¡ME GUSTA
AXXÓN!
 


Revista Axxón

 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

Le llaman “hombre biónico”, pero obviamente es un recurso publicitario. Para ser un hombre de verdad le falta lo más importante que define a un ser humano: un cerebro. Sin embargo, costó un millón de dólares y se expone en el Museo de la Ciencia de Londres

En una habitación repletas de andamios y cajas de cartón, dos miembros del personal Museo de la Ciencia (Science Museum) de Londres están mirando la nariz de un hombre. Unos minutos más tarde, están en cuclillas en el suelo para examinar sus pies. Luego, con mucho cuidado, uno coloca una mano enguantada en el tórax y presiona con un dedo sobre su riñón.

El hombre no se inmuta. Habría sido muy sorprendente si lo hubiese hecho, ya que Rex no es una forma de vida biológica, sino un “hombre” biónico artificial. La palabra clave es “artificial”. Tiene todas —o muchas— de las partes que podría tener un hombre biónico, aunque obviamente le falta el hombre.

Creado para un documental de Channel 4 que busca demostrar cuán estrechamente se puede emular el cuerpo humano utilizando la tecnología, Rex —abreviatura de Robotic Exoskeleton” (exoesqueleto robótico)— fue elaborado por la empresa de robótica Shadow utilizando prótesis y órganos tomados de los laboratorios de los científicos más destacados de lugares tan distantes como Nueva Zelanda y San Francisco.

Además de prótesis de brazos y piernas, tiene un corazón, pulmones, riñón, páncreas y bazo en funcionamiento, arterias artificiales que llevan sangre artificial, y un microchip que interpreta imágenes y actúa como un ojo rudimentario.

Esta creación cuesta us$ 1 millón, por lo que el personal del museo, donde Rex se mostrará desde el jueves, la debe manipular con cuidado.

“Antes de que vaya a la muestra, tenemos que comprobar el estado de cada parte para asegurarnos de que se retirará en el mismo estado en que llegó”, dice Ling Lee, el creador de exposiciones que gestiona el proyecto. “También tenemos que encontrar la mejor manera de ubicarlo en su vitrina. El hombre biónico tiene un valor que es una cuarta parte del costo de reconstrucción de toda la galería, así que lo último que queremos hacer es dejarlo caer”.

La galería Who Am I? (“¿Quién soy yo?”) presenta los últimos avances en neurociencia y genética, y Rex se mostrará bajo el título ¿Cuánto de ustedes puede ser reconstruido?

“La galería explora la identidad a través de los avances científicos y médicos”, dice la señorita Lee. “Ya tenemos prótesis y órganos artificiales que plantean la idea de los repuestos artificiales. [Rex] está equipado con la evolución que ha tenido lugar en más o menos los últimos cinco años, y cuantifica exactamente lo que se puede conseguir hoy en día.”

El hecho asombra. Aunque todo el mundo está familiarizado con la habilidad de los atletas discapacitados para funcionar casi tan rápido como sus homólogos sanos —especialmente después de los emocionantes Juegos Paraolímpicos del año pasado— las prótesis de Rex los “ha puesto en ridículo”.

Sus pies y tobillos fueron desarrollados por el profesor Hugh Herr, un biofísico estadounidense que perdió sus piernas haciendo montañismo. Estos utilizan una interfaz neural para comunicarse con los nervios del muñón de un paciente y replican la acción del tendón de Aquiles, el tobillo y la pantorrilla del amputado.

Mientras que otros pies protésicos son pasivos, éstos son activos, ajustándose automáticamente a un terreno irregular, como las escaleras o rampas. Trabajan muy bien cuando el profesor Herr los utiliza para la escalada por las rocas.

Arriba de estos pies, Rex tiene unas piernas biónicas que cuestan 50.000 libras del Reino Unido, y una articulación de rodilla motorizada completamente móvil. Llamada Genium, es tan avanzada que la utiliza Matthew Newbury, el primer británico que ha recibido el implante de esta pierna, para esquiar, caminar hacia atrás e incluso subir escaleras.

Las manos de Rex también son los más avanzadas en el mercado. Con un costo de £ 30.000 y fabricada por la empresa escocesa Touch Bionics, tienen los dedos controlados de forma independiente, lo que permite al usuario agarrar y retorcer objetos, y usarla como una mano normal.

Bertolt Meyer, un psicólogo suizo que nació sin la mano izquierda y que presentará el documental sobre Rex, es una de las más de 2.000 personas en el mundo que usan la mano Touch Bionics, conocida como la i-LIMB.

“Cuando yo era pequeño odiaba usar las manos artificiales”, dice. “Las manos de plástico siempre se veían falsas y a los ganchos metálicos la gente los veía con miedo y temor. Ahora que tengo ésta, me parece que la mano es una parte de mí. Si yo no la uso siento que hay algo que falta.”

Estos son los órganos biónicos que representan las mayores posibilidades. Rex tiene un “bazo-en-un-chip” desarrollado por el Instituto Wyss de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, que utiliza nanotecnología para replicar la acción de un bazo humano; un prototipo de riñón artificial, desarrollado por la Universidad de California en San Francisco, que reúne la tecnología de una máquina de diálisis del tamaño de una nevera en una unidad del tamaño de una taza de café; y un páncreas artificial, desarrollado en la Universidad De Montfort, Leicester, que responde a los niveles de glucosa del cuerpo para regular la insulina que entrega.

Y si bien éstos todavía están en desarrollo, la tráquea y el corazón de Rex son versiones de órganos artificiales que ya han sido implantados en pacientes; la tráquea por primera vez en 2011 por unos cirujanos en Suecia. El corazón artificial de SynCardia Systems, que se alimenta a batería y busca ser una solución temporal hasta que se pueda encontrar el órgano de un donante, se le ha colocado a más de 1.000 pacientes, algunos de los cuales todavía lo están utilizando, cinco años después.

Rich Walker, el director gerente de Shadow, dice: “Nos ha sorprendido cuántas partes del cuerpo se pueden reemplazar. Hay algunos órganos vitales que faltan, como el estómago, pero se ha reconstruido eficazmente el 60 al 70 por ciento de un ser humano. ”

Pero el proyecto no se limita a mostrar lo que puede hacerse con aquellos que pierden extremidades o sufren una insuficiencia orgánica: anuncia un futuro en el que los reemplazos artificiales serán mejores que las partes con las que se nace.

“Lo que pensamos es que, como ser el humano natural, van a evolucionar”, dice la señorita Ling. “El concepto entero de lo que constituye la humanidad va a cambiar”.

El Sr. Walker está de acuerdo. “Dentro de 50 años, lo que llamamos normal podría ser muy, muy cyborg. De la misma manera que hoy en día a casi nadie se le ocurriría salir de la casa sin un dispositivo de comunicaciones para enviar correos electrónicos o navegar por la web en todo momento, nadie andará sin menos de dos corazones, o una copia de seguridad del riñón. Usted tendrá bits adicionales que serán mejores que los que hemos desarrollado”.

Como Bertolt Meyer dice: “Nosotros vamos más allá de los límites de la evolución.”

Tener un cuerpo “normal”, según él, pronto será considerado como aburrido.

Fuente: The Telegraph. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:


© Axxón




Noticias: Sección anterior, por tema
Ciencia - Cine - Espacio - Espectáculos - Historietas - Internet - Juegos
Libros - Literatura - Revistas - Sociedad - Tecnología - Televisión

Noticias en esta sección y la anterior, por año
2016 - 2015 - 2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007 - 2006 - 2005 - 2004 - 2003 - 2002 - Anteriores

Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com

Google