Noticias en la página Axxón Página Axxón

06/Nov/07

Ciencia Ficción finalista en Clarín

Una obra de ciencia ficción es una de las cinco finalistas del Premio Clarín de Novela de este año.

"El novelista es un individuo que escucha voces y eso lo asemeja a un demente", dice la escritora española Rosa Montero, citando al mexicano Sergio Pitol, en la conferencia de prensa del Premio Clarín de Novela 2007 que se realizó ayer. "¿Sirven los premios?", le preguntan. Ella responde: "Escribir es un trabajo muy loco, que estés durante muchísimo tiempo de tu vida escondido en una esquina de tu casa, sólo e inventando delirios y mentiras es muy loco". Después agrega: "Los premios ayudan, son un bastón para poder soportar el peso de tus miedos como novelista".

Si la autora de La loca de la casa (novela por la que obtuvo el premio Grinzane Cavour en 2005) piensa más rápido de lo que habla -y de seguro sea así- entonces habrá que prestarle pormenorizada atención: todo lo dice a una velocidad asombrosa. Y el entusiasmo y la simpatía con que lo hace no le va en zaga. De hecho, el café que Montero tiene en la mesa se enfría, y hasta pasados unos minutos de comenzada la conferencia ella misma se disculpa: "Yo quiero que hable Alberto Manguel, no quiero hacer yo todo el gasto". Las risas se repetirán a lo largo del encuentro.

Integrantes del jurado junto al Premio Nobel de Literatura José Saramago, Rosa Montero y Alberto Manguel dieron cuenta, en este encuentro, del nivel de las cinco obras finalistas. Montero dijo estar "fascinada" con la calidad de las novelas a las que ha podido acceder y a las que calificó de "duras, apocalípticas, ácidas, un tanto desesperadas y algunas sobrecogedoras".

"Bueno -apareció por fin el ensayista y novelista argentino Alberto Manguel- a mí me toca moderar el entusiasmo de Rosa...". El escritor confesó que para elegir a estos cinco finalistas ha habido disputas fuertes, "algunos momentos en los cuales sacamos toda nuestra teoría literaria para defender o para atacar alguno de los libros presentados".

A la vez, el argentino radicado en Francia coincidió en el común denominador de los trabajos. "Es cierto que algunos tienen un tono compartido que a mí me preocupa; el hecho de que una cierta literatura tienda hacia la fórmula de lo que está bien escrito" a lo que atribuyó la influencia de los talleres literarios y ciertas políticas editoriales.

Preocupación universal, sensación de desasosiego, conmoción de fin de milenio, el tono narrativo que se ha desprendido de los trabajos finalistas no ha dejado de sorprender al jurado. Dicen que se trata de novelas que, aunque siete años después, han comenzado a evidenciar un punto y aparte, el fin del milenio, aquello que no puede seguir de la misma manera, "donde hay un ambiente reconocible, sustancia honda, profunda y universal".

Con la presencia de los tres jurados, el 7 de noviembre en el auditorio del Malba, se hará la ceremonia de premiación en la que el ganador recibirá 100.000 pesos, además de la publicación de su novela bajo el sello Clarín-Alfaguara. El elegido unirá su nombre a los ya consagrados ganadores del Premio como Pedro Mairal, Leopoldo Brizuela, Pablo Toledo, Cristina Feijoó, Guadalupe Henestrosa, Patricia Suárez, Angela Pradelli, Claudia Piñeiro y Betina González.

Si bien tanto Rosa Montero como Alberto Manguel se animaron a aportar algún dato más acerca de los finalistas, sólo dijeron que había policiales y un trabajo de ciencia ficción, y que algunas novelas guardaban cierta familiaridad con la temática política. "Vamos a tener muchísimos problemas para definir los finalistas por el buen nivel que tienen todos los trabajos", señaló la autora de La hija del caníbal (I Premio Primavera de Narrativa) e Historia del Rey Transparente. "De todos los concursos en los que he participado como jurado éste es el más difícil que me ha tocado", concluyó.

Tanto elogio profesado por el jurado no pudo con la avanzada de los periodistas presentes, quienes no pudieron enterarse de los seudónimos de los cinco afortunados que de aquí al miércoles competirán por el ansiado premio. "¿Algo más les puedo decir a los periodistas?", preguntó desorientado y risueño Manguel a los organizadores de la conferencia, quienes le hicieron gesto con la mano de que no podía decir nada más. "Suspenso", dijo al fin. Entre 953 novelas, ya quedan cinco... Cosa de locos.

Fuente: Clarín. Aportado por Diego Barcia

Más información:
Más noticias sobre Sociedad en Axxón
Premio Clarín Novela para un relato policial
La escritora Claudia Piñeiro ganó el Premio Clarín de Novela