Noticias en la página Axxón Página Axxón

19/Abr/06

Rafael Amargo presenta a un Don Quijote "colgado" de Internet

El bailaor y coreógrafo gaditano reemplaza los libros de caballería por la adicción a Internet. La osadía está a la altura del protagonista de la obra; y todos forman un grupo demoledor: Rafael Amargo, Don Quijote, Carlos Padrissa y Tokio en el 2045.

(ABC.es) El bailaor y coreógrafo granadino Rafael Amargo se presenta el próximo día 20 en el Tívoli con su particular y personal homenaje a Don Quijote titulado «D. Q. pasajero en tránsito» y en el que muestra al personaje como un héroe de los videojuegos e Internet en un Tokio futurista; ha colaborado con Amargo en la elaboración del espectáculo Carlos Padrissa, director de la Fura dels Baus.

La obra se estrenó en junio de 2005 en el Festival de Clásicos de Alcalá de Henares, y mezcla la fuerza del flamenco con el folklore más tradicional y la vez contemporáneo de Manuel Segovia, el breakdance, la danza contemporánea y el teatro, una fusión que se ha convertido ya en un sello en la personalidad artística de Amargo.

BCN, el lugar ideal

El bailaor dijo ayer que tenía muchas ganas de traer este espectáculo a Barcelona porque es un montaje «muy de aquí, porque se va a entender mejor». De hecho, la obra finaliza en Barcelona, en el mar, con un poema de Ylia Kazama.

Al igual que el Quijote, Rafael Amargo, que siempre había tenido en mente representar la obra de Cervantes, se considera un «loco romántico y un aventurero», y recordó para avalar sus palabras que el coste de esta producción asciende a un millón de euros y, «si no estuviera algo loco, no me habría embarcado en esta aventura».

La obra cervantina le ha permitido al coreógrafo esta fusión de estilos y, aunque se ha mantenido fiel al texto original, la acción se traslada a Tokio en el 2023. Amargo recalcó que «se ha respetado la cronología de la obra; no ha habido una agresión libre y se alternan los momentos de humor con los dramáticos».

Influenciado por su estancia en la capital japonesa, donde vivió de cerca el fenómeno «otaku», el espectáculo gira entorno a dos jóvenes japoneses, Bidanshi (Rafael Amargo) y Akira (Fran Fernández) que viven obsesionados por la Informática, Internet y los videojuegos, jugando aquí el papel de los libros de caballerías del texto de Cervantes. Los paralelismos a partir de estas premisas ya cumplen una función argumental y se repiten las conocidas y divertidas anécdotas quijotescas, como la de los molinos de viento.

El dramaturgo Juan Estelrich, encargado de la parte audiovisual, definió el espectáculo de «ecléctico y mediterráneo». y habló de los distintos lenguajes que participan en la obra para conseguir su estilo futurista y actual. El audiovisual juega un papel esencial en este complejo montaje, con cuatro proyectores de video sincronizados que crean una escenografía virtual.

La obra cuenta, además, con la colaboración especial de Fernando Fernán Gómez, que hará de narrador como si fuera Miguel de Cervantes, y de Emma Suárez en la voz de la Luna. La base musical del espectáculo está compuesta por José Soto «Sorderita» y el grupo granadino Lagartija Nick, y cuenta con colaboraciones musicales de David Moreira, Rafael Gabarri, Flavio Rodrigues o Camarón Pitta hasta la música clásica de Henry Purcell e Isaac Abéniz. Y el vestuario es de la oscarizada Ivonne Blake.

Aportado por Alejandro Alonso