Superfreak de la evolución: El lagarto con una placenta parecida a la humana

En África central, un pequeño lagarto sin muchas pretensiones ha evolucionado una característica espectacular y extraña de la gestación humana: una placenta compleja

Es la primera vez que los científicos han observado una versión tan avanzada de este órgano, que conecta al feto con el útero, en un animal no que no sea un mamífero.

El biólogo Alexander Fleming realizó este hallazgo anatómico, que fue anunciado el año pasado, cuando clasificaba especímenes en el Museo de Historia Natural de Port Elizabeth, en Sudáfrica. Flemming y su colaborador, Daniel Blackburn , sabía que alrededor del 20 por ciento de los lagartos dan a luz a sus crías, pero el hallazgo de la placenta fue un shock.

Mientras que casi todos los reptiles de sangre fría suministran nutrientes a sus embriones con una gran yema de huevo, las hembras de Trachylepis ivensi, de unos 12 centímetros de largo, ovulan unos pequeños huevos, con muy poca yema, que se implanta en el útero. A medida que el feto se desarrolla, sus tejidos se van entrelazando íntimamente con los vasos sanguíneos de la madre, lo que aporta un fácil acceso a los nutrientes y el oxígeno en la sangre de ésta.

¿No suena familiar? «Los tejidos fetales en verdad invaden los uterinos, tal como en los seres humanos», dice Blackburn. «Es totalmente inesperado».

Blackburn quiere reconstruir la evolución de este complejo órgano a partir de las versiones más simples en otros lagartos. Si lo logra, podría decirnos cómo evolucionó la placenta humana. «Esto va a demostrar», dice, «que nunca se sabe lo que puede ser la diversidad hasta que lo ves».

Fuente: Discover Magazine. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:

Esta entrada fue publicada en Biología, CIENCIA, Evolución. Guarda el enlace permanente.