Noticias en la página Axxón Página Axxón

02/Nov/05

Un valenciano descubre uno de los asteroides que más cerca han pasado de la Tierra

Josep JuliÓ Gómez ha descubierto, trabajando dentro del proyecto FMO, uno de los asteroides que más se ha aproximado a la Tierra.

(Granada Digital) - Un joven astrónomo amateur valenciano, Josep JuliÓ Gómez, ha descubierto, dentro del proyecto FMO Proyect, uno de los asteroides que más se ha aproximado a la Tierra. Concretamente, el asteroide que divisó pasó a 123.000 kilómetros de nuestro planeta, lo que le sitúa en el puesto ocho del 'Top Ten' de la NASA en cuanto a los objetos de este tipo que más se han acercado.

FMO son las siglas de Fast Moving Object, y es un programa con participación pública que fue creado por la el proyecto Spacewatch de la Universidad de Arizona, EEUU.

Se trata de un "cuerpo pequeño, de un tamaño estimado de diez metros" de diámetro, que tarda 2,5 años en completar una vuelta al Sol, pero que viaja "a una elevada velocidad". Así, los 86.000 kilómetros por hora que alcanza generan una energía similar "a dos bombas atómicas", según explicó a la prensa el autor del descubrimiento.

Gómez señaló que este asteroide tiene, según los cálculos de la NASA, "tres probabilidades de impacto entre los años 2027 y 2100", aunque éstas, precisó, "son muy remotas, aunque se consideran". Así, "los cálculos apuntan a una probabilidad de impacto entre decenas de millones", señaló Gómez, quien explicó que a medida que se sigue observando el asteroide y se hacen nuevos cálculos, lo "habitual" es que esas posibilidades disminuyan e incluso "desaparezcan".

Gómez participa, desde su inicio en 2003, en el FMO Proyect-Fast Moving Object Proyecto, una iniciativa del observatorio Spacewatch de la Universidad de Arizona que pretende la detección de asteroides que pasan muy cerca de la Tierra, gracias a la colaboración de los aficionados 'online'.

Observatorio virtual

Este observatorio profesional observa el cielo cada noche y posteriormente "pone las imágenes tomadas a disposición de los colaboradores del proyecto", que las revisan "visualmente". Estos astrónomos amateurs buscan "trazos o rayas" en las imágenes que "no se pueden detectar automáticamente con el software" y que pueden indicar la presencia de un asteroide, señala Gómez, quien comenta que no es una tarea sencilla, pues estos trazos pueden ser "satélites artificiales o defectos de la imagen".

Tras esta visión, se comunica el hallazgo al observatorio, que "verifica según su criterio, si es o no un asteroide". Si creen que lo es, "buscan más trazos", lo que significa "tener más posiciones para medir ese objeto". "Si se tienen tres posiciones, es cuando se pasa al organismo que se encarga de acreditar el descubrimiento", explica.

Este joven valenciano, profesor de instituto, indicó que descubrir estos asteroides en las imágenes recibidas en los ordenadores es "cuestión de suerte, de revisar muchas imágenes" y también de "conocer los detalles para poder discernir cuando es un asteroide y cuando no".

Sobre las posibilidades de impacto del asteroide descubierto, cuya denominación provisional es 2005TK20, señaló que son "muy remotas" y que habrá que ir precisándolas con el tiempo. Comentó que ante un posible impacto de cualquier cuerpo de este tipo, de momento "la única defensa es la catalogación, la previsión", pues "respuesta rápida no hay".

Hay que seguir los asteroides y conocer su tamaño. En este sentido, indicó que para que los fragmentos de estos cuerpos lleguen al suelo tienen que tener un tamaño de al menos unos diez metros. Comenta también que el asteroide que más se ha acercado a la Tierra pasó a unos 13.000 kilómetros de distancia, lo que "significa prácticamente rozar las capas altas de la atmósfera", y que los diez que más se han aproximado son pequeños. "En caso de haber entrado a la atmósfera —precisó— se hubieran desintegrado", aunque algunos fragmentos "sí hubieran llegado" al suelo.

Josep JuliÓ aseguró que realizar este tipo de descubrimientos "no tiene premio", que éste sólo consiste "en el gozo y la satisfacción personal de ver que tu trabajo tiene recompensa, que el trabajo es de cierto nivel y alcanza cierta repercusión". Comenta que él no vive de este trabajo y que revisar las imágenes que le envían desde Arizona "son horas extras de sueño perdidas".

Gómez, miembro de la Agrupación Astronómica de la Safor, destacó que el descubrimiento que ha realizado "es importante por la proximidad que ha tenido a la Tierra", 123.000 kilómetros, lo que, según dijo, es "extremadamente cerca". Se trata, especificó, "de un tercio de la distancia que nos separa de la Luna" que, astronómicamente hablando, "está muy, muy cerca".

Otros descubrimientos

Josep JuliÓ, que participa en el FMO desde 2003, tiene en su haber más de 5.000 imágenes revisadas, lo que le sitúa en el segundo colaborador que más activamente participa en el proyecto. Fruto de este trabajo, ya descubrió el pasado mes de diciembre el Apolo 2004XP35, otro asteroide.

Además de participar en el FMO también realiza observaciones propias, con las que ya ha descubierto el 15120 MariaFélix, el 77159 aún sin nominar, y el 2005QG con designación provisional.

Tan sólo dos españoles, Rafael Ferrando (2002EA) y el propio Josep JuliÓ (2004XP35 y 2005TK50) —amateurs y valencianos— cuentan con el crédito de un descubrimiento del tipo NEO (Near Earth Object/ Objeto cercano a la Tierra).

Más información:
Astrónomo de 15 años, descubrió un asteroide por Internet
Astrónomos polacos descubren un asteroide doble
El asteroide que nos visitará en el 2029 podría dar una vuelta y luego impactarnos
FMO Project