Noticias en la página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

12/Nov/03




Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Fuimos a ver: Matrix Revoluciones
por Ricardo Goldberger (Reseña/Crítica)


----------------------
Titulo: Matrix Revoluciones (Matrix Revolutions)
Directores y escritores: Andy Wachowski, Larry Wachowski
Actores: Keanu Reeves, Laurence Fishburne, Carrie-Anne Moss, 
 Hugo Weaving
Productor: Joel Silver y Grant Hill
----------------------

 

Ya es un clásico la escena de Belle de Jour en la cual un cliente le muestra a Catherine Deneuve el contenido de una cajita de madera. La cara asombrada de ella es todo lo que nos muestra Goddard... dando pie a todas las especulaciones que conociste desde aquella época hasta ahora.

Un día le preguntaron a John Lennon qué había querido decir con la letra de "Yo soy la Morsa" ("Yo soy tú, como tú eres yo, como nosotros somos todos juntos", "sentado en un copo de maíz veo el día pasar"). Lennon, con su habitual desparpajo, le contestó al periodista que estaba tan cansado de que le interpretasen las letras (era la época en que "Lucy in the Sky with Diamonds" y "For the benefit of Mr. Kite" se suponían metáforas a favor de las drogas) que había escrito a propósito una canción sin sentido para que la interpretasen a gusto y piacere.

Digámoslo desde un principio: cualquier película, adecuadamente forzada, es capaz de ofrecer material para la especulación, para la filosofada, para la interpretación esotérica. De la misma manera, los cabos sueltos quedan siempre en cualquier película, a veces a propósito, o a veces, por simples errores de continuidad. Lo que ocurre con Matrix es que tiene la mayor densidad de sentencias por unidad de diálogo. Por eso, especular, filosofar, interpretar... es casi inevitable.

De Matrix Revoluciones hay varios niveles de lecturas posibles... especialmente ahora que la saga está completa (¿está completa?). Uno es el puramente cinematográfico, es decir, es una buena o mala película, un buen o mal guión. En ese caso, lo que podemos decir, es que esta tercera película se ha vuelto casi minimalista, en contraste con la ampulosidad de las imágenes. Todo está reducido a su mínima expresión. Si en las dos primeras había un balance (dinámico pero balance al fin) entre discurso y acción, acá el discurso lo componen apenas las frases mínimas requeridas para justificar la acción, más todas las frases y máximas que se descerrajan continuamente: nadie pregunta por el clima, todos declaman filosofía. La acción, en cambio está desarrollada al máximo. Ahora se acerca el desenlace: por un lado, Neo y Trinity tienen que llegar a la ciudad de las máquinas para lograr la paz, mientras Zion se debate entre la derrota y el rechazo de la invasión de las máquinas. Casi nada sucede en la Matrix, todo es el mundo real. Por eso Neo no vuela, es herido y lo enceguecen; es un simple mortal. Y Morpheus ya no es el heraldo del Mesías, es apenas un capitán de una nave, en conflicto con la superioridad.

Las actuaciones son en general mediocres. Ya hemos visto hasta el hartazgo la cara 4 de Keanu Reeves (¿qué hubiera pasado si Neo lo hubiera hecho un Edward Norton, por ejemplo?) y la de sufrimiento de Carrie-Ann Moss. También Laurence Fishburne se ha vuelto hierático. Y todos parecen hablar escupiendo lentamente las palabras, especialmente Hugo Weaving (Smith) y Lambert Wilson (Merovingio). La Mónica Belluci (Persephone) ha quedado reducida a un muestrario de tetas que no dice más de dos palabras en toda la película. Como siempre, son los secundarios los que salvan la guita, como Nona Gaye (la hija de Marvin Gaye, por cierto, como Zee, la pareja de Link), Jada Pinkett Smith (Niobe) y, sobre todo Harold Perrineau (Link) y Lachy Hulme (Sparks, el adorador de Neo).

Otro nivel tiene que ver con la iconografía elegida para plasmar la resolución visual de la película. Las dos batallas "finales" (Zion vs. Máquinas, Neo vs. Smith... no cuento ningún secreto si las menciono) son abiertamente animé... una, haciendo profusión de máquinas gigantes estilo Robotech o Transformers... la otra, con combates cuerpo a cuerpo voladores (El Tigre y el Dragón queda reducida a la categoría de poroto) e imágenes que, en algunos casos, parecen directamente sacadas de Evangelion y de Ghost in the Shell (más algún Robocop... aunque eso no sea animé).

Y un tercer nivel es el del significado. Si la primera Matrix hablaba de realidad vs. virtualidad, y te confundía enterarte cuál es el mundo real; si la segunda habla de hacerse cargo de las propias decisiones (para el Oráculo, uno ya tomó la decisión, ahora hay que saber por qué se la tomó), ahora la temática es la fe y la polaridad. La fe, no tanto como concepto religioso sino espiritual (y espiritual en el sentido oriental del término) y los opuestos complementarios tipo Ying/Yang. Si bien en toda la saga aparecen esbozados, nunca se ve con tanta claridad como en Revoluciones, los lugares que van ocupando los pares complementarios Neo/Smith, Morpheus/Lock, Matrix/Zion. De hecho, aún cuando aparece un tanto burdamente la iconografía cristiana, el mensaje general trasciende (y hasta contradice por momentos) el discurso cristiano ortodoxo. En Matrix las respuestas no las tiene Dios: están dentro de uno.

Está, si se quiere, para completar, también lo anecdótico. La necesidad, por ejemplo, de justificar que Oráculo tenga otra cara y otro cuerpo (de Mary Alice) en la muerte de Gloria Foster (la original) antes del final de la filmación (también hubo otra muerte, la de Aaliyah, reemplazada en el papel de Zee por Nona Gaye, pero fue anterior). O la desaparición total del teléfono como vía de comunicación entre la Matrix y el mundo real.

Volviendo a la temática del comienzo, Matrix, la saga, para bien o para mal, se deja reinterpretar de múltiples maneras. De hecho yo mismo jugué con dos interpretaciones alternativas: en una la metáfora de la biología, con glóbulos blancos, plaquetas, anticuerpos, cerebro e hígado. En la otra, la parte de la mitología griega referente a los trabajos de Hércules. ¿Saben qué? Da perfecto.

La saga principal (el viaje del héroe, diría Campbell) se cierra en Revoluciones, pero quedan cientos de cabos sueltos. Cuál es la razón de dejarlos, si seguir con Matrix 4 o 5, si seguir explotando el universo Matrix, o simplemente porque sí... sólo los hermanos Wachovsky lo saben.

Ricardo D. Goldberger para Axxón y Axxón.

Más información:
Fuimos a ver Matrix Recargado


            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002
Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com
Google
  Web http://axxon.com.ar