Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

17/Sep/04




Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Localizan en el cerebro la zona encargada de regular la agresión

Es un trabajo de científicos argentinos y británicos. Las personas con lesiones en esa región no pueden reconocer ni experimentar la ira. El descubrimiento es uno de los primeros que vinculan una emoción con una determinada área cerebral. Acaba de publicarse en la prestigiosa revista Brain.

(La Nación) Un equipo de investigadores argentinos y británicos abrió una rendija en la "caja negra" de la mente: logró identificar cuál es el área prioritariamente encargada de procesar la ira.

El trabajo, conducido en la Argentina por el doctor Facundo Manes, de Fleni, y en Gran Bretaña por Andrew Calder, de la Universidad de Cambridge, acaba de ser publicado en la prestigiosa revista científica Brain y agrega otro "continente" al mapa del mundo mental.

"El cerebro trabaja en red —explica Manes—. Cuando se experimenta una emoción no se activa una sola área, sino varias, pero generalmente hay una que tiene mayor protagonismo. En el caso de la ira, esa zona crítica es la región del estriado ventral. Nuestro trabajo ofrece las primeras evidencias al respecto."

Las investigaciones que intentan identificar regiones cerebrales involucradas en las emociones humanas se multiplicaron en los últimos años gracias, en parte, a la amplia disponibilidad de nuevas tecnologías de imágenes, pero también impulsadas por la hipótesis de que éstas pueden estar reguladas por sistemas cerebrales separados.

Durante mucho tiempo se creyó que todas las emociones se procesaban en un conjunto de estructuras cerebrales interconectadas conocido como "sistema límbico". Fue Darwin quien postuló que existen emociones "básicas" (como la tristeza, la alegría o el temor) que se originan en regiones del cerebro homólogas en las distintas especies y conservadas evolutivamente.

"Esta hipótesis fue retomada y continuada posteriormente por psicólogos como Silvan Tomkins, Paul Ekman y Carol Izard —explica Manes—. En los años sesenta y setenta, Ekman mostró que ciertas emociones, como la alegría, la tristeza, el temor o el disgusto, están asociadas con expresiones faciales distintivas. También postuló que estas emociones tenían que tener un perfil neuropsicológico sustentado por una red neural prioritaria. Posteriormente se probó que la amígdala estaba vinculada con el miedo, y la ínsula con el disgusto. Joseph LeDoux hizo numerosos experimentos en animales, pero en seres humanos no había muchas regiones identificadas. Otros trabajos mostraron que las estructuras cerebrales que sirven para reconocer estas emociones en la cara de otras personas son las mismas que nos permiten experimentarlas; es decir que hay una relación muy estrecha entre reconocer y sentir."

Los científicos partieron de todo este corpus de conocimiento. Sabían, además, que en especies animales el núcleo estriado ventral cumple una función importante en la agresión. Si Darwin tenía razón, cabía esperar que en los seres humanos tuviera una función similar...

Las pruebas decisivas llegaron a través del análisis de tres tipos de sujetos: unos con lesiones focalizadas en la región del estriado ventral como consecuencia de un accidente vascular; otros que habían padecido lesiones posteriores, y otros sanos.

"Cuando se les mostraban rostros con distintas expresiones las personas del segundo y tercer grupo reconocían bien la ira —detalla el investigador—. Pero los del primer grupo mostraron un déficit desproporcionado en la codificación de señales de agresión. Los pacientes reconocían que una cara expresaba miedo, la otra disgusto y la tercera era neutral, pero no podían identificar la ira. Tampoco podían experimentar esa emoción."

Según el científico, estos resultados ofrecen la primera evidencia de un déficit desproporcionado en la regulación de señales humanas de agresión, particularmente de expresiones faciales, tras un daño focal en la región del estriado ventral. En cambio, el daño en regiones más dorsales de los ganglios basales no tuvo un impacto significativo en el procesamiento de la ira.

"Creemos que la región del estriado ventral no sólo participa en el reconocimiento de señales humanas de agresión, sino que también desempeña un papel más general en la coordinación de la conducta relevante para la adquisición y protección de valores naturales, como la defensa de la pareja o el alimento", enfatiza Manes.

Y enseguida aclara: "Este estudio no contesta por qué ciertas personas son más agresivas que otras. Muchas veces las investigaciones científicas no pueden extrapolarse directamente a la vida real. Pero pensamos que este trabajo es pionero y seguramente abrirá la puerta a numerosas investigaciones".


 

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002  Anteriores
Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com
Google
  Web http://axxon.com.ar