Noticias en la página Axxón Página Axxón

21/Jun/04

Enanas marrones y planetas, hermanitos

La medición por primera vez de la masa de las enanas marrones ha servido para confirmar que estos objetos astronómicos son el eslabón natural entre estrellas y planetas gigantes, informó el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

La medición de la masa de enanas marrones la han realizado dos equipos internacionales de astrónomos por medio de tres de los mejores telescopios del mundo.

Dos de las enanas observadas son de tipo espectral L, una clase de objetos descubiertos por el investigador del IAC Eduardo Martín Guerrero de Escalantey y sus colaboradores hace siete años.

Las enanas marrones cuyas masas se han medido ahora pertenecen a dos sistemas múltiples de la vecindad solar.

Las componentes menos masivas de estos sistemas tienen masas de entre 66 y 54 veces la del planeta Júpiter, y con estas medidas se confirma que las enanas marrones son el eslabón natural entre estrellas y planetas gigantes, explica el IAC.

El equipo liderado por Hervé Bouy, del 'Max-Planck-Institut für Extraterrestrische Physik', observó el sistema llamado 2MASS J07464+2000 durante cuatro años con el 'Very Large Telescope', del Observatorio Europeo Austral (ESO), en Chile, el telescopio 'Keck-I', en Hawai, y el Telescopio Espacial 'Hubble'.

El equipo liderado por María Rosa Zapatero Osorio, del Laboratorio Espacial de Física Fundamental de Madrid y anteriormente investigadora del IAC, observó el sistema llamado Gliese 569 B durante dos años y medio con el telescopio Keck-II, en Hawai.

Desde 1963, la existencia de enanas marrones había sido predicha por cálculos teóricos, pero fue en 1995 cuando se encontraron los primeros objetos con luminosidad tan baja que debían ser enanas marrones según los modelos evolutivos.

Actualmente se conocen más de 200 objetos con luminosidades y temperaturas que indican que no son estrellas sino enanas marrones, pero hasta ahora no había sido posible medir directamente el parámetro más importante, la masa de los objetos.

Las masas obtenidas para los sistemas binarios 2MASS J0746+2000 y Gliese 569 B son consistentes con los modelos teóricos para edades mucho más jóvenes que la del Sistema Solar.

Estas enanas marrones aún están en una fase temprana de su contracción gravitatoria, por lo cual son relativamente brillantes para este tipo de objetos que pueden alcanzar luminosidades tan débiles como las de los planetas cuando su edad es lo suficientemente avanzada.

Las medidas de masas de enanas marrones son fundamentales para comprender la formación y evolución de objetos de muy baja masa, explica en el IAC, que añade que para medir sus masas se necesita el poder de resolución y la sensibilidad de los mejores telescopios del mundo.

En los próximos años, este tipo de medidas podrán realizarse con el sistema de óptica adaptativa del Gran Telescopio Canarias, actualmente en construcción en el Observatorio del Roque de los Muchachos, en la isla de La Palma.

Los resultados de estos trabajos se publicarán en las revistas especializadas 'Astronomy & Astrophysics y The Astrophysical Journal'.