Noticias en la página Axxón Página Axxón

01/Ago/05

Un museo pequeño se jacta de un hallazgo a lo grande: un dinosaurio

Un tramo de carretera que cruza el norte de Illinois, Estados Unidos, conduce al paraíso de los dinosaurios, informó.

(IBLNEWS, AP) Jane, el esqueleto inusualmente completo de un Tiranosaurio rex joven, se exhibe en el Museo Burpee de Historia Natural en Rockford, a unos 160 kilómetros al noroeste de donde está Sue, el más famoso de todos, en Chicago.

"Es sorprendente que a esa corta distancia entre Rockford y Chicago tengamos en Sue el mayor esqueleto de un T. rex y en Jane el más pequeño", dijo el curador Michael Henderson, de Burpee. "Tenemos el espécimen más desarrollado de un T. rex, en cuanto a la edad a la que murió, y el más joven con Jane. Es un hermoso fósil".

Jane, que tenía apenas 11 años al morir, se exhibe en un local de 1.300.000 dólares construido exclusivamente para su esqueleto fosilizado de 6,5 metros. Las autoridades de Rockford esperan que el fósil de 66 millones de años ponga en el mapa su pequeño museo.

"Jane puede ser un dinosaurio chico en un museo chico, pero se trata de un hallazgo paleontológico enorme. El mundo va a venir aquí", dijo Peter Larson, fundador del Instituto Black Hills de Investigación Geológica en Dakota del Sur.

Larson, que asesoró al personal del Burpee, ayudó a excavar Sue, el fósil de T. rex mayor y más completo descubierto hasta ahora.

Sue recibió el nombre de la mujer que lo descubrió; Jane por una benefactora del Museo Burpee.

El Museo Field adquirió a Sue en una subasta por 8,4 millones de dólares en 1997. Pero Jane fue descubierto por una expedición de escaso presupuesto llevada a cabo por personal y voluntarios del Museo Burpee en la búsqueda de fósiles en el sudeste de Montana en el 2001.

El tiempo se le acabó antes de que el equipo se diera cuenta de lo que había hallado, de modo que regresó al año siguiente. Poco después advirtieron lo que tenían entre manos: un fósil con un 50% de sus huesos, pero el museo carecía de dinero como para traer a Rockford su resonante hallazgo.

Entonces el presidente del Museo Burpee, Lew Crampton, se puso en campaña y recaudó 100.000 dólares entre residentes y negocios en sólo cinco días. La exhibición, titulada "Jane: diario de un dinosaurio", recibió aproximadamente un millón de dólares en fondos estatales y 350.000 de otros aportes federales y privados.

Crampton espera que el museo, que atrae a unos 100.000 visitantes anuales, aumente la asistencia en un 20% debido a Jane. Está interesado especialmente en los residentes de los suburbios de Chicago y en los viajeros rumbo a Wisconsin, aunque también ha recibido indagaciones de grupos turísticos en Alemania, donde hay una fascinación con los dinosaurios.

Asimismo espera que los entusiastas de los dinosaurios que viajen a Chicago para ver a Sue vayan a ver también a Jane.

Henderson dedicó tres años de estudios y viajes para observar los huesos de dinosaurios en museos en todo el país antes de confirmar que Jane era una versión juvenil de Sue.

Otros paleontólogos creyeron (y algunos todavía creen) que Jane podía ser un familiar "pigmeo" del T. rex, llamado Nanotyrannus lancensis.

Pero Henderson dijo que los exámenes revelaron que Jane tenía 11 años —todavía en edad de crecimiento— cuando murió y por eso llegó a la conclusión de que se trataba de una versión juvenil del dinosaurio más temible. Todavía no había alcanzado un período de crecimiento en el que debía aumentar 2,25 kilogramos diarios —casi una tonelada por año— para extender su altura de 2,30 a 3,70 metros, indicó.

Jane está montada en una pose que sugiere que está por atacar a otro dinosaurio más pequeño, herbívoro, y muestra 17 dientes curvos y afilados en la mandíbula inferior.

En otras alas de la superficie de 185 metros cuadrados, los visitantes pueden presenciar una representación animada de cómo el árido sudeste de Montana de hoy se transforma en una selva exuberante como se supone era hace 66 millones de años.

También hay un calendario detallado, estaciones interactivas con gráficos coloridos y una recreación de una cabina rústica que sirvió de base para el equipo que descubrió Jane.

Scott Williams, ahora gerente de colecciones del museo, integró esa expedición y califica al Burpee como "el museo pequeño que pudo".

"En el caso de instituciones como el Museo Estadounidense (de Historia Natural) o el Smithsoniano, uno espera que consiga este tipo de cosas. Uno lo espera porque son museos grandes, con grandes presupuestos, bien conocidos", agregó.

"Pero cuando algo así le ocurre a Burpee, hay gente en Rockford que ni siquiera sabe que Burpee está aquí", dijo Williams. "Hicimos algo muy exitoso que uno esperaría de los grandes museos".