Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

30/Jul/04




Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



El mito de las olas gigantes... ya no es mito

En el pasado se creía que las olas inmensas, de hasta 40 metros de altura, eran un acontecimiento muy raro, que sólo ocurría a causa de cataclismos poco comunes. Pero, según concluyó un estudio de la Comisión Europea, el mundo se desayuna ahora con que en realidad recorren los océanos con bastante frecuencia y podrían significar una amenaza para los barcos y plataformas petroleras.

La investigación fue anunciada la semana pasada. Se llevó a cabo utilizando imágenes de radar obtenidas por dos satélites de la Agencia Espacial Europea (ESA) en el transcurso de un período de tres semanas en 2001. En ese período se formaron no menos de 10 olas gigantes en diferentes océanos de todo el mundo. Según la agencia espacial, no hace mucho los científicos creían que tales olas se formaban sólo una vez cada 10.000 años.

Los resultados de la investigación podrían llevar a que, en el futuro, se tomen medidas de prevención de muchos accidentes vinculados con las olas, señaló Wolfgang Rosenthal, investigador principal de MaxWave, el grupo financiado por la Comisión Europea que estuvo a cargo del estudio.

"MaxWave concluyó formalmente a fines del año pasado, aunque se sigue con dos líneas de trabajo derivadas del proyecto", dijo en una declaración en la que delineó la investigación del grupo. "Una de ellas está orientada a la mejora del diseño naval obteniendo información sobre la manera en que se hunden los buques; la otra consiste en examinar más información satelital con miras a analizar la posibilidad de pronosticar las olas".

La prevención de accidentes provocados por olas es un tema de interés económico y de seguridad para la industria marítima. La mayoría de los barcos grandes y las plataformas petroleras son diseñados para resistir olas de hasta 15 metros de altura. Sin embargo, en 1995, un instrumento a bordo de la plataforma petrolera Draupner, situada en el Mar del Norte, registró una ola de 26 metros.

En el 2001, dos barcos de crucero que navegaban por el Atlántico Sur —el Bremen y el Caledonian Star— informaron que unas olas de hasta 30 metros habían destrozado las ventanas de sus respectivos puentes.

Los investigadores del grupo MaxWave también sospechan que esta clase de olas fue la responsable del hundimiento de algunos de los 200 superpetroleros y buques cisterna que han zozobrado en condiciones climáticas adversas en los últimos veinte años.

Por desgracia para quienes corren riesgos, todavía deberá investigarse mucho más antes de que se pueda proponer una solución. Por ejemplo, nadie parecería saber cómo se forman las olas, para empezar.

"No sabemos qué está sucediendo en medio del mar", dijo Paul Liu, un oceanógrafo e investigador de olas gigantes de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica. "Hay algunas teorías, pero no creo que sea posible aplicarlas al verdadero entorno oceánico".

Una de las teorías sostiene que cuando dos olas se encuentran en determinadas condiciones, crean una ola más grande. Sin embargo, Liu considera que esa teoría es simple en exceso. "Esa es la manera más sencilla de verlo, pero es una teoría más o menos lineal", señaló. "Puede ser, pero si en efecto fuera así, deberíamos poder verlo todo el tiempo".

En rigor, si bien se han encontrado olas de esta clase en sitios donde se juntan corrientes, también han aparecido en zonas alejadas, lo cual lleva a los científicos a pensar que es posible que el viento y otros fenómenos climáticos también sean factores que incidan en el tamaño de las olas.

Un nuevo proyecto denominado WaveAtlas procura arrojar luz sobre el misterio creando un catálogo de olas y accidentes vinculados con la presencia de olas con el fin de analizarlo para establecer correlaciones. Se espera que el grupo a cargo del proyecto publique sus conclusiones a principios de 2005.

Liu dijo que está entusiasmado con la investigación, pero señaló que le gustaría que se tomaran más mediciones in situ, como la registrada en la plataforma petrolera Draupner. También sugirió que los buques podrían llevar dispositivos de medición.

"Creo que hay muchas olas gigantes en el océano", dijo. "Es como un árbol que cae en el bosque cuando no hay nadie que oiga la caída. ¿Qué pasa si aparece una ola gigante en el océano y nadie la puede registrar?"

Más información:
Wired


            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002