Noticias en la página Axxón Página Axxón

17/Feb/08

El derribo del satélite espía de EEUU puede dañar a la Estación Espacial Internacional

La lluvia de chatarra provocada por la explosión puede golpear a la ISS - El Gobierno de EEUU justifica su decisión diciendo que puede "salvar vidas"

Algunos expertos han lanzado esta advertencia tras conocerse que el Gobierno norteamericano ha decidido destruir el satélite con un misil.

David Wright, de la organización Union for Concerned Scientists en Cambridge (Massachussetts, EEUU), considera que el estallido del satélite provocará una lluvia de cientos de miles de fragmentos de chatarra, algunos de los cuales podrían golpear a la ISS.

"No me gusta nada esta idea", declaró a la revista 'New Scientist'. "Este satélite es dos y media veces más grande que el satélite chino que se destruyó el año pasado, así que lo lógico es que produzca una dispersión de fragmentos mucho mayor", aseguró.

Mientras que el satélite chino, derribado en enero de 2007, se encontraba a una altura de 850 kilómetros, el satélite espía de EEUU que se encuentra fuera de control está en una órbita más baja, a unos 240 kilómetros. La mayor parte de la chatarra caerá y se desintegrará en cuestión de horas o días, pero Wright teme que algunos de los fragmentos metálicos puedan ir hacia arriba y chocar con la ISS, que se encuentra a una altura de 340 kilómetros.

"Estas explosiones son muy difíciles de predecir. ¿Cómo pueden calcular sus consecuencias?", se pregunta este experto.

Por su parte, Donald Kessler, un ingeniero retirado del Centro Espacial Johnson de la NASA, también considera que el riesgo de un choque con la ISS no se puede descartar, pero considera que el riesgo de que el combustible tóxico que contiene el satélite espía provoque daños al caer sobre la Tierra es aún mayor.

Objetivo de "salvar vidas"

Estados Unidos ha explicado en la Conferencia de Desarme de la ONU que intentará derribar su satélite espía como una "respuesta de emergencia para prevenir la posible pérdida de vidas", debido a su carga de combustible altamente tóxico.

La representante del Gobierno de EEUU ante ese foro, la embajadora Christina Rocca, reconoció que el tanque del satélite está lleno de combustible para cohetes "altamente tóxico", que probablemente resistiría a la entrada natural del aparato en la atmósfera terrestre.

Ése ha sido el factor clave que ha influido en la decisión de derribarlo, precisó la delegada estadounidense, y para ello EE.UU. ha modificado tres misiles SM-3 y tres navíos. Rocca explicó que si la misión tiene éxito destruirá el tanque de combustible y éste se disipará, "de un modo que no represente un peligro para la vida humana".

El momento y lugar para derribar el objeto espacial serán escogidos en función de "maximizar la posibilidad de impactar en el tanque de combustible y asegurar que los trozos resultantes entren rápidamente (en la atmósfera) y no pongan en peligro otros satélites ni operaciones espaciales pacíficas".

El punto de impacto será igualmente escogido para minimizar la posibilidad de que cualquier resto que logre entrar en la atmósfera pueda impactar en áreas pobladas, añadió.

Según los cálculos de los expertos de EE.UU., el satélite espía ingresará en la atmósfera de la Tierra el próximo 6 de marzo o muy cerca de esa fecha, aunque no han logrado predecir el área de impacto.

La embajadora adelantó que en caso de que la operación fracase, EE.UU. evalúa otras opciones para controlar y mitigar los eventuales daños, principalmente "en el caso de que el tanque lleno de combustible caiga en una zona habitada".

En cualquier caso -recalcó- su país está "preparado para ofrecer asistencia a los gobiernos y mitigar las consecuencias del impacto de cualquier fragmento del satélite en sus territorios". Además, dijo que si hubiese trozos a recuperar en algún país extranjero, "EEUU desearía recuperarlos".

A finales de enero, las autoridades estadounidenses habían descartado la posibilidad de que la caída del satélite espía "L-21" pudiese representar un peligro para zonas pobladas del mundo y aseguraron que se desintegraría al entrar en la atmósfera. Entonces indicaron que si algunos trozos lograsen sobrevivir al intenso calor, la mayor parte caería en los océanos.

El "L-21" es un satélite del tamaño de un pequeño autobús y fue puesto en órbita en 2006, pero nunca llegó a funcionar.

Fuente: ElMundo.es. Aportado por Graciela Lorenzo Tillard

Más información:
Más noticias del Espacio en Axxón
EE.UU. derribará un satélite espía descontrolado que podría impactar contra la Tierra
Un satélite espía de EEUU pierde potencia y podría impactar contra la Tierra
Dos satélites espía norteamericanos, en órbita equivocada