Noticias en la página Axxón Página Axxón
[Noticias (antes 2009) ] [Noticias (desde 2009) ] [ Página principal ] [ Revista de Ciencia Ficción ] [ Zapping ]

14/Sep/08



Revista Axxón

Axxón en
facebook


Lectores de Axxón en facebook



Haz clic aquí para suscribirte a Axxon



La ciencia ficción crece en Ecuador

La fantasía de cuño científico ha sido poco cultivada en el ámbito local. Sin embargo, varios ejemplos muestran que la literatura de este género se abre paso en el país

La buena literatura de ciencia ficción, cree el escritor Leonardo Wild, es primero y ante todo buena literatura. Es decir un trabajo lingüístico que profundiza en el alma humana hasta generar símbolos universales capaces de identificar a cualquier lector.

Como el policial, el thriller, la narración fantástica, o la novela rosa, la ciencia ficción no ha tenido un desarrollo ni ha logrado generar una tradición en el país.

No obstante, dos trabajos recientes muestran que la ciencia ficción expresan un potencial interesante. Desde hace varios años, el publicista y catedrático quiteño Jorge Valentín Miño se ha dedicado exclusivamente al género y acaba de obtener una mención en el festival Cryptshow que cada año premia, en la ciudad de Barcelona, a lo mejor de la ciencia ficción, la fantasía y el terror en español.

Su cuento Vlek construye un mundo futuro en el que los humanos conviven con otras especies inteligentes en un ámbito de armonía tolerante. El protagonista: un periodista que cubre el arribo de un capitán humano junto a su esposa (representante de una especie ligeramente humanoide y de un perturbador ascendiente sexual).

El erotismo y la fantasía se mezclan hasta desencadenar en un extravagante final. De hecho, este es su segundo premio internacional en el género de la ciencia ficción; en el 2004 fue galardonado con el primer lugar, en la categoría cuento de ciencia ficción, otorgado por la Revista Juventud Técnica de Cuba con el cuento Los lobos de Umbría.

Por otra parte, el artista visual y escritor Eduardo Villacís ha desarrollado una muestra plástica sostenida en la idea fantástica de una conquista de Europa por parte del imperio Azteca. Su trabajo se identifica con lo que Leonardo Wild denomina 'soft science fiction' (la que no toma como matriz las ciencias duras, como la física, la química o las matemáticas), en contraposición con la 'hard science fiction'.

La cuestión de la división de género es harto peliaguda, sobre todo ahora que el género gótico, el thriller y el terror también echan mano de la tecnología. Wild zanja la cuestión haciendo una diferencia entre, primero, la ficción del 'non fiction' (periodismo novelado) y, luego, entre ficción realista y surrealista.

La ficción realista es la que ha ocupado la atención de la mayoría de escritores nacionales. Quizá, aventura Eduardo Villacís, porque "hasta los años ochenta el discurso dominante fue escribir sobre nuestra realidad exhaustivamente, como si no tuviéramos derecho a hablar de ella desde otros puntos de vista".

La ficción surrealista, sigue Wild, se divide en fantasía y ciencia ficción. En la primera caben las narraciones que se ocupan de mitologías antiguas y sus personajes (hadas, gnomos, elfos y toda esa fauna). En la segunda, la fantasía se enfoca ante todo en la verosimilitud científica de los acontecimientos y la historia.

Sobre el hecho de la particularidad de la ciencia ficción ecuatoriana, el crítico literario y profesor universitario Álvaro Alemán consigna dos entradas de reflexión: el primero, "la designación misma de Ecuador proviene de la ciencia ficción.

Los primeros asambleístas crearon una ficción basándose en el prestigio científico de la misión geodésica francesa que llegó a este territorio para medir el Ecuador". Y la segunda: "Todas las manifestaciones del género aquí tienen un sabor humorístico, sardónico y como etéreo en contraposición a la elaboración intelectual exacta de los escritores de otras latitudes".

Punto de vista de Jorge Valentín Miño, escritor y catedrático

Hay que investigar para inventar. En la literatura de ciencia ficción la imaginación puede expandirse más que en el realismo. Ahí puedo respirar más a mis anchas y responder a mis necesidades narrativas.

La verosimilitud es una de las características principales de este género y por eso me ha tocado investigar mucho porque no puedes crear por crear y ya. Si no hay una asociación científica fuerte entre todas las partes, el cuento se te cae y el lector no te cree. Si es que no se sabe del tema es mejor no poner eso y lanzarte directamente a inventar.

Por ejemplo, yo me inventé un robot coctelera, ahí la ciencia o la tecnología quedan de lado hasta que se igualen en el futuro a mi imaginación. Me invento un nombre, unos ambientes y el diálogo o la acción necesarias.

No hay nada demasiado insólito para la imaginación apoyada en la ciencia. La buena ciencia ficción debe partir de una idea fuerte, novedosa y sugerente. Por ejemplo el cristal lento, de Bob Shaw: la luz golpea un cristal y demora 100 ó 500 años en traspasar la luz.

Un crimen se consuma delante del cristal. Esa es una buena idea, luego se la escribe. Yo me considero ante todo un escritor, la literatura de ciencia ficción primero es literatura.

Fuente: El Comercio. Aportado por Graciela Lorenzo Tillard

Más información:
Más noticias de Literatura en Axxón
Ecuador descubre cultura de hace más de 4.500 años en Amazonia
Finalistas del II Premio Iberoamericano Planeta-Casa de América
Axxón fue elegido para recibir la Mención Honorífica 2005 del portal de Literatura Fantástica



            

Noticias anteriores, por tema
Ciencia Cine Espacio Espectáculos Historietas Internet Juegos Libros Literatura Revistas Sociedad Tecnología Televisión

Noticias anteriores, por año
2017  2016  2015  2014  2013  2012  2011  2010  2009  2008  2007  2006  2005  2004  2003  2002
Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com
Google
  Web http://axxon.com.ar