Sorpresa en una roca espacial - principal


¡ME GUSTA
AXXÓN!
 


Revista Axxón

 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

Los aminoácidos en el meteorito puede tener un origen inesperado

Los científicos planetarios han encontrado aminoácidos, componentes básicos de la vida, en un inesperado lugar: un meteorito cuyo asteroide de origen se formó a temperaturas tan altas que unos compuestos orgánicos tan frágiles deberían haber sido destruidos. Una explicación de este sorprendente hallazgo es que algunos aminoácidos se pueden formar por un mecanismo que no requiere la presencia de agua, aumentando las posibilidades de encontrar vida más allá del Sistema Solar, dice Daniel Glavin del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de l a NASA en Greenbelt, Maryland

“Los aminoácidos se forman en ambientes donde en realidad no se creía posible”, dice Glavin. Él y sus colegas encontraron el material en un fragmento del asteroide 2008 TC3, el primer objeto celeste que fue el primero que se observó antes de estrellarse contra la atmósfera de la Tierra y llover en forma de meteoritos sobre la superficie del planeta ( SN: 4/25/09, p. 13 ). Los investigadores describen el descubrimiento en un artículo publicado en línea este mes en Meteoritics & Planetary Science.

El asteroide 2008 TC 3 tiene una historia inusualmente violenta, señalan Glavin y el coautor del estudio, Peter Jenniskens, del Instituto SETI en Mountain View, California. Se cree que el asteroide de unos 4 metros de extensión es un fragmento de un planeta en ciernes que se formó en el nacimiento del Sistema Solar y se calentó a temperaturas superiores a 1.100 ° C, una temperatura suficientemente alta como para fundir el hierro. La rica amalgama de materiales en los trozos del asteroide que cayeron en la Tierra sugieren que 2008 TC 3 fue luego sujeto a una serie de violentas colisiones con otros asteroides, en las que se fusionaron diversas piezas de rocas espaciales.

.

Es por eso que Glavin y sus colaboradores no esperaban encontrar nada parecido a aminoácidos terrestres en el gramo de material que obtuvieron cuando 2008, TC 3 se rompió en la atmósfera de la Tierra en octubre de 2008, dejando sus restos esparcidos en el desierto de Nubia, en Sudán. La muestra que analizaron fue clasificada como un meteorito de ureilita, un tipo que proviene de asteroides de origen que carecen de agua, y por lo tanto incapaces de formar aminoácidos por los mecanismos conocidos.

Pero el equipo ha descubierto en la muestra aminoácidos que son raros o inexistentes en la Tierra. Más importante aún, las dos formas posibles de los compuestos —una estructura de mano izquierda y su imagen espejo— resultaron igualmente comunes. Por el contrario, los aminoácidos producidos por la vida en la Tierra son predominantemente de mano izquierda.

“El patrón de abundancia de aminoácidos… es difícil de explicar a causa de contaminación terrestre”, comenta Conel Alexander, del Instituto Carnegie para la Ciencia en Washington, DC. Debido a las altas temperaturas, añade Glavin, el origen extraterrestre de estos aminoácidos tampoco se puede explicar por un proceso familiar, en el que dos tipos de compuestos orgánicos altamente reactivos —aldehídos y cetonas— interactúan con el amoníaco, cianuro de hidrógeno y agua para producir los bloques de construcción de las proteínas.

Una posibilidad, preferida por Glavin, es que una vez que el asteroide se enfrió por debajo de 500 ° C, el monóxido de carbono, el hidrógeno molecular y los gases de amoníaco podrían haber reaccionado con granos de hierro o níquel para producir los aminoácidos. Se ha especulado hace mucho tiempo que este mecanismo se podría producir en los asteroides, pero nunca fue documentado fuera del laboratorio.

Una nueva manera de producir aminoácidos en forma natural “realmente aumenta la probabilidad, en mi opinión, de que exista vida en otros lugares del universo”, y también puede haber contribuido a sembrar los planetas terrestres del Sistema Solar con compuestos prebióticos, dice Glavin.

Una posibilidad menor, señala, no requeriría de un nuevo mecanismo para explicar estos aminoácidos. En este escenario, las colisiones vaporizarían para luego transferir los aminoácidos desde otros asteroides a 2008 TC 3.

Alexander advierte que los nuevos resultados pueden no ser directamente aplicables al origen de la vida, especialmente porque las concentraciones de aminoácidos en la muestra son bajos y porque los meteoritos de ureilita constituyen una minoría entre los meteoritos que caen a la Tierra. Sin embargo, añade, “esto demuestra que la síntesis de aminoácidos en la naturaleza puede ocurrir en lugares y formas inesperados, y que debemos tener una mente muy abierta sobre cómo y dónde puede producirse la química prebiótica.”

Fuente: Science News. Aportado por Eduardo J. Carletti


Más información:


© Axxón




Noticias: Sección anterior, por tema
Ciencia - Cine - Espacio - Espectáculos - Historietas - Internet - Juegos
Libros - Literatura - Revistas - Sociedad - Tecnología - Televisión

Noticias en esta sección y la anterior, por año
2017 - 2016 - 2015 - 2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007 - 2006 - 2005 - 2004 - 2003 - 2002 - Anteriores

Google