Noticias en la página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

16/Oct/03




Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Dos monas mueven un brazo robótico con sólo pensarlo

Para eso les hicieron previamente implantes de microelectrodos en sus cerebros.

(Clarín) Las monas sintieron que el brazo robótico era una continuidad de su propio cuerpo", dijo ayer por teléfono a Clarín Miguel Nicolelis, codirector del Centro de Neuroingeniería de la Universidad de Duke, en Durham, Estados Unidos, al difundirse su interesante experimento, que despierta esperanzas para personas que sufren de parálisis.

Ivy y Aurora son las monas macacos que enorgullecen a Nicolelis. Ellas pensaron una idea: controlar el cursor de un videojuego. Y la concretaron con sólo pensarlo: le mandaron la orden a un brazo robótico.

En los lóbulos parietales y frontales de sus cerebros, las monas tenían implantados un conjunto de microelectrodos —más pequeños que un pelo de un humano— que les permitieron seguir el videojuego maniobrando un brazo robótico.

La investigación fue realizada durante tres años, según contó Nicolelis, que trabajó junto con José Carmena y Craig Henriquez. Fue publicada ayer en la Biblioteca Pública de la Ciencia en Internet y en setiembre en Proceedings de la Academia de Ciencias de los Estados Unidos.

El primer paso de los investigadores fue el implante de los electrodos. A una de las monas le colocaron 96 y a la otra, 320. Esta diferencia no se notó en el comportamiento que esperaban de los animales.

Una computadora registró las señales generadas por los cerebros de las monas cuando manipulaban una palanca que controlaba un brazo robótico para seguir el videojuego. A cambio, los investigadores les daban jugo como recompensa.

Después, la palanca fue desconectada por los investigadores. Y el brazo robótico —que se encontraba en una habitación contigua a la que estaban las monas— pasó a ser controlado directamente por las señales que provenían de los implantes. Las monas se dieron cuenta entonces de que no necesitaban usar sus propios brazos y parecían estar "felices" del descubrimiento.

Es decir, lo más sorprendente fue que, después de varios días de jugar, las monas comprendieron que no necesitaban mover su brazo verdadero. Sus músculos se distendieron completamente y controlaron el brazo robótico con la ayuda del cerebro.

Con el análisis de las señales registradas en la computadora, los científicos demostraron que los animales asimilaron el brazo robótico. "Las células cerebrales modificaron sus propiedades fisiológicas, a pesar de que se trataba de un brazo externo", explicó Nicolelis a Clarín.

Los resultados del experimento "nos dan una esperanza enorme para ayudar a los pacientes con parálisis por un ataque cerebrovascular, accidentes automovilísticos o esclerosis lateral amiotrófica, entre otros problemas que provocan dificultades para hacer movimientos", opinó.

En 1999, Nicolelis y su equipo habían logrado que similares electrodos consiguieran que unas cincuenta ratas tomasen agua con sólo pensarlo. Al pasar a investigar con monos, tuvieron que enfrentar a organizaciones defensoras de animales. Nicolelis se defendió diciendo que las monas eran tratadas como si fueran seres humanos. Ahora, espera contar con la aprobación del gobierno de los Estados Unidos para probar los electrodos en pacientes y abrir pronto un centro especializado en su país natal, Brasil.


            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002
Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com
Google
  Web http://axxon.com.ar