Noticias en la página Axxón Página Axxón

15/Dic/06

Para los robots, un tropezón sí es caída

Asimo, el robot humanoide de la empresa japonesa Honda que viaja por el mundo dando demostraciones se su versatilidad, cayó aparatosamente, como para "romperse el cuello", de una escalera durante una demostración.

Hace unos días el robot Asimo, de Honda, sufrió una dura caída durante una de sus demostraciones, donde una de sus sus especialidades es mostrar que es capaz de subir escaleras.

Lo más llamativo es la reacción de los responsables de la presentación: apagan las luces, ponen un biombo... Sólo les faltó pedir a gritos "¿Hay algún médico de robots en la sala?"

Los medios han expresado opiniones tales como "Él no siempre puede subir escaleras", o "Asimo tampoco puede bajar las escaleras". O sino: "No sabemos si reír o llorar al ver a Asimo rodar escaleras abajo durante una presentación. Es algo feo, Asimo gira su cabeza y cae hacia atrás, paralizándose como un puño apretado mientras se mete un buen golpe y la gente se sorprende, asustada". Muy humanizado, ¿no?

Los ingenieros de Honda crearon ASIMO con 26 grados de movilidad ("degrees of freedom", en inglés), lo que le permite caminar y realizar tareas de manera similar a como lo hace un humano. Un "grado de movilidad" es la capacidad, por ejemplo, de mover algo de izquierda a derecha, otro grado adicional sería moverlo de arriba hacia abajo. Esos grados de movilidad (o libertad, si se quiere) funcionan de manera muy similar a como lo hacen las articulaciones humanas para darnos un movimiento y flexibilidad óptimos. ASIMO tiene dos grados de movilidad en su cuello, seis en cada brazo, y seis en cada pierna. El uso de materiales livianos en su estructura, como una aleación de magnesio, combinado con potentes computadoras en su mochila trasera y 26 motores servo en su cuepo es lo que le da a ASIMO su capacidad de caminar y moverse con suavidad y facilidad.

Según dice Honda en su página de especificaciones técnicas, ASIMO está diseñado para operar en el mundo real, donde la gente debe llegar hasta las cosas, tomarlas, moverse por diferentes pisos, pasillos y hasta subir escaleras. La capacidad de ASIMO de caminar con suavidad, subir escaleras y reconocer la voz y cara de las personas le permite funcionar correctamente en nuestro mundo y asistir de verdad a los humanos.

Fuente: Pixel y Dixel, Engadget, Honda y otros. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:
Más información sobre Robótica y tecnología