Noticias en la página Axxón Página Axxón

20/Feb/05

Estallido de rayos gamma de una magnetar en diciembre: el más potente de la historia

Un estallido a unos 50 mil años luz en la Vía Láctea, el más brillante que se ha registrado hasta ahora, causó trastornos en la atmósfera de la Tierra. El efecto hubiera sido fatal si la explosión hubiera sido más próxima, se informó esta semana.

"Si esto hubiese ocurrido a 10 años luz de la Tierra, el daño a la atmósfera podría haber sido muy grave y quizá habría causado la extinción en masa de los seres vivos", dijo Bryan Gaensler, del Centro de Astrofísica Harvard Smithsonian.

El impacto de la onda expansiva se registró en la atmósfera el 27 de diciembre pasado, y en rayos gama, el acontecimiento tuvo el brillo equivalente al de la Luna llena.

Según los astrónomos, la conmoción la causó una variedad de estrella neutrón conocida como magnetar.

Los magnetares son cadáveres estelares muy compactos, que rotan muy rápidamente y así crean campos magnéticos de una intensidad tan extrema que producen estallidos de energía al cambiar su estructura.

David Palmer, del Laboratorio Nacional Los Alamos, dijo a la publicación por Internet "Space.com" que la explosión fue 100 veces más poderosa que cualquier otro estallido observado hasta ahora.

Gaensler explicó que no hay otras estrellas de ese tipo en las proximidades de la Tierra.

El Centro de Astrofísica Harvard Smithsonian señaló en un comunicado que una explosión similar dentro de una distancia de 10 años luz de la Tierra "destruiría la capa de ozono, causaría abruptos cambios climáticos globales y extinciones en masa debido al aumento de la radiación".

Los científicos no saben exactamente por qué la explosión fue tan enorme.

La estrella, designada como SGR 1806-20, rota sobre su eje una vez cada 7,5 segundos y está rodeada por un campo magnético más poderoso que cualquier otro objeto conocido en el Universo.

La breve "bocanada" de rayos de muy alta energía —gama y equis—, de una potencia nunca vista, fue detectada a fines de diciembre en la Vía Láctea desde varios observatorios espaciales, anunciaron este viernes distintas instituciones de investigación.

Según un equipo internacional conducido por Kevin Hurley, de la Universidad de California en Berkeley, la energía producida en dos céntimos de segundo durante este gigantesco "relámpago", fue superior a la que el Sol ha producido en 250 mil años.

Esa bocanada de energía mil veces superior a las más brillantes supernovas (explosiones de estrellas masivas) provienen, explican los investigadores de Berkeley en la revista Nature, de una repetidora de rayos gama conocida como SGR 1806-20.

Las repetidoras de gama suaves son estrellas de neutrones —residuos de estrellas de una masa superior a una vez y media la del Sol, que explotaron en supernovas— y que emiten a intervalos más o menos regulares breves e intensas bocanadas de rayos gama de baja energía (o rayos X de alta energía).

Fuente: EFE y AFP