Las ratas aisladas socialmente son más vulnerables a las adicciones, informan investigadores - principal


¡ME GUSTA
AXXÓN!
 


Revista Axxón

 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

Los efectos del aislamiento social persisten incluso después de que las ratas se reintroducen en comunidad con otras ratas

Las ratas que están socialmente aisladas durante un período crítico de su “adolescencia” son más vulnerables a la adicción a las anfetaminas y el alcohol, encontraron investigadores de la Universidad de Texas en Austin. La adicción a las anfetaminas también es más difícil de eliminar en las ratas socialmente aisladas.

Estos efectos, que se describen esta semana en la revista Neuron, persisten incluso después de que las ratas se reintroducen en comunidad de otras ratas.

“Básicamente, los animales se vuelven más manipulables”, dijo Hitoshi Morikawa, profesor asociado de neurobiología en la Facultad de Ciencias Naturales. “Son más sensibles a la recompensa, y una vez acondicionados el condicionamiento tarda más en desaparecer. Hemos podido observar esto tanto a nivel conductual como neuronal.”

Morikawa dijo que los efectos negativos del aislamiento social durante la adolescencia han sido bien documentados en cuanto a características tales como la ansiedad, la agresividad, la rigidez cognitiva y el aprendizaje espacial. Lo que no estaba claro hasta ahora es cómo el aislamiento social afecta el tipo específico de comportamiento y la actividad del cerebro que tiene que ver con la adicción.

“Los animales aislados tienen un perfil más agresivo”, dijo Leslie Whitaker, un ex estudiante de doctorado en el laboratorio de Morikawa, y ahora investigador en el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. “Están más ansiosos. Se los pone en un campo abierto y se aquietan más. Sabemos también que las áreas del cerebro que están más involucrados en la memoria consciente se ven afectadas. Pero el tipo de memoria implicada en la adicción no es la memoria consciente. Es una inconsciente preferencia por el lugar en el que consiguió el premio. Sigues volviendo a él sin siquiera saber por qué. Este tipo de memoria se ve reforzada por el aislamiento “.

Las ratas del estudio fueron aisladas de sus compañeras por alrededor de un mes a los 21 días de edad. Este plazo es comparable con los principios y hasta mitad de la adolescencia en los seres humanos. A continuación hicieron ensayos para ver cómo respondán a diferentes niveles de exposición a la anfetamina y el alcohol.

Los resultados fueron sorprendentes, dijo Mickaël Degoulet, un investigador postdoctoral en el laboratorio de Morikawa. Las ratas aisladas fueron mucho más rápidas para formar una preferencia por la pequeña y distiguible caja en la que recibieron anfetamina o alcohol que aquellas en el grupo de control, nunca aisladas. Casi todas las ratas aisladas mostraron una preferencia después de una sola exposición a cualquiera de los fármacos. Las ratas de control sólo se condicionaron después de repetidas exposiciones.

Morikawa dijo que este tipo de preferencia por el contexto ambiental en el que se recibió la recompensa proporciona a los investigadores una forma más útil de comprender la adicción que verlo como un deseo de recibir más de la sustancia adictiva.

“Cuando usted bebe o toma drogas adictivas, se provoca la liberación de dopamina”, dijo. “La gente suele pensar en la dopamina como un transmisor de felicidad o de placer, lo cual puede o no ser cierto, pero cada vez es más claro que es también un transmisor de aprendizaje. Fortalece las sinapsis que están activas cuando se libera la dopamina. Eso le dice a nuestro cerebro que lo que estamos haciendo en ese momento es gratificante, y por lo tanto vale la pena repetirlo.”

En un sentido importante, dice Morikawa, uno no se convierte en adicto a la experiencia de placer o alivio, sino a la constelación de señales ambientales, conductuales y fisiológicos que se refuerzan cuando la sustancia provoca la liberación de dopamina en el cerebro.

Morikawa y Whitaker también pudieron documentar estos cambios a nivel neuronal. El aislamiento social prepara a las neuronas con dopamina en el cerebro de las ratas a aprender rápidamente a generar picos en respuesta a las aportaciones de otras áreas cerebrales. Así que las neuronas con dopamina aprenderán a responder al contexto más rápidamente.

Si las ratas de control, alojadas en grupo, reciben suficiente exposición repetida a la anfetamina, finalmente alcanzan el mismo grado de adicción que alcanzan las ratas socialmente aisladas. Incluso en este punto de comparable adicción, sin embargo, hay diferencias. A las ratas aisladas socialmente les lleva más tiempo desprenderse de la adicción a la anfetamina cuando están expuestos a los mismos protocolos. (Pasan el tiempo en los mismos ambientes, pero la anfetamina ya no está disponible.)

“Así que el aislamiento social conduce a la adicción más rápidamente y es más difícil de eliminar”, dijo Whitaker.

Whitaker dijo que las implicaciones de estos hallazgos para la adicción en los seres humanos son obvias. Existe una rica literatura que documenta los efectos negativos del aislamiento social en los seres humanos, así como una gran cantidad de evidencia de que la adicción en las ratas y los seres humanos es funcionalmente similar a nivel neurológico.

“No es una correlación de uno a uno, pero hay entornos humanos socialmente empobrecidos”, dijo. “Hay niños que son abandonados, que tienen menos alimentación social. Es razonable hacer conjeturas sobre cuál es el impacto de que va a tener.”

Morikawa señala que sus hallazgos pueden tener implicaciones en cómo el aislamiento social durante la adolescencia afecta condicionalmente cuando se trata de otros tipos de recompensas.

“Pensamos que a lo mejor lo que está sucediendo es que el cerebro reacciona al ambiente empobrecido, a la falta de oportunidades de ser reforzado por estímulos gratificantes, al aumentar su sensibilidad a un condicionamiento basado en recompensas”, dijo Morikawa. “El cerebro privado puede sobreinterpretar cualquier recompensa que encuentra. Y si ese es el caso, lo más probable es que usted sea más condicionable no sólo a las drogas sino a cualquier tipo de recompensa, incluyendo un premio de comida. Una posibilidad interesante es que también puede hacer que los adolescentes sean más propensos a la ‘adicción’ a la alimentación, y luego a la obesidad.”

Fuente: Eurekalert. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:


© Axxón




Noticias: Sección anterior, por tema
Ciencia - Cine - Espacio - Espectáculos - Historietas - Internet - Juegos
Libros - Literatura - Revistas - Sociedad - Tecnología - Televisión

Noticias en esta sección y la anterior, por año
2017 - 2016 - 2015 - 2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007 - 2006 - 2005 - 2004 - 2003 - 2002 - Anteriores

Google