Noticias en la página Axxón Página Axxón

16/Dic/05

Bacterias subterráneas en Groenlandia pueden ser como las que hallaríamos en Marte

Las bacterias que se encuentren debajo del hielo de Groenlandia pueden darnos un adelanto de lo que podrían encontrar los científicos bajo superficie de Marte.

(UC Berkeley) - Científicos de la universidad de California en Berkeley estudian las bacterias productoras de metano congeladas debajo de la gruesa capa de hielo de Groenlandia, de unos tres kilómetros de espesor. Este estudio podría ayudar a los científicos, guiándolos para saber qué se debe buscar para hallar vida bacteriana similar en Marte.

El metano es un gas de invernadero presente en las atmósferas de la Tierra y de Marte. Si, como algunos científicos han propuesto, el metano en Marte se origina en una clase de arcaicos microbios llamados Archaea, las sondas automáticas que se envíen a estudiar la superficie de Marte deben buscar en las profundidades, donde la temperatura es de alrededor de 10 grados centígrados (18 grados Fahrenheit), más templada aún que en la base de la capa de hielo de Groenlandia, según informa el investigador principal P. Buford Price, profesor de física de la Universidad de Berkeley.

Ésto sería a varios centenares de metros —unos 350— bajo la superficie, donde la temperatura está apenas más arriba del valor de congelación y donde podría haber microbios en una cantidad promedio de cerca de uno cada centímetro cúbico.

Dado que Price no espera que se realice pronto una misión a Marte capaz de perforar varios cientos de metros debajo de la superficie, los metanógenos (Archaeas que generan metano) se podrían detectar con facilidad alrededor de los cráteres de meteoritos, donde las rocas del fondo fueron elevadas desde las profundidades.

"La detección de esta concentración de microbios está dentro de la capacidad de los instrumentos avanzados, si es que se los puede llevar a Marte y si la sonda desciende en uno de los lugares en lo que los orbitadores marcianos han hallado las concentraciones más altas de metano", dijo Price. "En Marte hay cantidad de cráteres de meteoritos y asteroides pequeños que impactan con Marte y que levantan material de una profundidad conveniente, así que si uno mira alrededor del borde de un cráter y extrae una palada de los restos, puede encontrarlos [a los microbios] si ha aterrizado donde están las concentraciones más altas de metano emitido desde el interior".

Price y sus colegas publicaron un adelanto de sus resultados la semana pasada en la edición online de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, y la semana pasada presentaron sus resultados en la reunión de la Unión Geofísica Americana en San Francisco.

Para determinar el clima en el pasado se han utilizado las variaciones en la concentración de metano en los núcleos de hielo (tubos de muestra logrados en perforaciones), tales como los que se lograron en muestreos de 3.053 metros de profundidad obtenidas por el proyecto 2 de la corteza de hielo de Groenlandia.

En este muestreo, sin embargo, en algunos segmentos de aproximadamente 100 metros del fondo exhiben niveles de metano hasta 10 veces más altos que lo que se espera en base a las tendencias de los últimos 110.000 años.

Price y sus colegas demuestrans en su artículo que estos picos anómalos se pueden explicar por la presencia de metanógenos en el hielo. Los metanógenos son comunes en la Tierra en los lugares desprovistos de oxígeno —por ejemplo en las entrañas de las vacas— y fácilmente podrían haber sido arrastrados hacia arriba por el hielo que fluye hacia arriba desde el suelo subglacial e incorporarse a algunas de las capas inferiores del hielo.

Price y sus colegas encontraron estos metanógenos en los mismos segmentos de muestra de unos 30 centímetros, donde se midió un exceso de metano en un hielo que debería estar limpio, a profundidades de 17, 35 y 100 metros sobre el fondo de roca. Calcularon que la cantidad medida de Archaeas congeladas y apenas activas habría podido producir la cantidad que se observa de exceso de metano en el hielo.

"Encontramos metanógenos exactamente a esas profundidades donde fue hallado el exceso de metano, y en ninguna otra parte", dijo Price. "Pienso que todos deberían aceptar que esto en una pistola humeando". (Nota del traductor: es de suponer que con lo de la "pistola humeando" quiere significar "una prueba inmediata del hecho".)

Los biólogos de la Universidad estatal de Pennsylvania habían analizado antes el hielo a varios metros encima de la roca del fondo, que era de aspecto gris oscuro debido a su alto contenido de légamo, e identificaron docenas de tipos de microbios aerobios (amantes del oxígeno) y anaerobios (que no gustan del oxígeno). Estimaron que un 80 por ciento de los microbios todavía estaban vivos.

Price recordó que se ha detectado metano en la atmósfera de Marte, donde, a menos que algún proceso lo reponga, la luz ultravioleta del Sol debería descomponer la cantidad que se observa en unos 300 años. Aunque la responsable puede ser la interacción de fluidos de carbono con la roca basáltica, también puede ser que los metanógenos tomen hidrógeno y bióxido de carbono de la subsuperficie para producir el metano, dijo.

Price calcula que, si los responsables son los metanógenos, éstos deben existir en una concentración de cerca de un microbio por centímetro cúbico a una profundidad de varios cientos de metros, donde la temperatura —de alrededor de cero grados centígrados (32 grados Fahrenheit) o un poco más— permitiría suficiente metabolismo como para que se mantengan vivos, del mismo modo que sobreviven los microbios en la capa de hielo de Groenlandia.

La mayoría del trabajo de laboratorio fue realizado por la estudiante H. C. Tung del departamento de Ciencias, Política y Manejo Ambiental de la UC Berkeley. Ella ahora es estudiante graduada en la Universidad de California en Santa Cruz. Otro coautor del artículo es Nathan E. Bramall, estudiante graduado en el departamento de física. El trabajo fue apoyado por la oficina de programas polares de la National Science Foundation.

Aportado por Eduardo J. Carletti

Información relacionada:
Bacteria under Greenland ice may preview what scientists find under Mars' surface
Reviven bacterias congeladas hace 32.000 años en Alaska
Equipo de pruebas encuentra vida en condiciones similares a Marte
La NASA explora en México buscando vida similar a la que podría haber en Marte
En Antártida podría haber bacterias extremadamente antiguas
Los intraterrestres
Se han encontrado nuevas señales de vida en los polos