Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

19/Jul/04




Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Fuimos a ver: Eterno resplandor de una mente sin recuerdos

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos

Título:
Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (Eternal sunshine of the spotless mind)
Dirección: Michel Gondry
Guión: Charlie Kaufman
Intérpretes: Jim Carrey (Joel Barish),
Kate Winslet (Clementine Kruczynski), Kirsten Dunst (Mary),
Tom Wilkinson (Dr. Howard Mierzwiak), Elijah Wood (Patrick),
Mark Ruffalo (Stan), y David Cross (Rob)
Origen: Estados Unidos (2004)
Duración: 106 minutos

Resulta evidente que a Charlie Kaufman, el guionista de Confesiones de una mente peligrosa y ¿Quieres ser John Malkovich?, no le interesa transitar las historias convencionales. El mérito de sus guiones resulta evidente: puede pasar cualquier cosa. Su última película, Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, dirigida por Michel Gondry (un conocido director de videoclips con pocas incursiones en el cine), sigue esta línea. Y se mete con un tema caro a los fans de la ciencia ficción: la manipulación de la memoria.

Es, ante todo, una comedia romántica. Como diría a la salida del cine Aníbal Gómez de la Fuente (ex director de Axxón y moderador del foro electrónico): se trata de "una comedia romántica del siglo XXI". O, para llevar más lejos esta imagen, se podría decir que es Cuando Harry conoció a Sally escrito por Philip K. Dick y dirigido por algún émulo de Christopher Nolan (ya saben: el director y coguionista de Memento).

Jim Carrey y Kate WinsletYa desde el comienzo se establece un juego entre la película y el espectador: sabemos que pasa algo, pero no sabemos qué. Probablemente, la sensación de desconcierto dure más si quien asiste al cine no leyó información previa sobre la película. A modo de hoja de ruta, las reseñas y los adelantos nos dan algunas pistas, lo que nos permite ser pacientes y disfrutar de la primera parte, e intentar acomodar de antemano las piezas del rompecabezas. En todo caso, baste decir que, en la historia, Joel Barish (encarnado por Jim Carrey) decide terminar una relación con su novia, Clementine Kruczynski (Kate Winslet), para lo cual acude a un procedimiento que puede borrar sus recuerdos sobre ella. A partir de allí, la trama se desarrolla por partes iguales en el mundo real y en la mente de Joel (una mente que, ya lo decíamos, está siendo privada de sus recuerdos). En el exterior, el doctor Howard Mierzwiak y su personal (Kirsten Dunst, Elijah Wood, Mark Ruffalo) se ocupan del procedimiento, abriendo un hilo argumental sumamente interesante (probablemente no del todo aprovechado), que poco a poco terminará entrelazándose con el primero: la historia entre Joel y Clementine.

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos reúne un conjunto de personajes muy peculiares (y bastante bien trazados), lo que le aporta interés a la trama. Esto se ve especialmente en el costado "real" de la historia, con el doctor Mierzwiak y su equipo. En la parte más surrealista del filme, dentro de la mente de Joel, por momentos se logran interesantes imágenes y por momentos la película se vuelve un tanto pueril. Así y todo, el tratamiento que se le dio a esto resulta positivo, aunque no sobresaliente. Me hubiera gustado ver metáforas y asociaciones más sutiles, e imágenes menos obvias, combinadas con los recuerdos exhibidos de Joel.

Un poco de surrealismo...Sin ser un tratado profundo de las relaciones de pareja, ni una gran obra de ciencia ficción sobre las realidades alteradas, Eterno resplandor... brinda un interesante abordaje a ambas cuestiones. Claro está, resulta mucho más "digerible" y menos profunda que la ya mencionada Memento (con la cual —merced a la falta de linealidad de los recuerdos que influye fuertemente en la forma elegida para contar la historia—, parece inevitable compararla), pero a pesar de ello está bien contada y realizada.

Jim Carrey no sobresale, pero se muestra muy sobrio en su papel, llevando sus muecas y exacerbada movilidad al mínimo indispensable. Los demás actores acompañan adecuadamente la historia. Los efectos visuales son en general simples, elegantes y funcionales al relato (y a veces sorprende darse cuenta de que aparecen en la periferia y no en el centro de la acción), y el cierre del argumento es bastante bueno. De hecho, la película se permite ir un poco más allá de lo que normalmente llegan las comedias románticas, lo que también es positivo. El final tampoco es el happy end "tradicional", sino uno más bien agridulce.

Un detalle de interés es el origen del título de la película: Eternal sunshine of the spotless mind, tal el título original, surge a partir de un poema de inglés Alexander Pope ("Eloisa to Abelard", de 1717).

Alejandro Alonso para Axxón y Garrafex News.

Más información:
La próxima película de Jim Carrey jugará con la mente


            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002