Noticias en la página Axxón Página Axxón

22/Feb/08

¿Quién está orbitando la Luna?

El espacio alrededor de la Tierra es un lugar concurrido, con tráfico tan intenso como el de una rotonda

Más de 500 satélites activos están corriendo allá arriba en este momento. Algunos transmiten radio, televisión, y señales de teléfono; otros recogen información sobre la atmósfera terrestre y el clima; hay todavía otros más que ayudan a la gente a navegar aquí abajo; y el resto lleva a cabo investigación espacial.

Pronto el espacio alrededor de la Luna estará concurrido también. China, Japón, India, Rusia, y los Estados Unidos han enviado o planean enviar satélites para tomar una vista aérea de las características lunares y sus recursos.

¿Por qué es la Luna tan atractiva?

En primer lugar, está ahí, cerca. Podemos verla mejor que lo que podemos ver cualquier otra cosa en el espacio. Y es accesible, incluso para países cuyos programas espaciales están en la infancia. Representa para ellos un enorme primer paso.

Efectivamente, dos de esas naciones ya están ahí: Japón y China están orbitando la Luna ahora mismo.

La nave espacial de Japón Kaguya, antes conocida como SELENE, llegó a la Luna en octubre de 2007. Su misión: hacer mapas detallados de la superficie lunar, buscar agua (un recurso clave para futuros aterrizajes humanos) congelada en los profundos cráteres, y estudiar su campo gravitacional.

Barbara Cohen, una científica lunar que se describe como "lunática" del Centro de Vuelos Espaciales Marshall de la NASA, dice que "en este momento Kaguya es el Cadillac de las misiones. Es inmenso, consiste de tres satélites distintos, y tiene excelentes instrumentos. Hará mucho trabajo de partículas y de campo que ningún otro orbitador actualmente planificado hará. Además será capaz de dirigir todos sus instrumentos al mismo punto en la Luna simultáneamente".

El satélite principal de Kaguya lleva 13 instrumentos científicos, incluyendo una cámara de televisión de alta definición (HDTV), que está enviando increíbles imágenes de paisajes lunares que se extienden en la distancia como un camino abierto con la Tierra subiendo sobre su horizonte.

Una imagen de HDTV del amanecer de Tierra sobre la Luna. Crédito: Kaguya, orbitador lunar de Japón.

Apenas un mes después de que Japón llegara a la Luna, China hizo lo mismo: la nave espacial Chang'e-1 de China entró en la órbita lunar el 5 de noviembre de 2007. Durante su misión de un año trazará un mapa lunar tomando imágenes tridimensionales de la superficie completa. Este satélite enviará las primeras fotografías detalladas de algunas áreas cerca de los polos donde es más posible encontrar hielo de agua.

Chang'e-1 es el primero en una serie de tres naves espaciales chinas: Chang'e-2 aterrizará con un explorador, y Chang'e-3 volverá a la Tierra con muestras lunares. Los chinos esperan un día enviar humanos para construir un reducto lunar, pero por ahora se concentran en recoger conocimientos y experiencia gradual.

Más tarde este año, India planea enviar su propia sonda Chandrayaan-1 a girar alrededor de la Luna. En sánscrito, "Chandrayaan" significa "Nave Lunar". Un instrumento patrocinado por la NASA, el Moon Mineralogy Mapper [mapeador de mineralogía lunar], paseará por allí y usará un espectrómetro infrarrojo para sondear el terreno lunar y darnos una imagen muy detallada de la ubicación de minerales. Chandrayaan-2, planeada para 2010 o 2011, pondrá un explorador robótico sobre la Luna. El explorador recorrerá la superficie lunar, recogerá muestras de tierra o rocas, hará el análisis químico, y enviará los datos a la nave espacial en órbita.

La NASA es parte de esta "Gran Carrera Lunar". Más tarde este año, planea lanzar el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO), una nave espacial erizada de instrumentos para trazar un mapa de la Luna y localizar recursos claves que van desde agua hasta materiales de construcción.

"La misión del LRO proveerá las imágenes de mejor resolución -aproximadamente 50 cm por píxel- de todos los instrumentos que actualmente van en camino a la Luna", dice Cohen. "Esto significa que podremos ver rocas que tienen unos dos pies de diámetro. Nos permite ver potenciales lugares de aterrizaje para valorar el terreno y los obstáculos para un regreso humano. El LRO también tendrá un instrumento que expone "un plástico equivalente a piel" para valorar el daño de la radiación sobre la piel humana".

En 2011 el Laboratorio de Recuperación de Gravedad e Interior de la NASA, o GRAIL, espiará dentro de la profundidad de la Luna para revelar su anatomía e historia. Esta misión, parte del Programa Discovery de la NASA, volará dos naves espaciales gemelas alrededor de la Luna durante varios meses para medir su campo de gravedad en gran detalle y responder a las preguntas sobre cómo se formaron la Tierra y los otros planetas de nuestro Sistema Solar.

Tanto el LRO como el GRAIL proveerán de valiosa información para ayudar a planificar la visita de un humano de los Estados Unidos a la Luna en la próxima década.

¿Que los Estados Unidos ya estuvieron ahí? Es cierto, pero no nos quedamos el tiempo necesario para hacer mucho más que rascar la superficie de la Luna, literalmente. El deseo de volver es fuerte. El Dr. Wesley Huntress, partidario de la Luna y director emérito del Institution's Geophysical Laboratory de Carnegie, lo dice mejor:

"... muchas naciones con nuevos programas espaciales tienen a la Luna entre sus objetivos. Habrá un renacimiento de la exploración científica lunar en las próximas décadas y los Estados Unidos no querrán perdérselo. La atracción de la Luna en los nuevos programas espaciales alrededor del mundo puede ser el catalizador de una nueva era de exploración espacial; una de cooperación internacional..."

Ningún regreso estaría completo sin un pionero lunar original: Rusia. Después de la carrera lunar en los '70, Rusia virtualmente abandonó la exploración lunar. Sin embargo, los científicos rusos continuaron mirando anhelantes hacia esa esfera plateada en el cielo de la noche, reconociendo que valía la pena investigarla. Ahora, el programa espacial ruso, con un ojo en un reducto en el futuro distante, puede iniciar su proyecto Luna-Glob dentro de los próximos años. Los planes incluyen un orbitador que desplegará 13 sondas, incluyendo penetradores y un explorador, para responder preguntas sobre el origen de la Luna y buscar hielo de agua.

"Hay un poco de superposición entre las misiones, pero esto está bien en la ciencia", añade Cohen. "Obtendremos mayor cobertura y mejor resolución al ser capaces de sumar los datos de instrumentos similares. Esto es en parte intencional. La NASA no quiere depender demasiado de otros países para recoger los datos necesarios para un regreso humano a la Luna. ¿Qué pasaría si otro país cancelara su compromiso de volar o si su nave espacial fallara? Más bien hacemos volar nuestras propias misiones con nuestros propios instrumentos para estar seguros de obtener nuestros datos básicos, y luego colaboramos con otros países y misiones para compartir, refinar y mejorar los datos".

¿Cuánto tiempo pasará antes de que la Luna esté rodeada de tráfico satelital como la Tierra? No mucho, con la actual carrera lunar. A fines de 2011 podría haber nueve satélites volando allá arriba. Es un muy buen principio.

Fuente: NASA Ciencia. Aportado por Graciela Lorenzo Tillard

Más información:
Más noticias del Espacio en Axxón
Artículo original
Japón planea mandar un aterrizador a la Luna
China va a la Luna en el 2007
NASA: un hombre en la Luna 'entre los años 2015 y 2020'