Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

29/Ago/04




Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Microfósiles en meteoritos

Según una ponencia sobre las condritas carbonáceas (meteoritos sumamente infrecuentes en nuestro planeta) se ha descubierto en el interior del famoso meteorito de Orgueil los restos fósiles de unas estructuras biológicas muy bien conocidas por los microbiólogos: las alfombras de cianobacterias.

(El País) Richard Hoover, de la NASA y Alexéi Rozanov, del Instituto Paleontológico de Moscú, presentaron el pasado 2 de Agosto en Denver una ponencia titulada Nuevas evidencias de la presencia de microfósiles indígenas en las condritas carbonáceas. Las condritas carbonáceas son los meteoritos más infrecuentes —hay menos de cien impactos registrados en el planeta— y provienen de cuerpos celestes (tal vez cometas) que llevan vagando por el espacio desde los orígenes del sistema solar, hace 4.700 millones de años. Son testigos de la infancia remota de nuestra parcela del cosmos. El trabajo de Hoover y Rozanov se refiere al más famoso de todos, el meteorito Orgueil, que cayó en ese pueblo cercano a Toulouse la noche del 14 de Mayo de 1864. Bien, ¿qué son entonces esos microfósiles indígenas?

Fragmento del meteorito de Orgueil, caído en Toulouse la noche del 14 de Mayo de 1864.Las actas del congreso de Denver (Simposio Internacional de Ciencia y Tecnología Óptica, 2 y 3 de Agosto de 2004) no se han publicado todavía, pero dos de los asistentes a la sesión ya han colgado las fotos de Hoover y Rozanov en sus páginas web. La identidad de estos asistentes no carece de interés. El primero es Brig Klyce, un antiguo empleado del sector textil de Memphis que, desde 1996, mantiene una extraña página web que no sólo sostiene que la vida proviene del espacio, sino también que las especies progresan porque continuamente canen a la Tierra unos virus con las recetas genéticas para el siguiente paso evolutivo. Su teoría es errónea con casi total seguridad —un ratón y un ser humano tienen prácticamente los mismo genes—, pero hay que decir que es muy riguroso en el tratamiento de las fuentes (sus interpretaciones son otra cosa). El segundo asistente es el astrónomo y escritor británico David Darling, que mantiene una magnífica página web sobre astronomía y espacio (pinchar Enciclpedia y buscar Orgueil) con un ritmo de actualización estajanovista. Según estos dos atentos oyentes, Hoover y Rozanov han descubierto en el interior del meteoríto Orgueil los restos fósiles de unas estructuras biológicas muy bien conocidas por los microbiólogos: las alfombras de cianobacterias, unas asociaciones de microbios fotosintéticos (capaces de convertir la luz solar en energía biológica) que se encuentran entre los más antiguos rastros de vida fósil hallados en la Tierra, en depósitos de hace unos 3.500 millones de años. Las fotos que adelanta Klyce con ciertamente llamativas. ¿Llegaría la vida a la Tierra en un meteorito similar al de Orgueil, pero caído hace 4.000 millones de años? ¿Somos el producto de una colonizacón cósmica? La historia nos pide ser cautos.

En 1864, poco después de que el meteorito cayera en Orgueil y los lugareños lograran recuperar 20 de sus fragmentos, los químicos percibieron que su textura era similar a la de un vegetal fósil, como la turba y el lignito y que de hecho contenía hidrocarburos como los del petróleo, y otras sustancias de aparente origen orgánico. El gran Louis Pasteur, que acababa de demostrar que los microbios no se generan espontáneamente, usó un taladro especial para extraer las bacterias que pudiera albergar el interior del meteorito e intentó cultivarlas. Allí no creció nada, pero la polémica sobre la piedra de Orgueil no se ha llegado a extinguir nunca.

En 1962, un equipo de investigadores examinó uno de los fragmentos del meteorito Orgueil que había pasado casi un siglo sellado en una vitrina de un museo. Aparecieron granos de arena, semillas y trozos de junco europeo. Si la vida viene del espacio, parece venir ya preparada para un pic-nic. Los estafadores decimonónicos habían hecho un trabajo fino. Menos mal que no fue ése el fragmento que utilizó Pasteur. Ni, esperemos, el que han usado Hoover y Rozanov.

Más información:
Orgueil meteorite


 

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002  Anteriores
Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com
Google
  Web http://axxon.com.ar