Noticias en la página Axxón Página Axxón

21/Jul/05

Fecundando el espacio: China enviará esperma de animales

La experiencia servirá para ver los efectos que podría tener en la genética y en la concepción de un animal en el espacio.

(EFE) La prensa oficial china informó que el próximo vuelo tripulado de astronautas chinos, que se llevará a cabo en octubre, llevará también muestras de esperma de cerdo, con el fin de analizar hipotéticas mutaciones genéticas en el espacio.

El objetivo será examinar los cambios que los espermatozoides sufren tras cuatro o cinco días en el espacio, y después usar el esperma para fecundar un óvulo y ver si los animales surgidos de este experimento presentan o no características especiales.

La experiencia podría servir para ver los efectos que podría tener la concepción de un animal en el espacio, y además debe tenerse en cuenta que el código genético de los cerdos es uno de los más parecidos al de los seres humanos.

El experimento, primero de su tipo que se realiza en ese país, será llevado a cabo por la Academia de Ganadería de Chongqing (en el centro del país asiático), que ha acordado transportar 40 gramos de esperma en la nave espacial "Shenzhou VI". El acuerdo fue realizado con la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China (China National Space Administration).

Los cerdos escogidos para el experimento pertenecen al tipo denominado "rongchang", uno de los más apreciados por los ganaderos chinos, debido a la calidad de su carne, que se emplea también en la exportación.

Aunque es la primera vez que China realiza un experimento de este tipo con animales, ya mandó en lanzamientos espaciales anteriores plantas, semillas, arroz y otras cargas similares para estudiar los cambios que sufren los seres vivos en el espacio.

Más información:
España envía al espacio líquenes de la Antártida
Ratones astronautas irán a Marte
Se preparan para la producción de alimentos en suelo marciano
Moscas que nacen y mueren en el espacio
¿Por qué la NASA quiere separar hebras de ADN?
El espacio también puede ser la última morada
China estudia defensa planetaria contra impactos