Noticias en la página Axxón Página Axxón

25/Feb/09

Mercurio: Messenger continúa la búsqueda de los esquivos "vulcanoides"

El pasado 9 de Febrero, Messenger alcanzó el perihelio de su órbita y pasó a 0.31 unidades astronómicas (UA) del Sol . El equipo de obtención de imágenes de la misión está aprovechando la proximidad de la sonda a nuestra estrella para continuar la búsqueda de los vulcanoides.

El Messenger, en el perihelio de su órbita pasó a 0,31 unidades astronómicas (UA) del Sol (1 UA equivale aproximadamente a 150 millones de kilómetros). El equipo de obtención de imágenes de la misión está aprovechando la proximidad de la sonda a nuestra estrella para continuar la búsqueda de los vulcanoides, pequeños asteroides rocosos cuya existencia ha sido postulada, y que girarían alrededor del Sol en órbitas estables dentro de la órbita de Mercurio.

Recreación artística de un vulcanoide. Créditos: Wikipedia.

Los vulcanoides se denominan así por Vulcano, un planeta cuya existencia fue postulada para explicar los movimientos anómalos de la órbita de Mercurio. Los científicos han sospechado durante mucho tiempo de la presencia de estas "rocas espaciales". Hay una región gravitacionalmente estable entre la órbita de Mercurio y el Sol, lo que quiere decir que cualquier objeto que se hubiera formado en esa región, podría haber permanecido allí durante miles de millones de años y podría, todavía hoy, estar ahí. El resto de regiones de este tipo en el Sistema Solar están ocupadas por algún tipo de escombros (por ejemplo, los asteroides troyanos en los puntos estables de las órbitas de Júpiter y Neptuno, y los objetos del Cinturón de Kuiper cerca y más allá de la órbita de Plutón).

La supuesta región de los vulcanoides entre la órbita de Mercurio y el Sol es la principal región gravitacionalmente estable que no se sabe si está ocupada. La región es, sin embargo, la más complicada de observar. Cualquier vulcanoide sería muy difícil de detectar desde la Tierra debido a la poderosa e intensa luz solar. Las búsquedas previas de vulcanoides no han mostrado cuerpos mayores de 60 kilómetros de diámetro. Pero el viaje de Messenger al espacio próximo a Mercurio permite una búsqueda de vulcanoides desde una posición nunca antes intentada, de acuerdo a Clark Chapman, miembro del equipo científico de Messenger, el cual está encabezando la búsqueda junto con su colega, William Merline.

Orbita y posición actuales de Messenger. Créditos: NASA/JHUAPL.

"Con Messenger podemos buscar vulcanoides de hasta 15 kilómetros de diámetro", afirma Chapman, científico senior en el SRI (Southwest Research Institute) de Boulder, Colorado. Entre el 7 y el 11 de Febrero, la cámara gran-angular del Sistema Dual de Obtención de Imágenes de MESSENGER habrá sacado 256 fotografías de las áreas este y oeste del Sol. Debido al peligro de la intensa luz solar, la cámara tendrá que apuntar justo al lado del escudo solar de la sonda para captar las imágenes.

"Estamos haciendo las mismas observaciones cada día", explica Nancy Chabot, miembro del equipo de Messenger. "Esta reiteración nos permitirá eliminar falsas imágenes debidas a los rayos cósmicos y distinguir, por su movimiento, la familia a la que pertenece cada objeto que captemos" (por ejemplo, vulcanoides versus asteroides cercanos o interiores a la órbita de la Tierra).

El equipo llevó a cabo una campaña similar de obtención de imágenes durante un período de nueve días en Junio de 2008, capturando 240 fotografías de las partes más exteriores de la región aspirante a Cinturón de Vulcanoides. "Aquella secuencia se diseñó para afinar nuestras técnicas de observación, valorar las magnitudes restrictivas, verificar la detectabilidad de objetos conocidos y hacer una búsqueda inicial", manifestó Chapman.

"Los vulcanoides, si conseguimos descubrirlos, pueden proporcionar a los científicos nuevas perspectivas sobre las condiciones existentes en el Sistema Solar primitivo", dice Chapman. "En particular, si existen o si existieron en el pasado, representarían una población adicional de impactadores que sólo habría hecho cráteres en Mercurio, implicando que los procesos geológicos en este planeta han ocurrido más recientemente de lo que habíamos calculado, suponiendo que los cráteres de Mercurio se hayan formado a un ritmo similar a los de la Luna y Marte".

Recreación artística de la superficie de Mercurio. Créditos: NASA/JHUAPL.

Si se demuestra que los vulcanoides no existen, entonces estaríamos más seguros de que la mayoría de las llanuras volcánicas de Mercurio se formaron hace miles de millones de años, como en la Luna, según Chapman. Su ausencia también focalizaría el trabajo de los científicos en la búsqueda de las razones por las que nunca se formaron los vulcanoides o, si se formaron, por qué ya no están ahí.

Fuente: Sondas Espaciales. Aportado por Gustavo A. Courault

Más información:
Más noticias del Espacio en Axxón
Messenger sobrevuela con éxito Mercurio por segunda vez
La sonda 'Messenger' detecta un cráter con forma de araña en la superficie de Mercurio
Venus Express y MESSENGER mirarán a Venus en tándem