénticos, sin tiempo, reversibles".

Para Prigogine, el tiempo era la dimensión perdida de la física, y sus esfuerzos de toda la vida se encaminaron a entender su papel en el universo. Por eso sus contribuciones se dieron mayormente en la irreversibilidad, o, como él la llamó, "la flecha del tiempo".

En 1977, después de haber sido marginado por casi 20 años, se le concedió el Premio Nobel de Química, fundamentalmente por su trabajo en lo que denominó estructuras disipativas .

Los aportes que le franquearon la entrada al olimpo de la ciencia se desarrollaron en torno de los procesos irreversibles, como la transformación que los seres vivos realizan de la energía química en trabajo y calor.

Estudiando qué ocurre cuando una lámina de líquido se calienta desde abajo, descubrió que se forman estructuras ordenadas (que llamó, precisamente, disipativas). Estas células hexagonales son completamente dependientes del calor y desaparecen cuando éste cesa. Despliegan dos tipos de comportamiento: cerca del equilibrio, su orden tiende a destruirse, pero lejos del equilibrio puede mantenerse.

"La formación de sistemas disipativos ordenados demuestra que es posible crear orden del desorden —explicaba el comunicado del Nobel—. La descripción de estas estructuras condujo a muchos descubrimientos fundamentales y tuvo aplicación en diversos campos, no sólo en la química, sino en la biología y en los sistemas sociales."

Y más adelante agregaba: "Sus teorías tienden un puente sobre el abismo que existe entre los campos biológicos y sociales de investigación". Al darle un papel protagónico al azar, Prigogine estableció la imposibilidad de tener certezas absolutas. También demostró que en el mundo hay una creación simultánea de orden y desorden.

Su mensaje fue de humildad, provocativo y humanista. Como afirmó en su disertación en el auditorio de La Nación, en noviembre de 1999, era también optimista.

"Ahora es más grande la preocupación por la naturaleza —dijo—; tenemos un mundo multicultural, sin divisiones entre lo civilizado y lo no civilizado. No podemos predecir el futuro, pero podemos prepararlo. Aunque, naturalmente, el mío es un punto de vista: el futuro dirá si tengo razón."

Un pensador revolucionario

  • A los veinte años escribió su primer artículo científico sobre el tema que iba a ocuparlo el resto de su vida: ¿el futuro está predeterminado o se va construyendo a medida que el ser humano y la sociedad progresan?

  • Desde 1959, fue director de los Institutos Internacionales Solvay, de Bruselas. En 1967 fundó el Centro para la Mecánica Estadística y los Sistemas Complejos, que lleva su nombre.

  • Sus investigaciones estimularon a científicos de todo el mundo y de las más diversas disciplinas, desde la economía y la sociología hasta la psicología, y ayudaron a entender los sistemas biológicos.

  • Escribió "El fin de las certezas, tiempo, caos y las nuevas leyes de la naturaleza", "Explorando la complejidad, orden y caos", "Del ser al devenir: tiempo y complejidad en la física", "Entre el tiempo y la eternidad".


            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002