Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

14/Feb/04




Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



¿Cómo podrían ser los marcianos?

Se pueden encontrar alienígenas de ficción de todas formas y tamaños, pero ¿cómo se vería, en realidad, una criatura de otro planeta? ¿La reconoceríamos si nos encontramos con ella? En un nuevo libro que se publicó recientemente, los escritores de ciencia ficción Jack Cohen y Ian Stewart procuran encontrar las respuestas a estos interrogantes.

Según Jack Cohen, la primera cosa que debemos cambiar cuando pensamos en la vida de otros planetas es que la mayoría, ciertamente, no serán humanoides.

De la misma manera en que Jesucristo es retratado como un caucásico en la cultura occidental, argumenta Cohen, hemos hecho a los alienígenas de ficción a nuestra propia imagen.

"ET se ve como un bonito niño de tres años. Pero eso es porque así cumple el propósito dramático del film", dice.

El desarrollo de la columna vertebral y de un esqueleto es, dijo, un accidente evolutivo que bien podría ser único y propio de la Tierra.

"Si uno reiniciara al planeta Tierra, la mayor chance es que no haya vertebrados. Uno no lograría obtener criaturas con una columna vertebral articulada."

La filmación de la autopsia del alienígena de Roswell, que pretende mostrar una criatura rescatada de una nave espacial accidentada, muestra algo demasiado humanoide para ser tomado en serio, argumenta. Lo mismo vale para las clásicas criaturas de ojos almendrados de los X Files y de incontables películas de Hollywood.

Si los escritores y directores de cine no crean sus alienígenas muy familiares, los crean como cucos modernos. Cohen y Stuart dicen que los alienígenas se convirtieron en "sinónimos cuasicientíficos" de fantasmas, vampiros y hadas.

El mejor ejemplo de esto es la película Alien, que juega con nuestro miedo a lo desconocido para estremecernos. Pero, de acuerdo a Cohen, la ciencia que da soporte a la película está más allá del sinsentido.

La idea de que una criatura puede esperar 12.000 años para eclosionar de su huevo sin nada para alimentarse es absurda, dice. Y que se pueda adaptar al instante al sistema inmunitario humano es algo más o menos igual de alejado de la realidad.

Pero la famosa escena en la que la criatura alienígena brota del estómago de John Hurt es la más irreal de todas. "Si uno tiene algo más grande que su corazón moviéndose ahí dentro de su vientre y no se da cuenta, está en un gran problema".

La idea de que haya alienígenas vivos en Marte también está muy fuera de lugar. Las chances de que se encuentre vida en el planeta rojo son muy débiles, dice la pareja. Puede haber existido hace dos millones de años, cuando Marte tenía vida y atmósfera, pero no debe haber tenido posibilidades de desarrollar más que los organismos más primitivos antes de convertirse en un planeta muerto.

Que los alienígenas no se parecen a nosotros o porque no viven en Marte, no quiere decir que no existan. "Tenemos que dejar de lado todas esas ideas reconfortantes de que los alienígenas serán como nosotros. Los alienígenas reales serán muy extraños, en realidad", escribieron Cohen y Stewart.

Varios hábitats pueden, teóricamente, sostener vida, no solamente los planetas de agua y oxígeno. En todos los sitios en los que hay materia física y existen fuentes de energía se puede desarrollar algo suficientemente complejo como para que se lo pueda poner en la categoría de vida.

Quizás una nube gaseosa en una luna de Júpiter o un "mar sensible" como el descrito en Solaris, novela cásica de ciencia ficción.

Cohen y Stewart especulan que sólo los alienígenas que se hayan desarrollado en un ambiente similar a la Tierra podrían estar interesados en visitarnos y hacer contacto. Otros tipos de vida alienígena más exóticos podrían estar por ahí, argumentan, pero no somos capaces de reconocerlos.

"Ciertamnete que los alienígenas no tendrán el aspecto clásico de hombrecitos verdes... salvo que quieran mostrarse así".

"Ellos podrían verse exactamente igual que la gente. O como gatos. O moscas domésticas. O podrían ser invisibles, o arrastrarse al borde de nuestro continuo de espacio tiempo". Podrían esconderse dentro de cosas muy pequeñas o podrían existir en los huecos donde los sistemas perceptivos de los humanos no son sensibles, por lo que no pueden registrar su existencia.

Pero la probabilidad mayor es que no están aquí. Como los humanos, cuyo entusiasmo inicial por la exploración del espacio culminó en los 70 con los descensos en la Luna, es posible que no estén interesados en hacer semejante viaje.

El libro What Does a Martian Look Like? The Science of Extra-terrestrial Life (¿Cómo se ven los marcianos?, La Ciencia de la vida estraterrestre, de Jack Cohen y Ian Stewart, fue publicado por Ebury Press

Más información:
What Does a Martian Look Like? The Science of Extraterrestrial Life

 

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002  Anteriores
Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com
Google
  Web http://axxon.com.ar