¡ME GUSTA
AXXÓN!
 


Revista Axxón

 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

[ A+ ] /[ A- ]

En su nuevo libro The Warcraft Civilization, el sociólogo William Sims Bainbridge sostiene que el juego en línea World of Warcraft, presagia el futuro del mundo real

Hablé con él para saber más.

Usted ha pasado 2.300 horas en World of Warcraft (WoW). ¿Es más que un juego?

Al igual que El Señor de los Anillos de Tolkien o el Anillo de los Nibelungos de Wagner, WoW no es sólo fantasía escapista. Se plantean alternativas al mundo que realmente tenemos hoy en día. Esto plantea preguntas sobre el ambientalismo y el colonialismo, se pregunta cómo la gente a ser de respetuosa la genete con los demás en un mundo en el que no hay recursos suficientes.

Tolkien creía que todas las personas buenas podrían reunirse en el mismo lado. Esta es una de las cuestiones más grandes que enfrenta la humanidad: ¿podemos tener un consenso mundial en el que todos seamos socios en la búsqueda de una solución? ¿O, como en la situación de los Hoarde frente a la Alianza en WoW, estamos condenados a estar en facciones separadas que compiten en última instancia hasta la muerte? Se abordan cuestiones muy graves, pero de una forma lúdica.

En el pasado, usted hizo un gran trabajo con la religión. ¿La religión en WoW nos habla de la religión en el mundo real?

La horrible pregunta que siempre me preocupa es, ¿y si la religión es objetivamente falsa, pero necesaria para el bienestar humano? ¿Qué hace entonces la ciencia con ella? ¿Podría haber alguna otra etapa del desarrollo en que nos expresemos a través de una especie de ser proteico en realidades múltiples con diferentes niveles de fe o una suspensión de la incredulidad apropiadas para cada uno de ellos?

Esto, en una escala mucho más pequeña, es lo que está sucediendo con las religiones de ficción en WoW. La inmensa mayoría de la gente que juega al WoW no se toman en serio sus religiones.

Y, de hecho, tenemos una buena razón para creer que las personas que juegan juegos de computadora son, en promedio, mucho menos religiosos que la persona promedio en la sociedad. Tiendo a pensar que la literatura fantástica en general, los inspira a creer que las religiones tradicionales son fantasías también.

Tal vez nos trasladaremos a un momento en que ya no hagamos una distinción entre la creencia y la suspensión de la incredulidad. La diferencia entre la fe y fantasía puede mo haber sido muy grande en los tiempos antiguos, y es posible que avancemos hacia un momento en que en lugar de la religión, las esperanzas de la gente se puedan expresar en algo que no sólo es reconocido como una fantasía, sino también, en algún nivel , una especie de realidad. WoW podría ejemplificar este tipo de futuro post-religioso.

En el libro usted dice: “Wow pueden tener el potencial para convertirse en una verdadera vida después de la muerte ¨[o vida eterna¡” ¿Cómo?

Cada movimiento que hace un jugador en WoW se registra, incluso sus interacciones con los demás. El avatar captura su yo social. ¿En qué medida el avatar es su controlador es una pregunta filosófica, pero el avatar puede sobrevivir a su creador y seguir funcionando en WoW como un personaje no jugador (non-player character, o NPC). Se están realizando investigaciones que harán que los NPC se comporten más como personas específicas.

También señala en el libro que permitir que se pierdan estos juegos al no conservarlos sería, en cierto sentido, como la pérdida de nuestra propia historia.

No sólo la historia de ese campo, sino también una parte importante de la cultura del cambiante mundo en este momento. Estos mundos virtuales son muy internacionales y son aún más importantes en la escena mundial de lo que son en cualquier país único.

Algunos de los más interesantes ya han sido cerrados en los últimos años. Creo que tenemos que crear algún tipo de biblioteca pública digital de los mundos virtuales que son más interesantes, cultural o históricamente, a muchos de estos juegos se los retira. Ya hay al menos tres que fueron retirados y deberían ser preservados, como The Matrix Online. Usted puede escuchar una interpretación auténtica de la ópera L’Orfeo de Claudio Monteverdi de 1607, pero no puede ir a The Matrix Online. Se ha ido.

¿Qué lo llevó a WoW en el primer lugar?

Una de mis hijas me lo regaló. Habíamos jugado juegos mientras mis dos hijas crecían y este realmente me producjo un clic. Cuando se lo observa, en realidad es la materialización de la tradición cultural de la ciencia ficción y fantasía. WoW le reconoce deudas a Dungeons & Dragons y yo lo conecto con la novela The Chessmen of Mars (El ajedrez vivo de Marte) de Edgar Rice Burroughs de la década de 1920. Cuando tenía 12 años, creé una versión de lo que era un juego similar al ajedrez. Así pues, en ese sentido, estuvo todo el camino conmigo en una manera muy personal.

