Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias de Axxón ] [ Página principal ] [ Zapping ]

12/Nov/05



Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



Hagan sitio, hagan sitio: llegan los extraterrestres de silicio a la biología

Un nuevo libro expande las clasificaciones biológicas para poder incluir la vida extraterrestre. El autor incluye también en esta definición las formas de vida creadas en laboratorios terrestres.

(University of Washington) ¿Qué nombre le pondrías a un extraterrestre si mañana te lo encontraras por la calle? ¿Que pasaría si ese extraterrestre no viniera en realidad de otro planeta, sino que hubiera sido creado aquí mismo en la Tierra, pero funcionara distinto que otras formas de vida terrestres?

Peter Ward tiene el inicio de una respuesta para ambas situaciones. En un nuevo libro, este paleontólogo de la Universidad de Washington ofrece un "árbol de la vida" (también llamado sistema de clasificación biológica) expandido, para incluir una variedad de formas de vida que no encajan con el sistema utilizado actualmente.

Entre ellos se cuentan los virus, largamente considerados como segmentos de proteína y ácido nucleico sin vida, pero que, según argumenta Ward, están tan vivos como los muchos parásitos que infectan a los humanos y a otros organismos. Este modernizado sistema de clasificación también incluye a las formas de vida basadas en el ARN, en vez del ADN, y formas de vida halladas en las afueras de la Tierra, que más probablemente estén basadas en el silicio o en elementos diferentes a la mezcla de carbono-hidrogeno-oxígeno-nitrógeno que es el basamento de las formas de vida terrestre.

"Para obtener vida basada en el ADN, tienes que pasar por la vida no basada en éste, a la cual ya no la tenemos", dijo Ward. "Pero por la simple razón de que ese tipo de vida este extinta no significa que no tengamos que clasificarla. De otra manera no tendríamos dinosaurios formando parte del árbol de la vida. Y hasta ahora, no había un lugar donde clasificar a las formas de vida basadas en ARN."

En el sistema que se utiliza popularmente en nuestros días, los niveles más altos son los formados por los tres dominios: bacteria, arcaea y eukaria, el último de los cuales incluye a los animales. El plan de Ward pone a estos tres dominios bajo un dominio más amplio, que él denomina "terroan", para indicar su origen terrestre. Hay otro dominio al que denomina "ribosa", ya que se basa en el ácido ribonucleico, o ARN. Los otros dominios se formarían para poder incluir la vida que esté basada en otro componente que no sea el ARN o el ADN.

Los dominios se ubicarían en clasificaciones más amplias denominadas "arborea", las cuales contendrían vida que no se combinaría con la de otras secciones "arborea". La arborea terrestre contendría todas las formas de vida encontradas en este planeta y otras arborea contendrían formas de vida halladas afuera de la Tierra.

Ward presenta su nuevo modelo en un libro llamado "Life As We Do Not Know It: The NASA Search for (and Synthesis of) Alien Life" ("La vida como no la conocemos: La búsqueda de la NASA por la vida extraterrestre (y su sintetización)", publicado por Viking y distribuido recientemente.

El nuevo sistema ya es necesario, según dice, porque la vida "extraterrestre" ya ha sido creada por los laboratorios terrestres. Esto incluye microbios con al menos un aminoácido adicional que los veinte del ADN de la vida terrestre nativa, o los organismos genéticamente modificados, de acuerdo a Ward. Esto también incluye algunas de las formas de vida que han sido modificadas para ser mucho más simples de lo que normalmente se hallaría en la Tierra.

"Puede ser que nunca hallemos vida más allá de la Tierra, pero ya hemos creado extraterrestres en este planeta y continuaremos haciéndolo cada vez con mayor frecuencia", dijo. "En los últimos cinco años hemos llegado a darnos cuenta que podemos crear vida microbiana en muchas más formas que las que utilizó la madre Tierra."

Ward cree que si la vida es encontrada lejos de la Tierra, al menos una parte podría estar basada en elementos como el silicio, quizás en combinación con el carbono. Ya que los medio ambientes son mucho más fríos en las lunas y en los planetas más alejados del Sol, es menos probable que la vida en las lunas de Saturno y de Júpiter, por ejemplo, usen el agua de la misma manera que la que lo hacen las formas de vida terrestres. En lugar de eso, sería más probable que esos organismos usen compuestos como el amoníaco, que permanece líquido aun a muy bajas temperaturas.

Ward es uno entre varios miembros de la facultad pertenecientes al vanguardista programa de graduados en astrobiología de la Universidad de Washington (UW). El programa, primero en su tipo, comenzó en 1998 con un subsidio de la National Science Foundation y ha sido desde ese momento apoyado por fondos de la National Aeronautics and Space Administration (NASA). Los estudiantes trabajan en una variedad de áreas tales como la astronomía, microbiología y la oceanografía, para prepararse a sí mismos para la búsqueda de la vida lejos de la Tierra.

Ward también fue co-autor, junto al astrónomo de la UW Donald Brownlee, del popular libro "Rare Earth" ("Tierra rara") publicado en el 2000. El libro ya adelantaba la idea de que la vida microbiana simple podría ser muy común en el universo, pero que la vida más compleja es probablemente tan rara y dispersa que sería posible que los habitantes de la Tierra nunca encontremos otra inteligencia.

Según Ward, sus creencias no han cambiado del fundamento básico de "Tierra rara", pero se hace cada vez más claro que la vida simple que se encontrara lejos de la Tierra podría llegar a tomar formas no previstas con anterioridad. Eso ya está sucediendo en los laboratorios terrestres.

"Espero que la gente se despierte y se de cuenta de que esta es enteramente una nueva biología", dijo Ward. "En los próximos veinte años vamos a tener un zoológico de extraterrestres aquí en la Tierra, simplemente de lo que nosotros mismos fabricamos."

Aportado por Laura Nuñez

Información relacionada:
Artículo original
Extremófilos: Encuentran vida bajo 1350 metros de roca
La fortaleza de la vida
Los intraterrestres
Si ud. fuera una bacteria...
Life as we don't know it: El libro
Rare Earth: Why Complex Life Is Uncommon in the Universe

            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002