La Tierra está cerca del borde de la zona habitable del Sol - principal


¡ME GUSTA
AXXÓN!
 


Revista Axxón

 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

La Tierra podría estar más cerca de lo que se pensaba del borde interior de la zona habitable del Sol, según un nuevo estudio realizado por científicos planetarios en los EE.UU. y Francia. La investigación también sugiere que si nuestro planeta se movió fuera de la zona habitable, podría dar lugar a un clima de “invernadero”, que podría poner en marcha nuevos cambios drásticos en la atmósfera

La zona habitable de una estrella es el conjunto de órbitas en las que un planeta puede tener agua líquida en su superficie… y estar dentro de esta zona es considerada como un requisito previo importante para el desarrollo de la vida.

El consenso actual es que la zona habitable del Sol empieza a alrededor de 0,95 unidades astronómicas (UA), una distancia cómoda desde la órbita de la Tierra, que se ubica a 1 UA. Sin embargo, el último trabajo de James Kasting y sus colegas de la Universidad de Penn State, la NASA y la Universidad de Burdeos, sugiere que el borde interior de la zona está mucho más lejos de 0,99 UA.

Océanos perdidos

“Nuestro nuevo modelo climático predice que estamos más cerca del escenario de invernadero de lo que pensábamos”, dice Kasting. En este escenario, la estratosfera se llena de humedad y se satura totalmente medida que se calienta la superficie de la Tierra. Esto da como resultado la disociación de las moléculas de agua y la liberación de hidrógeno hacia el espacio. Dependiendo de los niveles de saturación de la atmósfera, los océanos se pierden por completo en escalas de tiempo de una longitud de varios millones de años. Esto, dicen los científicos, se traduciría en que nuestro clima cambie para parecerse a un invernadero de estilo descontrolado, como el de Venus.

Ramses Ramírez de Penn State señala que la atmósfera tiene en la actualidad una humedad relativa promedio en la superficie de 77%, lo que disminuye gradualmente hasta el 10% o menos por encima de una altitud de 10 km; así que el ambiente está lejos de hallarse completamente saturado. Sin embargo, el equipo cree que hay dos formas en que la atmósfera de la Tierra podría avanzar en esa dirección.

Deslizándose sobre el límite

Una de éstas es que la órbita de la Tierra cambie y se deslice hasta cruzar el borde interior 0,99 UA. La segunda es que la Tierra permanezca a 1 UA, pero el aumento de temperaturas causado por los gases de efecto invernadero, como el vapor de agua y el dióxido de carbono, lleve a un efecto invernadero. De hecho, los investigadores ahora están calculando cuánto dióxido de carbono se necesitaría para que se produzca el segundo escenario.

Los científicos creen que el efecto invernadero comenzaría cuando la temperatura promedio mundial alcance 340 K, cuando el promedio actual es de 288 K. Kasting dice que bajo supuestos muy pesimistas —un aumento de 10 veces a 20 veces en el dióxido de carbono en la atmósfera— podría ser posible que la temperatura media llegase a 340 K. Sin embargo, señala que aunque los seres humanos continuames quemando combustibles fósiles a un ritmo muy alto, no entraría en juego un efecto invernadero catastrófico hasta al menos el año 2300.

Otros investigadores, sin embargo, señalan que la Tierra ha estado mucho más caliente en el pasado y esa transición no se produjo. Dorian Abbot, un climatólogo de la Universidad de Chicago, señala que las temperaturas medias eran unos 10-15 K más calientes durante el período Cretácico. “Hasta donde sabemos, la Tierra nunca ha estado en un estado de invernadero”, dice Abad. “Sin duda no perdió por entero nuestros océanos”.

¿Invernadero para el 2100?

Ravi Kopparapu en Penn State dice que si son correctas las actuales proyecciones de temperatura del IPCC de un aumento de 4 K para el final de este siglo —lo que supone un crecimiento rápido y una economía global intensiva de combustibles fósiles— nuestros descendientes podrían empezar a ver señales de un efecto invernadero para el año 2100.

Kopparapu sostiene que una vez que la atmósfera hace la transición a un invernadero, para revertir el proceso la única opción sería la geoingeniería global. En tal escenario de invernadero, no sólo son destruidas las capas de ozono y los casquetes polares, sino que los océanos se evaporan hacia estratosfera superior de la atmósfera.

Ramírez admite que hay dos salvedades importantes asociadas con el trabajo. La primera es la hipótesis de que las atmósferas modeladas ya estén completamente saturadas. Esto significa que la atmósfera contiene tanto vapor de agua como sea posible a una temperatura dada. La segunda es que los modelos no incorporan la retroalimentación de las nubes, lo que podría ser importante.

Resultados “alarmantes”

A pesar de estas advertencias, Kasting todavía piensa que los resultados son alarmantes. “Si estás tan cerca del borde interior de la zona habitable, no es tan difícil empujarte… [y] esto es catastrófico”, dice.

Sin embargo, Colin Goldblatt, un científico planetario de la Universidad de Victoria en Canadá, advierte sobre el hecho de tomar el concepto de la zona habitable demasiado literalmente. “Puedo poner un planeta en 0,9 UA y el planeta será perfectamente habitable”, dice Goldblatt. “Puede que no sea donde Kasting desea retirarse, pero las cosas van a vivir allí”.

La investigación aparece en The Astrophysical Journal .

Fuente: Physics World. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:


© Axxón




Noticias: Sección anterior, por tema
Ciencia - Cine - Espacio - Espectáculos - Historietas - Internet - Juegos
Libros - Literatura - Revistas - Sociedad - Tecnología - Televisión

Noticias en esta sección y la anterior, por año
2017 - 2016 - 2015 - 2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007 - 2006 - 2005 - 2004 - 2003 - 2002 - Anteriores

Google