Gigantescos chorros descargan electricidad en la atmósfera superior - principal


¡ME GUSTA
AXXÓN!
 


Revista Axxón

 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

Se ha medido por primera vez el poder de los rayos que se disparan hacia arriba desde las nubes de tormenta, y resultan ser tan poderoso como los rayos normales

Captados por una cámara por primera vez en 2003, los “chorros gigantes” disparan rayos hacia arriba desde las nubes de tormenta y pueden alcanzar alturas superiores a los 80 kilómetros. Pero recién el 21 de julio del año pasado Steven Cummer, la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, y sus colegas, lograron medir la descarga eléctrica de un chorro gigantesco, liberado por la tormenta tropical Cristóbal.

“Antes, nadie había estado muy cerca de uno con la instrumentación necesaria”, dice Cummer. “Así que no sabía si apneas se agotó sin hacer gran cosa, o si en realidad tomó algo de carga y la descargó en otra parte.”

Chorros gigantescos: haga clic en la imagen para ver video

Chorros eléctricos

El chorro salió de una alta nube de tormenta, a una altitud de alrededor de 14 kilómetros, y se disparó hacia arriba por una extensión de 75 kilómetros.

A esas alturas, la atmósfera es un conductor eléctrico mucho mejor que a nivel del suelo a causa de las radiaciones ionizantes que llegan del el espacio. Como resultado de esto, el chorro fue capaz de descargar 144 culombios en la atmósfera superior en aproximadamente 1 segundo.

Esto es comparable a la carga transferida al suelo por el rayo de una gran nube.

“Es fantástico que vieran esta gran transferencia de carga entre las nubes de tormenta y la ionosfera”, dice Víctor Pasko de la Universidad Estatal de Pennsylvania en University Park.

Cambio de clima

Estos chorros gigantescos podrían ser importantes en nuestra capacidad de predecir la caída de rayos.

“Hay un nuevo camino recientemente identificados para la descarga de la tormenta, y puede mover un montón de carga”, dice Cummer. “En las tormentas que pueden producir los chorros gigantes, podrían influir en lo que está sucediendo con otros rayos de la tormenta”.

Esta vez, sin embargo, el equipo no encontró ninguna diferencia en la cantidad de rayos comunes en todo el tiempo del chorro gigante. “Me sorprende que no viese ninguna disminución en la cantidad de rayos antes o después del chorro; pero esto podría ser debido a la magnitud de la tormenta”, dijo Pasko.

Los chorros gigantes son uno de los fenómenos atmosféricos de una serie de nuevos fenómenos descubiertos en los últimos años. Otros ejemplos son los sprites y los chorros de color azul.

Referencia de publicación Nature Geoscience, DOI: 10.1038/ngeo607 (en prensa)

Fuente: New Scientist. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:


© Axxón




Noticias: Sección anterior, por tema
Ciencia - Cine - Espacio - Espectáculos - Historietas - Internet - Juegos
Libros - Literatura - Revistas - Sociedad - Tecnología - Televisión

Noticias en esta sección y la anterior, por año
2017 - 2016 - 2015 - 2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007 - 2006 - 2005 - 2004 - 2003 - 2002 - Anteriores

Google