¡ME GUSTA
AXXÓN!
 


Revista Axxón

 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

Un dispositivo barato y portátil que lea tu mente para medir su concentración podría algún día facilitar la sobrecarga de información en trabajos estresantes, como el control del tráfico aéreo

Correos electrónicos, tweets, mensajes de Facebook, textos, fuentes RSS … estamos inundados de flujo de información, fuentes interminables de distracción. ¿Cómo podemos mantener el ritmo, cortar el ruido y mantener la concentración en la tarea más central? Las cosas serían más fáciles si su computadora supiese lo que usted quiere.

Evan Peck está construyendo un sistema que, según cree él, va a hacer precisamente eso. Él y sus colegas de la Universidad de Tufts en Medford, Massachusetts, quiere dar a las computadoras la capacidad de supervisar directamente su cerebro a medida que usted trabaja, respondiendo a sus necesidades en tiempo real. En otras palabras, actuará como un filtro, dejando pasar la información cuando lo desee, manteniendo el resto a la espera. “Realmente podemos sobrecargar la forma en que consumimos información”, afirma.

El sistema utiliza un dispositivo que emite luz de emisores infrarrojos en la frente de un usuario sobre la corteza prefrontal, una parte del cerebro asociada con la planificación y toma de decisiones. Parte de la luz es absorbida por la hemoglobina oxigenada, alguna por la versión desoxigenada de la molécula, y parte es reflejada de vuelta. Al medir la cantidad de luz que alcanzan los receptores ubicados en la frente, el sistema puede saber cuándo un usuario se concentra intensamente o no está comprometido mentalmente. La coincidencia de estas mediciones con lo que un usuario está viendo en una pantalla permite al sistema determinar qué información es útil, y que está en el camino adecuado.

La técnica, conocida como espectroscopia funcional de infrarrojo cercano (fNIRS, “functional near-infrared spectroscopy”), es un mero captador de imágenes del cerebro en comparación con su bien conocido primo, el fMRI (“Functional magnetic resonance imaging”, Imagen por resonancia magnética funcional). Pero los sensores infrarrojos son baratos y portátiles, y las máquinas de resonancia magnética no lo son. Peck y su equipo calculan que puede recoger suficiente información de su dispositivo fNIRS para convertir a las computadoras en lectoras de la mente.

Como prueba inicial, el sistema supervisó los cambios de hemoglobina mientras 14 sujetos de prueba veían las películas que figuran en la Internet Movie Database. Se registró cómo se comportaba el cerebro de cada usuario en las películas de calificación positiva y también de calificación negativa, observándose mayores niveles de actividad asociada con calificaciones más positivas. Después de esta capacitación, el sistema les recomendó una lista de otras películas, con las sugerencias modificadas en base a la reacción del cerebro a la anterior película que le había sugerido. No sólo fueron más aceptables las sugerencias que las de una lista al azar, sino que también fueron mejorando los resultados cuanto más se utilizó el método.

El trabajo se presentará el próximo mes en la conferencia Augmented Human (Humanos Aumentados) en Stuttgart, Alemania.

La Administración Federal de Aviación de EEUU también está explorando la técnica para ayudar a manejar la carga de trabajo cognitivo de los controladores de tráfico aéreo. Ben Willems, quien trabaja en el Laboratorio de Factores Humanos en el centro de investigación técnica de la Fuerza Aérea de EEUU en Atlantic City, Nueva Jersey, dice que el sistema fNIRS ofrece una forma objetiva de llevar un control —y tal vez algún día ayude a manejar— de la carga mental de trabajo de los controladores de tráfico aéreo. Dentro de dos décadas a partir de ahora, los niveles de tráfico aéreo serán mucho mayores que el actual, predice, y los actuales sistemas de supervisión del rendimiento no será capaces de mantener el ritmo.

