Descubren anillo de estrellas en Centaurus A

Centaurus A (NGC 5128) es uno de los objetos más estudiados en el cielo del sur, porque es la galaxia elíptica gigante más proxima a nuestra propia Vía Láctea. Se encuentra a 11 millones años luz de distancia de la Vía Láctea, y se cree que se ha fusionado con otra galaxia gaseosa hace 200 a 700 millones de años. El resultado de esta unión galáctica es el nacimiento de cientos de miles de estrellas en un anillo a un kiloparsec del núcleo galáctico

Usando óptica adaptativa en frecuencias cercanas al infrarrojo, un equipo de astrónomos pudo descubrir un anillo de estrellas en Centaurus A. Crédito de la imagen: ESO

Esta es la primera vez que se ha resuelto en detalle la estructura interna de la galaxia. Utilizando el instrumento infrarrojo multimodo SOFI en el Telescopio de Nueva Tecnología de ESO, un equipo de investigación dirigido por Jouni Kainulainen, de la Universidad de Helsinki, y el Instituto Max Planck de Astronomía, pudo tomar imagen de un gran anillo de estrellas que se han formado —y que todavía continúa en formación— cerca del centro de la galaxia. Las fuentes más brillantes del anillo son supergigantes rojas, o agrupaciones de estrellas de poca masa.

«Es importante señalar que no es decisivamente el instrumento (el telescopio o el instrumento unido a él) que nos permite ver a través del polvo, sino la técnica de proceso de datos que se utiliza para analizar las imágenes tomadas con él. Por supuesto, el instrumento desempeña un papel importante en el sentido de que se necesitan imágenes de adecuada alta calidad para realizar el análisis», dijo el Dr. Kainulainen en una entrevista por correo electrónico.

«Hay una diferencia fundamental entre las imágenes que utilizamos en nuestro trabajo y las imágenes de Spitzer: las longitudes de onda que cubren las imágenes. En las imágenes que utilizamos en nuestro trabajo, la franja de polvo de Centaurus A se ve como» una sombra», o más precisamente, como una función de absorción (la longitud de onda es de 1-2 micras). Las imágenes del Spitzer representan longitudes de onda un poco más largas, y muestran la radiación emitida por el polvo en sí. Como ejemplo concreto, la imagen de Spitzer más famosa de Centaurus A muestra .. una estructura similar a un paralelogramo, pero la imagen describe principalmente la radiación del polvo, no de las estrellas», dijo.

Hay una gran barra o forma de S de polvo a través del centro de Centaurus A, que oscurece las observaciones en el espectro de luz visible. Como se muestra en la siguiente imagen, la estructura de anillo de formación de estrellas es oscurecida por el polvo, pero visible en el espectro casi infrarrojo.

Se cree que Centaurus A aloja un agujero negro supermasivo que tiene la masa de 200 millones de soles en su núcleo, evidenciada por las emisiones de radio que brotan de la galaxia. Previous images of the galaxy from the Spitzer Space Telescope , the ESA’s Infrared Space Observatory and the Hubble Space Telescope revealed some aspects of the structure of the galaxy.

Las imágenes anteriores de la galaxia tomadas desde el Telescopio Espacial Spitzer, el Observatorio Espacial de infrarrojos de la ESA y el telescopio espacial Hubble revelaron algunos aspectos de la estructura de la galaxia. Los ojos infrarrojos de Spitzer se asomaron a mitad de camino a través del polvo para mostrar un paralelogramo deformado, a causa de la perturbación gravitacional causada por la fusión de Centaurus A con una galaxia espiral más pequeña.

La presencia de anillos como que se observado en Centaurus A no es, probablemente, común en otras galaxias elípticas, pero se sabe que existen en otras galaxias. Es posible que sólo estén presentes durante ciertos periodos la formación de una galaxia elíptica después de que se fusiona con otra galaxia.

El Dr. Kainulainen comentó esta posibilidad: «Debe tenerse en cuenta que ver tan brillante la estructura de anillo es probablemente algo bastante crítico en el tiempo. Se cree que los anillos son inducidos por «el hecho violento» de la fusión de galaxias, y que puede evolucionar muy rápidamente en algo que ya no se parece a un anillo claro y brillante. Por lo tanto, podría ser, en realidad, muy común en la fusión de galaxias, pero «dura» un tiempo tan corto que no lo vemos en muchas galaxias».

La técnica de análisis utilizada por el equipo se podría aplicar a otras galaxias para resolver las estructuras de formación que antes estaban ocultas por el polvo, y proporcionar más información acerca de cómo alteran los eventos violentos la formación de las galaxias elípticas.

«Potencialmente, la técnica se puede aplicar a cualquier galaxia relativamente cercana que muestre características prominentes de polvo. Podrían ser objetivos M31, M83, M51, Fornax A, o cualquier otra galaxia igualmente grande, brillante, que contenga polvo. Debido a razones geométricas, Centaurus A fue un objetivo muy adecuado para aplicar el método. Será más difícil en el caso de, por ejemplo, galaxias normales en espiral. Sin embargo, ya hemos experimentado con estas galaxias y la sensación es positiva acerca de las posibilidades que ofrecen»,dijo el Dr. Kainulainen.

La impactante imagen del anillo de formación de estrellas de Centaurus A fue resultado un tanto sorprendente de las imágenes que los astrónomos tomaron de la galaxia, aunque había indicios en imágenes tomadas por otros telescopios, que mostraron que existe formación estelar en el oscurecido y cubierto de polvo núcleo.

«Fue muy sorprendente que la estructura contuviera tantas estrellas y actividad de formación estelar, y que se pudiese revelar en un detalle tan grande. Sin embargo, se esperaba que existiera allí una estructura de este tipo, y que contuviera al menos alguna formación de estrellas. Esto se hizo evidente, por ejemplo, en las primeras imágenes del Spitzer. Pero cuando vi por primera vez nuestro resultado, la «imagen desnuda de Centaurus A», en la pantalla de mi computadora, realmente sentí una gran sensación de ¡WOW!»

Se deben hacer, definitivamente, nuevas observaciones de Centaurus A, con el fin de explorar más a fondo la estructura del anillo estelar, y la dinámica gravitatoria que permitió su formación.

Fuente: Universe Today. Aportado por Eduardo J. Carletti

Esta entrada ha sido publicada en Astronomía, CIENCIA y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.