Noticias en la página Axxón Página Axxón

21/Oct/05

Habrá desde hoy un nuevo centro de neurociencias en Buenos Aires

Procurará ser un polo de investigación en neurología cognitiva. Reúne un equipo de destacados especialistas. En la inauguración estará el rector de la UBA (Universidad de Buenos Aires), Guillermo Jaim Etcheverry

(La Nación) - "Fitness" o prevención de trastornos de la memoria, diagnóstico precoz de la psicosis e identificación de indicadores de transición inminente, manifestaciones conductuales de la enfermedad de Parkinson —como la depresión, los ataques de pánico, los cuadros de ansiedad generalizada o el juego patológico—, trastornos conductuales y emocionales posteriores a la cirugía cardíaca y el accidente cerebrovascular, evaluación de la memoria autobiográfica a partir de la narración, rehabilitación cognitiva y conductual de los pacientes con traumatismo de cráneo o accidente cerebrovascular, envejecimiento normal...

Tales son algunos de los temas sobre los que trabajarán los especialistas del nuevo Instituto de Neurología Cognitiva (Ineco), que propone el estudio de las funciones intelectuales y conductuales humanas con un enfoque multidisciplinario, pero que además combine la atención clínica y la investigación.

"Así como hacemos ejercicio físico para mantener el cuerpo, podemos hacer ejercicio mental para mantener el cerebro", cuenta la neuropsicóloga María Roca. "Se puede mejorar la memoria, y de hecho hay indicios de que se puede reducir hasta 14 años el deterioro cognitivo".

"Particularmente en esquizofrenia, queremos buscar predictores de personas predispuestas a padecerla y reducir al máximo posible la psicosis no tratada", agrega el psiquiatra Marcelo Cetkovich-Bakmas. "Estos indicadores son síntomas psicóticos menores e indicadores de transición inminente a la psicosis, como el volumen de la hipófisis, marcador de estrés".

"En el área de trastorno obsesivo compulsivo, uno de los paradigmas sobre los que vamos a trabajar en lo inmediato son los rasgos de la obsesividad que muchas veces interfieren en la vida plena, como el robo, el sexo o el juego compulsivos", explica el doctor Jorge Rovner. "Estamos interesados en identificar marcadores que pueden indicar la presencia de trastornos, ya que no existen en el nivel mundial buenas escalas".

"Queremos convertirnos en un grupo de punta y un polo de investigación en neurociencias cognitivas en América latina que permita acercarse a la comprensión de los trastornos cognitivos y conductuales y desarrollar estrategias eficaces de tratamiento", resume Manes.

Y ya están en marcha. Inspirado en centros de excelencia internacionales, Manes convocó a neurólogos, psiquiatras, psicoterapeutas, especialistas en rehabilitación cognitiva, fonoaudiólogos y hasta estadísticos, biólogos y físicos. Dos trabajos de investigación del staff serán tratados en conferencias centrales del próximo Congreso Mundial de Neurociencias, dentro de dos semanas. En marzo, el Ineco será el coordinador local del encuentro del Grupo de Neurociencias Cognitivas de la Federación Mundial de Neurología, que por primera vez será en la Argentina.

"Queremos que jóvenes provenientes de las ciencias «duras» realicen sus tesis con la posibilidad de acceder a pacientes reales", dice Manes. Para eso, firmarán acuerdos con instituciones como el Conicet (Consejo de Investigaciones Científicas y Técnicas), el gobierno de la ciudad de Buenos Aires y la UBA y se pedirá un consentimiento a los pacientes para que sus datos puedan ser aplicados a la investigación.

"La situación en la psiquiatría actual es bastante paradójica", concluye Sergio Strejilevich: "llegamos al siglo XXI con muy buenas herramientas terapéuticas, pero con malas herramientas clínicas. En algunos cuadros, como el trastorno bipolar, el 70% de los pacientes padece una latencia diagnóstica de ocho años. En los próximos años la matriz semántica se desarrollará a partir de las ciencias cognitivas, con una impronta más sistemática en la manera de recoger los datos".

La inauguración del Ineco se realizó el miércoles pasado, con la presencia del rector de la UBA, doctor Guillermo Jaim Etcheverry.