Noticias en la página Axxón Página Axxón

03/Nov/04

Los ojos del mundo animal (insectos y vertebrados) vendrían de un único ancestro

(Nature)Darwin imaginó que los ojos eran una prueba clave para su teoría de la evolución por selección natural. Sugirió pasos graduales desde una forma "imperfecta y simple". Los cientificos actuales no tienen problemas con creer que el ojo evolucionó desde una célula única capaz de detectar luz. Lo que no se ponen de acuerdo es sobre si evolucionó una sola vez, o varias veces.

Ahora el minúsculo gusano marino Platynereis dumerilii, cuya cruda percepción de la luz parece haber quedado estable por milenios, ofrece una respuesta al interrogante.

Según un artículo científico aparecido en Science, sus pocas células detectoras de luz vienen en dos tipos: uno es el tipo que se ve exclusivamente en los vertebrados, y el otro es el que se observa en los insectos. ¿Podría ser que el progenitor del ojo haya sido un gusano como Platynereis?

Se sabe que los ojos de los insectos consisten de un grupo de lentes compuestas, mientras que los ojos de los vertebrados tienen lentes simples. Pero además están hechos de tipos diferentes de células: los ojos de los insectos están formados de células lamadas fotorreceptores rhabdoméricos; los vertebrados por fotorreceptores ciliarios.

La diferencia más obvia entre esas células es la manera en que las células aumentan su superficie para acomodar grandes cantidades de sensores de luz. Las células rhabdoméricas están cubiertas de pequeñas protusiones parecidas a dedos. Las células ciliares tiene prolongaciones similares a cabellos que se extienden para formar algo parecido a pequeñas sombrillas.

Joachim Wittbrodt, del European Molecular Biology Laboratory en Heidelberg, Alemania, y sus colegas, han encontrado que el Platynereis tiene receptores rhabdoméricos en sus pequeños ojos y células ciliares en su también pequeño cerebro. Wittbrodt estima que las células ciliares regulan su ciclo de actividad diaria. "Pensamos que tienen relación con los ritmos circadianos. Hemos encontrado que hay una conexión directa con el área utilizada para la locomoción."

¿Si este gusano tiene ambos tipos de fotorreceptores, significa esto que los dos tipos de ojos, los de los insectos y los de los vertebrados, fueron originados en un ancestro de estas especies? Si el animal poseía dos copias de los genes necesarios para desarrollar cada tipo de receptor, especula Wittbrodt, entonces el juego extra tuvo libertad para evolucionar en otro fotorreceptor. Diferentes animales podría evolucionar luego para utilizar las dos opciones de maneras diferentes.

"Al comienzo teníamos una caja de herramientas, y tomamos lo que estaba ahí. Lo que estaba em el cerebro del gusano terminó en nuestro ojo", dijo Wittbrodt, que de todos modos remarca la necesidad de hacer más investigaciones. Este descubrimiento, dijo, no prueba por sí mismo que el ojo sólo evolucionó una vez.

Joram Piatigorsky, jefe de biología molecular y del desarrollo en el National Eye Institute de Bethesda, Maryland, EEUU, tiene el mismo cuidado. "Es consistente con la idea de un origen único", dice. "Pero no evita el problema de que todo viene de un animal. Lo que deja abiertas un montón de cuestiones evolutivas".

Traducido por EJC, equipo Axxón