Noticias en la página Axxón Página Axxón

18/Abr/06

Un informe de Greenpeace agrega 93.000 muertos más por Chernóbil

(El Mundo) - El número de muertos en el accidente de la central nuclear de Chernóbil, en 1986, podría ser mucho mayor del que revelan los datos oficiales de la catástrofe. Un estudio elaborado por Greenpeace incrementa hasta 93.000 los fallecidos, muchísimos más de los 4.000 reconocidos por diversos organismos internacionales.

De acuerdo con las investigaciones de la Academia Nacional de las Ciencias de Bielorrusia, 2.000 millones de personas de todo el planeta sufrieron de algún modo las consecuencias de la explosión del reactor número cuatro de la planta. De ellos, según Greenpeace, 270.000 desarrollarán en algún momento de su vida un tipo de cáncer y en 93.000 casos éste resultará fatal.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) estima que 4.000 personas murieron o lo harán en los próximos años como consecuencia directa del accidente. La explosión lanzó una nube de polvo radiactivo que se extendió por buena parte del norte y oeste de Europa, y que incluso llegó hasta Estados Unidos. De hecho, varios millones de personas siguen viviendo, 20 años después, en zonas contaminadas.

Cifras confusas

Según los datos de la ONU, 31 personas fallecieron durante el accidente de Chernóbil, la mayoría de ellos bomberos y operarios que fueron víctimas de elevadas dósis de radiactividad. En los años siguientes, entre 600.000 y 800.000 personas (trabajadores especializados, bomberos y militares sobre todo) -llamados liquidadores- participaron en las labores de control y limpieza de la central, y de ellas muchas murieron con el tiempo por diversas enfermedades. Pero la cifra nunca se ha podido confirmar. Los cálculos de la OIEA estiman en unos 4.000 los fallecidos, aunque según la organización ecologista la OIEA está "subestimando las consecuencias devastadoras del peor incidente relacionado con la energía nuclear de la Historia", según Ivan Blokov, responsable de la organización ecologista.

El informe de Greenpeace extrapola los datos para concluir que en total otras 200.000 personas en Rusia, Ucrania y Bielorrusia podrían haber muerto ya como resultado de enfermedades no atribuibles a la explosión de la central, sobre todo problemas cardiovasculares. "El problema es que no hay una metodología estándar para calcular el número de personas que pueden haber fallecido de enfermedades como ésa", aseguró a Reuters Jan van de Putte, responsable de las campañas de salud de Greenpeace. "Para lo único que hay una metodología unificada es para los cánceres fatales", señaló.

El estudio, elaborado por 52 científicos de toda Europa, señala el incremento de un 40% de cáncer de tiroides en niños de Biolorrusia en la década de los 90, mientras que actualmente la cifra se ha incrementado otro 88%. Los casos de leucemia también han aumentado significativamente en la región, así como los de tumores en intestinos, mama, riñón, hígado y pulmón.

El accidente de Chernóbil está considerado el peor de la Historia y es el único que fue calificado como nivel 7 (accidente nuclear grave) en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares.

El 26 de abril de 1986, un error humano provocó que el combustible nuclear se desintegrara y saliera de las vainas, entrando en contacto con el agua de la piscina empleada para refrigrar el reactor. Minutos después se produjo una gran explosión, seguida de otra que hizo volar por los aires la losa del reactor y las paredes de hormigón de la sala del reactor. La cantidad de material radiactivo liberado fue 200 veces superior a las explosiones de Hiroshima y Nagasaki.

Aportado por Eduardo J. Carletti