Ahora mismo, por ejemplo, las aeronaves pueden ser desviados del espacio aéreo ocupado para aliviar la carga de los controladores de tráfico aéreo, pero esa decisión se basa únicamente en la cantidad de aviones que ya están en un área. Pero manejar seis planos con complejas rutas de vuelo puede ser más difíciles de administrar que 12 con otros más simples, por lo que los sistemas fNIRS podrían dirigir los vuelos en base al poder disponible de cerebro para un espacio aéreo determinado, afirma Willems.

“La automatización adaptativa es el santo grial para nosotros”, dice. “A pesar de que parece un juego de vídeo en la pantalla del radar, esas 12 aeronaves podrían estar llevando cada una a 200 personas. Los controladores aéreos tienen un trabajo estresante. Poder ayudarles con fNIRS sería genial, aunque hay advertencias [a tener en cuenta].”

La privacidad personal y aceptación tecnológica son grandes obstáculos para el uso de imágenes cerebrales en el control de tráfico aéreo de todos los días. Los sistemas tendrían que estar hechos de tal modo que los responsables no abusen de su capacidad de mirar en los cerebros de sus controladores, dice Willems, y que mantengan en la privacidad esos registros la actividad cerebral.

Mientras tanto, Erin Solovey en el Instituto de Tecnología de Massachusetts está trabajando para aplicar principios similares a una mejora de la manera en que conducimos coches. Ella dice el fNIRS podría ser útil para investigar las demandas cognitivas de las nuevas características que se agregan a los autos, como los medios de visualización (displays) incorporados a la cabeza del conductor.

Para Peck, el siguiente paso es crear una interfaz cerebral que pueda manejar interacciones más complejas, como el filtrado de los mensajes de correo electrónico, y de los otros ríos de información que amenazan con abrumar diariamente al trabajador moderno. Por ahora, su configuración de equipo sólo puede determinar si la gente está comprometida con lo que están haciendo, y cuándo no lo está. Pero Peck cree que registando los niveles de actividad cerebral cuando la gente recorre los correos electrónicos entrantes, las computadoras pueden aprender a predecir qué mensajes son importantes y cuáles no lo son. Luego, bajo condiciones normales de trabajo, el sistema puede determinar cuándo alguien está ocupado, y sólo interrumpirlo si una parte de la entrada de la información se considera importante.

“Es muy emocionante, y se muestra prometedor para su uso en la vida cotidiana, abriendo nuevas formas de gestionar la carga de trabajo cognitiva de los individuos”, dice Hasan Ayaz, ingeniero biomédico en la Universidad Drexel en Filadelfia, Pennsylvania, quien ha trabajado con la FAA en aplicaciones fNIRS. “Esto es sólo el comienzo de una nueva área.”

Este artículo apareció en la prensa bajo el título de “Keep distraction at bay” (“Mantenga a raya la distracción”).

Cazando las señales mentales de los consumidores

La portabilidad de fNIRS hace que sea una teconología tentadora para los vendedores, que sueñan con la oportunidad de ver lo que está sucediendo dentro de los cerebros de los consumidores. Angelika Dimoka, de la Universidad de Temple en Filadelfia, Pensilvania, está utilizando fNIRS para medir las respuestas de la gente a los envases de los productos y a la publicidad.

“Estamos estudiando a los consumidores en situaciones experimentales que simulan un supermercado”, dice ella. “Van a estar caminando y tomando de decisiones de compra mientras llevan estos dispositivos”.

¿Pero quieren compartir sus pensamientos con los comerciantes los compradores de la vida real? “En este momento no veo que estén dispuestos a participar”, dice Dimoka, “pero yo creo que los consumidores estarán en contacto diario con este tipo de tecnología en el futuro.”

Fuente: New Scientist. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:


© Axxón




Noticias: Sección anterior, por tema
Ciencia - Cine - Espacio - Espectáculos - Historietas - Internet - Juegos
Libros - Literatura - Revistas - Sociedad - Tecnología - Televisión

Noticias en esta sección y la anterior, por año
2016 - 2015 - 2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007 - 2006 - 2005 - 2004 - 2003 - 2002 - Anteriores

Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com

Google