Noticias en la página Axxón Página Axxón

08/Ene/05

Los seres humanos pueden haber contribuido a 'talentos' de ciertas bacterias

Una bacteria que se nutre de materiales que contaminan el ambiente y que fue detectada por primera vez en el fango de un alcantarillado puede haber desarrollado ciertos talentos debido a la mano del hombre, dijeron el jueves científicos.

(Reuters) Los investigadores publicaron la secuencia genética del microorganismo, llamado Dahalococcoides ethenogenes cepa 195, y dijeron que había mostrado una flexibilidad sorprendente.

"La secuencia del genoma (de esta bacteria) contribuye extraordinariamente al entendimiento de cómo funciona un microbio y por qué su dieta es tan inusual", dijo Rekha Seshadri, del Instituto de Investigación Genómica de Maryland, quien colaboró en el estudio.

La bacteria D. ethenogenes, descubierta por un equipo científico de la Universidad de Cornell, Nueva York, se está utilizando en 17 zonas contaminadas de 10 estados.

Hay varias cepas que degradan el percloroetileno o PCE, un disolvente de limpieza en seco, así como el tricloroetileno (para limpiar metales), los clorobencenos, utilizados para producir el ahora prohibido DDT, y los bifenilos policlorinados o BPC, que una vez se usaron como anticongelantes y lubricantes en los transformadores.

"Como los disolventes clorinados han contaminado tantas fuentes de agua, existe una necesidad imperiosa de nuevas técnicas para eliminar los contaminantes", dijo John Heidelberg, del Instituto de Investigación Genómica, quien ayudó a decodificar los genomas de otras bacterias que se alimentan de materiales de contaminación, como la Deinococcus radiodurans que adora la radiación.

Los investigadores, incluidos equipos de las universidades de Cornell, Johns Hopkins y la Universidad Técnica de Berlín, Alemania, hallaron genes que codifican 19 enzimas que ayudan a la D.ethenogenes a "respirar" disolventes clorinados.

La bacteria tiene grupos de genes llamados elementos genéticos móviles, según el profesor de microbiología de la Universidad de Cornell, Stephen Zinder, quien dio nombre a dicho microorganismo después de que éste fuera descubierto en una planta de reciclaje de aguas negras.

"Sólo con obtener estos elementos genéticos móviles de otras bacterias, las cepas de Dehalococcoides parecen adaptarse y aprovecharse de las oportunidades que les rodean", dijo Zinder en un comunicado.

Los investigadores dijeron que sus hallazgos indican que las bacterias han desarrollado recientemente su capacidad para alimentarse de disolventes clorinados.