Profesionalmente, como sociólogo, WoW me presentó una oportunidad fascinante para estudiar las interacciones sociales: cómo las personas aprenden y cooperan en un mundo virtual. Pero también está relacionado con el trabajo que hice en programación de computadoras. En el 2006 publiqué un libro titulado God from the Machine basado en 20 años de investigación en inteligencia artificial sobre la forma de escribir programas que formalicen una teoría de la cognición humana religiosas y creencias religiosas. En esa ocasión, tuve más de 40.000 redes neuronales representando a 40.000 personas intercambiando creencias. Son análogos a los avatares de WoW a nivel de programación de computadoras.

Usted organizó la primera conferencia de ciencia virtual en WoW. ¿Cómo le fue?

Fue una conferencia de tres días sobre la convergencia de lo real y lo virtual. En las reuniones principales tuvimos 120 avatares, investigadores de todo el mundo. Tuve la experiencia de estar con un investigador líder en Norteamérica y un investigador líder danés que se reunieron por primera vez e hicieron preguntas juntos.

Hubo algunas bajas: el pobre Wayne Lutters, un colega mío, fue comido por una manada de hienas cuando paseaba muy lejos del grupo, durante la conferencia, y otra colega se ahogó. Pero no hubo problemas técnicos reales, y eso es lo que cuenta para un científico, ¿no?

Esta normalmente parecería una pregunta extraña, pero cuando un compañero tiene una muerte lamentable, ¿no interfiere con su capacidad para participar en la conferencia?

En el caso del ahogamiento, por ejemplo, incluso cuando ella ya estaba muerta todavía podía obtener el texto. Ella estaba flotando en el agua justo al lado de donde estábamos. Ella no podía salir. Pasó durante un período de sesiones que yo estaba cumpleidno y que yo no podía interumpir para resolver el problema.

¿Pueden obtener más los científicos de los mundos virtuales?

Absolutamente. Representan una oportunidad para hacer ciencia social cuantitativa y rigurosa. La mayoría de los juegos aún no están abiertos o no son buenos para extraer datos, pero la gente está desarrollando programas para analizar los datos sobre las decenas de millones de avatares en línea de WoW.

En el entorno virtual Second Life, la gente está empezando a hacer experimentos formales y a crear laboratorios. El mundo virtual A Tale in the Desert está bien diseñado para experimentos académicos. Simplemente no se ha utilizado para eso.

En general, ¿cuánto de lo que aprendió en WoW se puede trasladar al mundo real?

Cuando usted está buscando los principios fundamentales de la sociología, busca las cosas que se aplican a la humanidad en general. Pero siempre depende de las contingencias de la situación. No hay un mundo real, sólo hay fragmentos de un mundo real.

He estudiado los cultos religiosos y yo siempre digo que el culto es una pequeña cultura escrita. Los cultos fueron verdaderos laboratorios del mundo donde podía observar la dinámica de la creencia, el comportamiento y el papel ritual de juego durante un período corto de tiempo.

El mundo real se encuentra fragmentado en piezas pequeñas, donde la naturaleza humana en actúa en el marco de límites diferentes. Así, el reto en la traducción de ideas sociológicas de los mundos virtuales al “mundo real” es el mismo reto que tenemos cuando pasamos de una parte del mundo tradicional a otras partes del mundo tradicional. De una nación a otra. De un idioma a otro.

Usted vio que empiezo con algo tan simple como el pobre Catulo, mi avatar, caminando por ahí, y tiene que hacer un poco de magia, y en poco tiempo estoy en este gran debate filosófico conmigo mismo sobre el significado de la vida real. La capacidad de WoW para abordar estas cuestiones, si uno opta por percibirlas, puede ser una de las razones de su popularidad.

¿Todavía estás jugando?

En este momento estoy terminando una temporada en A Tale in the Desert , he alcanzado el nivel 63 de 65 en El Señor de los Anillos Online y el nivel 35 de 45 de la nueva marca Star Trek Online. Estoy escribiendo acerca de esos en diferentes contextos.

¿Qué sigue?

En mi vida privada, estoy escribiendo un par de libros. Los dos son sobre mundos virtuales y sobre cómo el mundo real se presenta en los mundos virtuales. Uno de ellos es El Futuro Virtual, que examina cómo se ha representado el futuro humano en los mundos virtuales, y el otro es El Pasado Virtual, acerca de cómo el patrimonio histórico de la humanidad está representada en los mundos virtuales.

Fuente: New Scientist. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:


© Axxón




Noticias: Sección anterior, por tema
Ciencia - Cine - Espacio - Espectáculos - Historietas - Internet - Juegos
Libros - Literatura - Revistas - Sociedad - Tecnología - Televisión

Noticias en esta sección y la anterior, por año
2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007 - 2006 - 2005 - 2004 - 2003 - 2002 - Anteriores

Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com

Google