¡ME GUSTA
AXXÓN!
 


Revista Axxón

 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

El fragmento más antiguo de la corteza oceánica sin modificaciones en la Tierra puede estar muy por debajo de la zona oriental del Mar Mediterráneo. Y con unos 340 millones de años de edad, supera el récord anterior en más de 100 millones de años

La capa más externa de la Tierra puede llegar a miles de millones de años en los continentes, pero la mayoría de las cortezas oceánicas son más jóvenes que 200 millones de años.

La corteza oceánica se forma cuando el magma caliente surge desde las dorsales oceánicas y a continuación se extiende lentamente hacia los bordes del océano. Cuando choca con los continentes, se desliza debajo de la tierra, y sus componentes se reciclan dentro del manto de la Tierra, listos para ascender otra vez como nuevo magma. Ese movimiento en forma de cinta transportadora es la razón por la que la corteza oceánica tiende a ser relativamente joven en comparación con la corteza continental.

Cuando el magma fundido se enfría, los minerales magnéticos dentro de ella se alinean con el campo geomagnético de la Tierra. Debido a que los polos magnéticos del norte y del sur del planeta se invierten a intervalos irregulares, se forma un patrón distintivo, en franjas, en las formas de la orientación de los minerales a lo largo de millones de años.

340 millones de años

Es la corteza oceánica más antigua del planeta y se encontró en el este del mar Mediterráneo, concretamente en la cuenca de Heródoto, situada entre el delta del Nilo y Chipre.

El artículo pertenece a Roi Granot, profesor del Departamento de Geología y Ciencias Ambientales de la Universidad de Ben-Gurión del Néguev (Israel), en un estudio publicado en la revista ‘Nature Geoscience’. Este investigador sugiere que esa corteza oceánica del Mediterráneo oriental podría ser un resto del antiguo océano Tetis, que existió mucho antes de que se formaran el Atlántico y el Índico.

Las cortezas oceánicas suelen renovarse en el manto de la Tierra con relativa rapidez en las zonas de subducción (donde las placas tectónicas chocan entre sí) debido a su alta densidad, y tienen menos de 200 millones de años. Sin embargo, el equipo de Granot ha identificado el lecho marino más antiguo en el Mediterráneo oriental.

Algunas de las características tectónicas fundamentales del este del Mediterráneo permanecían sin conocerse debido a que cuenta con una cubierta sedimentaria de gran espesor (de 10 a 15 kilómetros) y a la falta de datos magnéticos precisos. Granot y sus colegas remolcaron equipos de detección magnética para recoger 7.000 kilómetros de perfiles magnéticos marinos en las cuencas del Heródoto y del Levante (este del Mediterráneo), con el fin de estudiar la naturaleza y la edad de la corteza ígnea subyacente.

Los investigadores utilizaron datos magnéticos para analizar la naturaleza de la corteza de la cuenca de Heródoto y encontraron que las rocas se caracterizan por marcas propias de las cordilleras oceánicas, las cuales, después de que el magma se enfría, cuentan con minerales cuya magnetización se alinea con el campo magnético de la Tierra. “Los cambios en la orientación del campo magnético a través del tiempo se registran en los fondos oceánicos, creando un código de franjas único que proporciona un sello de tiempo para la formación de la corteza”, señala Granot.

Utilizando este principio, e identificando los patrones asimétricos en las bandas magnéticas, Granot recalca que la corteza oceánica en la cuenca de Heródoto podría tener unos 340 millones de años. “Con los nuevos datos geofísicos, podríamos dar un gran paso adelante en nuestra comprensión geológica de la zona”, concluye el autor del estudio.
 


 
Se cree que la cuenca del Mediterráneo oriental fue creada cuando se formó un nuevo océano que partió el supercontinente Pangea, hace menos de 300 millones de años. Sin embargo, la revisión, la edad avanzada de las cortezas oceánicas sugiere que Pangea podría haber comenzado a romperse incluso antes de terminar de formarse, o que esta sección de la corteza existía antes de que surgiera el supercontinente.

“Un pedazo de pre-Pangea océano puede estar preservado aquí”, dice Douwe van Hinsbergen, de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos. El estudio de esa parte de la corteza oceánica podría ayudar a entender las condiciones que llevaron a la formación de Pangea.

Fuente: Varios sitios. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:


© Axxón




Noticias: Sección anterior, por tema
Ciencia - Cine - Espacio - Espectáculos - Historietas - Internet - Juegos
Libros - Literatura - Revistas - Sociedad - Tecnología - Televisión

Noticias en esta sección y la anterior, por año
2016 - 2015 - 2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007 - 2006 - 2005 - 2004 - 2003 - 2002 - Anteriores

Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com

Google