Noticias en la página Axxón Página Axxón

31/Dic/04

Tsunami: No hay cadáveres de animales en Sri Lanka

Los animales presintieron el maremoto y huyeron antes de la llegada del tsunami.

(EFE) Los responsables del medio ambiente de Sri Lanka están perplejos al no encontrar evidencias de muertes de animales, a pesar de que las olas gigantes se adentraron hasta tres kilómetros en el Parque Nacional de Yala, la mayor reserva natural de la zona y el hogar de cientos de elefantes, orangutanes y felinos.

Los expertos afirmaron que sólo hay una explicación: los animales presintieron el desastre y buscaron un refugio en los terrenos altos de la isla antes de que el tsunami azotara la zona.

"El mar ha devuelto a cientos de personas, pero no hay ningún elefante muerto, ni siquiera un felino o una liebre. Sí hay animales domésticos como perros, gatos o vacas, pero no ejemplares silvestres".

Expertos en vida salvaje en Sri Lanka mostraron su sorpresa al no encontrar hasta el momento evidencias de muertes de animales a cuatro días del gran maremoto "al parecer encontraron refugio en terrenos altos".

"Es extraño que no hayamos registrado la muerte de animales", dijo H.D. Ratnayake, subdirector del departamento nacional de vida salvaje, quien añadió: "Ningún elefante está muerto, ni siquiera una liebre o un conejo".

La única explicación posible es que "los animales pueden sentir el desastre. Tienen un sexto sentido. Saben cuando están sucediendo las cosas", aclaró Ratnayake.

Es un hecho todavía más curioso si se tiene en cuenta que al menos 40 turistas que visitaban la reserva, entre ellos nueve japoneses, se ahogaron.

"Tal vez lo que pensamos sea verdad, que los animales tienen un sexto sentido", dijo Gehan de Silva Wijeyeratne, cuya empresa Jetwing Eco Holidays maneja un hotel en el Parque Nacional Yala.

En este sentido, Marielena Hoyo, ex directora del Zoológico de Chapultepec, afirmó a Crónica que los animales tienen la capacidad de "escuchar a la tierra y saben cuando algo va a emerger y su instinto de supervivencia los pone en alerta".

Sin embargo, la activista consideró que si los animales se salvaron no fue por un sexto sentido, sino una forma natural de su instinto de supervivencia al escuchar "rugir a la Tierra".

"Los animales están como pegados a la Tierra, dependen de la naturaleza y por eso su sensibilidad está muy desarrollada y eso hace que estén siempre alertas así captan lo que pasa a su alrededor un poco antes que el hombre, quien generalmente está sumergido en el relajo y no pone atención a lo que pasa a su alrededor".

Marielena Hoyo dijo que es difícil que todos los animales hallan escapado al maremoto, pues algunos tienen movimientos lentos como los orangutanes, "que lo más que pudieron hacer es subirse a los árboles al oír el estruendo del maremoto".

ESTUDIOS. Algunos biólogos y físicos chinos llevan varios años estudiando la posibilidad de que los animales puedan predecir los terremotos al admitir la capacidad de los animales para intuir los desastres naturales.

Los científicos afirman que durante sus investigaciones los animales salvajes y domésticos, antes de algún sismo, se ven invadidos por sensaciones de alarma dando lugar a reacciones de pánico y huida.

Por ejemplo, las serpientes abandonaban sus refugios, las ratas corren sin dirección alguna por las calles en pleno día, los pajarillos aletean en el fondo de sus jaulas y los caballos se detienen asustados de forma extraña.

Sin embargo, para Juan Carlos Cantú, miembro de la organización Defensores de la Vida Silvestre, es imposible que los animales presientan algún desastre natural si sus descendientes no lo han vivido antes, pues a través de código genético ellos informan de qué hacer ante estos fenómenos para salvar su vida.

Por el terremoto se habrían extraviado veinte ballenas

Veinte ballenas hembras adultas han sido encontradas varadas en una playa remota de Australia pero los responsables de medio ambiente no fueron capaces de explicar el tercer caso similar en un mes en la misma zona.

Las ballenas fueron descubiertas muertas a última hora del pasado lunes en una playa cercana a Strahan, 180 kilómetros al oeste de Hobart, en la sureña isla de Tasmania.

Los científicos dijeron que era imposible decir si el encallamiento masivo estaba relacionado con un enorme terremoto registrado entre Tasmania y la Antártida la semana pasada.

"Es muy complicado precisar la causa de estos sucesos, porque este año ha habido muchos varamientos y, obviamente, todos ocurrieron sin que hubiese un terremoto", declaró el zoólogo Mark Hindell a la cadena de televisión australiana ABC.

Bob Brown, líder del grupo político de los verdes de Australia, expresó su preocupación el mes pasado por estos varamientos, que quizá podrían estar relacionados con bombas de sonido.[ EFE en Sydney ]