Noticias en la página Axxón Página Axxón

08/Oct/04

Las poblaciones humanas están estrechamente entrelazadas, con un antecesor hace sólo 3500 años

Douglas Rohde, del Massachusetts Institute of Technology en Cambridge, y sus colegas, idearon el programa de computación para simular la migración y reproducción de los humanos en todo el mundo. Estimando cómo se entremezclan los diferentes grupos, los investigadores construyeron un panorama de cuán estrechamente las líneas ancestrales mundiales están vinculadas.

(Nature) - La fecha 1500 AC puede sonar sorprendentemente reciente. Pero hay que pensar en cuán amplio puede ser nuestro árbol genealógico personal si uno lo extiende tan hacia el pasado.

De hecho, si no fuese porque los océanos ayudaron a mantener separadas las poblaciones, la raza humana se hubiese entremezclado aún más libremente, opinan los investigadores. "El ancestro común más reciente para una población emparejada al azar habría vivido en el pasado muy reciente", escribieron en la revista Nature.

Para modelar cómo se entremezclaron diferentes grupos humanos, el equipo de Rohde simuló las tasas a las cuales unos pocos pioneros viajaron por el mundo para conocerse y reproducirse con otras poblaciones. Su modelo dio a cada individuo una cierta probabilidad de dejar su ciudad natal, país o continente y salir a conocer nuevas tierras.

Ellos entonces pudieron nombrar un tiempo y un lugar donde nuestro ancestro común más reciente vivió. ¿Pero quién era esta persona? Él o ella debio tener una familia floreciente, dice Rohde. "Quizá fue alguien que tuvo 40 hijos o alguna otra cantidad así de astronómica", dice. "Pero también pudo ser alguien con una productividad promedio mantenida por unas pocas generaciones". En vez de tener dos niños, quizá esa persona y sus descendientes directos tuvieron tres.

El hecho de que esa persona probablemente vivió en Asia se deriva de cuáles son las rutas migratorias más comúnmente usadas, sugiere Rohde. "El este asiático está en una encrucijada", dice. "Está cerca del estrecho de Bering y del Pacífico".

Nada de aislamiento
La simulación de Rohde apunta a incluir a todos los que hoy están vivos, y entonces se basa en la suposición de que ninguna población permaneció completamente aislada durante un lapso significativo. Rohde confía en que este es el caso, porque hasta Tasmania, que solía considerarse aislada por mares tormentosos, no contiene gente con sangre puramente tasmaniana.

Si descontamos aquellos que viven en los lugares más remotos del mundo, el ancestro común se hace más reciente aún, dice Mark Humphrys, quien estudia los árboles genealógicos humanos en la Universidad de Dublin, Irlanda. "Si miramos el espectro completo de América, Europa, Asia, hasta Japón, no me sorprendería si tuviéramos un ancestro común en los años después de Cristo", dice.

Un padre prolífico puede tener una vasta influencia una vez que sus descendientes comienzan a multiplicarse, dice Humphrys. "El mundo occidental entero desciende de Carlomagno, por ejemplo", dice. "Realmente no hay duda".

Todo o nada
Además de fechar a nuestro ancestro común más reciente, el equipo de Rohde también calcula que en el 5.400 AC cualquier persona viva fue, o bien un ancestro de toda la humanidad, o bien de nadie actualmente vivo. Los investigadores llaman a esto el punto de "ancestros idénticos": la fecha antes de la cual todos los árboles genealógicos de personas actuales se componen exactamente de los mismos individuos.

Esta reciente fecha no es realmente sorprendente, dice Rohde. Cualquiera cuyo linaje sobrevivió por unas pocas generaciones probablemente tuvo descendientes esparcidos por todo el mundo. En el punto de ancestros idénticos, entonces, nuestros ancestros vinieron de todas las esquinas del mundo, aunque aquellos de los lugares más lejanos probablemente no hicieron una contribución muy significativa a nuestra composición genética.

Sin embargo, los resultados muestran que todos somos una gran familia, dice Rohde. Como escriben él y sus colegas: "Sin importar qué lenguaje hablemos, ni el color de nuestra piel, compartimos ancestros con aquellos que plantaron arroz en los bancos del Yangtze, quienes domesticaron primero los caballos en las estepas de Ucrania, quienes cazaron perezosos gigantes en las forestas de Norte y Sudamérica, y quienes trabajaron para construir la gran pirámide de Keops".

Referencias
Rohde D. L. T, Olson S. & Chang J. T. Nature, 431, 562- 565. (2004).

Seleccionado y Traducido por Laura Siri, equipo Axxón
Fuente: Nature News Service
Más datos: Nature