Noticias en la página Axxón Página Axxón

17/Jul/08

Catástrofe de Tunguska: Evidencias de lluvia ácida sostienen la teoría del meteorito

La catástrofe de Tunguska en 1908 evidentemente resultó en altos niveles de lluvia ácida. A esta conclusión llegaron investigadores rusos, italianos y alemanes sobre la base del resultado de los análisis de perfiles de turba tomados en la región del desastre

Evgeniy Kolesnikov fotografió el mismo
lugar 60 años después. Los troncos
caídos todavía están ahí, con la taiga
que crece entre ellos

En las muestras de turba correspondientes al borde del permafrost en 1908, encontraron niveles significativamente más altos de nitrógeno pesado e isótopos de carbono 15N y 13C. Los más altos niveles de acumulación fueron medidos en las áreas en el epicentro de la explosión y a lo largo de la trayectoria del cuerpo cósmico. Las crecientes concentraciones de iridio y nitrógeno en las capas de turba respaldan la teoría de que los efectos de isótopo descubiertos son una consecuencia de la catástrofe de Tunguska y son parcialmente de origen cósmico. Se calcula que cerca de 200.000 toneladas de nitrógeno cayeron como lluvia sobre la región de Tunguska en Siberia en ese momento. "Ocurrieron temperaturas sumamente altas mientras el meteorito entraba en la atmósfera; durante ese proceso el oxígeno de la atmósfera reaccionó con el nitrógeno causando la formación de óxidos de nitrógeno", dijo Natalia Kolesnikova a la agencia rusa de noticias RIA Novosti el lunes pasado. La Sra. Kolesnikova es uno de los autores de un estudio por la Universidad Estatal Lomonosov de Moscú, la Universidad de Bolonia y el centro de Helmholtz para la Investigación Ambiental (UFZ), que fue publicada en la revista Icarus en 2003.

Tomando muestras.
Cortando perfiles
de turba en el área
del permafrost
de Tunguska

El evento de Tunguska es considerado uno de los mayores desastres naturales de los tiempos modernos. El 30 de junio de 1908, una o más explosiones tuvieron lugar en el área cerca del Río Tunguska al norte del Lago Baikal. La explosión(es) aplastó cerca de 80 millones de árboles en una área de más de 2.000 kilómetros cuadrados. Se calcula que la fuerza de la explosión ha sido equivalente entre 5 y 30 megatoneladas de TNT. Eso es más de mil veces la bomba de Hiroshima.

Esta región casi deshabitada de Siberia primero fue estudiada en 1927 por el profesor Leonid A. Kulik. Hay varias teorías diferentes sobre la causa de la catástrofe. Sin embargo, la mayor parte de los científicos suponen que fue causada por un evento cósmico, como el impacto de un meteorito, asteroide o cometa. Si hubiera estallado en la atmósfera sólo cinco horas después, San Petersburgo, que era la capital de Rusia en ese momento, habría sido destruida totalmente por la rotación de la Tierra.

En dos expediciones, en 1998 y 1999, los investigadores rusos e italianos tomaron perfiles de turba de varias ubicaciones dentro de la región del desastre en Siberia. El tipo de musgo estudiado, Sphagnum fuscum, es muy común en el material de turba y obtiene sus nutrientes minerales exclusivamente de rocío atmosférico, que significa que puede almacenar polvo terrestre y extraterrestre. Después, las muestras fueron analizadas en los laboratorios de la Universidad de Bolonia y del Centro Helmholtz para la Investigación Ambiental (UFZ) en Halle / Saale. Entre otras cosas, el UFZ se especializa en el análisis de isótopos de sedimentos, plantas, suelo y el agua, y solicitó su ayuda el equipo de investigadores de Moscú dirigidos por el Dr. Evgeniy M. Kolesnikov. Kolesnikov, que ha estado investigando el evento de Tunguska durante 20 años, estuvo dos veces en la Universidad de Leipzig y el UFZ como invitado investigador con la ayuda de la Fundación Alemana de Investigación (DFG) para consultar con los expertos en isótopos.

"Los niveles de acumulación del isótopo pesado de carbono 13C medidos justo en el borde del permafrost en 1908, en varios perfiles de turba de la región del desastre, no pueden ser explicados por ningún proceso terrestre. Esto sugiere que la catástrofe de Tunguska tuvo una explicación cósmica y que hemos descubierto evidencias de este material", explica la Dra. Tatjana Böttger del UFZ. Las causas posibles serían un asteroide tipo C como el 253 Mathilde, o un cometa como el Borelly.

Fuente: Eurekalert. Aportado por Graciela Lorenzo Tillard

Más información:
Más noticias de Ciencia en Axxón
Artículo original (inglés)
Tunguska: El asteroide era mucho más pequeño de lo que se pensaba
La explosión de Tunguska cumple 100 años llenos de interrogantes
¿Qué sucedió en Siberia en 1908?
Demostrada la teoría de la explosión de un asteroide
Impacto profundo