¡ME GUSTA
AXXÓN!
 


Revista Axxón

 
Imprimir version limpiaVersion PDF de esta pagina 

Las empanadas de carne de res cultivadas en un laboratorio podrían llegar a los supermercados ya en 2018

Esta es la audaz declaración de Hampton Creek, una compañía de alimentos con sede en San Francisco que produce principalmente condimentos veganos y masas para galletas. Como informa el Wall Street Journal, la compañía dice que están trabajando en cultivar células animales en el laboratorio para convertirlas en productos cárnicos con una producción libre de crueldad, y que el producto podría estar listo el próximo año. Sin embargo, si la intrincada historia de las carnes cultivadas en laboratorio es algo que debe entrar en juicio, tienen un camino difícil por delante.

Vieja idea, nuevas tácticas

La idea de las carnes cultivadas en laboratorio data de hace décadas, y el proceso real de engañar a las células musculares para que crezcan en el laboratorio se ha logrado desde la década de 1970. La perspectiva de traer estas carnes artificiales a la mesa reapareció en 2006, cuando Vladimir Mironov, entonces en la Universidad Médica de Carolina del Sur, propuso planes para una máquina similar a una cafetera que elaborara hamburguesas personalizadas y filetes de cultivos celulares y crecimiento mediano de la noche a la mañana. Ese proyecto finalmente fracasó, pero el atractivo de las carnes cultivadas en laboratorio sigue siendo poderoso.
 


 
Mark Post, fisiólogo de la Universidad de Maastricht en los Países Bajos, dio a conocer la primera hamburguesa real creada en laboratorio en 2013 en un deslumbrante evento en Londres. Su producción costó us$ 325.000 (aunque él dice que los costos han bajado desde entonces), y, de acuerdo con los catadores, era un poco sosa. Desde entonces, Post ha formado una empresa, Mosa Meat, para refinar la tecnología necesaria para reducir los costos, y otros grupos, como Memphis Meats, persiguen un objetivo similar.

Tarea no fácil

Los desafíos que enfrentan son multifacéticos. La preocupación más apremiante en este momento es la escala: aunque se ha demostrado que es posible hacer una hamburguesa en el laboratorio, eso no significa que cualquier esté cerca de producir millones. En la actualidad, se necesitan grandes cantidades de tejidos cultivados para producir una sola hamburguesa, lo que significa que en este momento tanto el espacio físico como los requisitos de costo superan con creces los beneficios de cultivar carne en un laboratorio. La carne artificial también requiere un soporte para crecer, una estructura que idealmente será comestible para las carnes cultivadas en el laboratorio, y debe ser estirada o “ejercitada” periódicamente para estimular el crecimiento. Y la carne de vacuno de laboratorio que se ha cultivado hasta ahora ni siquiera puede pretender haberse librado de la crueldad, ya que requiere suero fetal de ternera para el sustento.

Una vez que se hayan resuelto esos problemas, los consumidores deberán convencerse de que las carnes cultivadas en laboratorio son seguras, y que saben tan bien como las reales. Si bien el gusto puede ser subjetivo, un estudio publicado este año indicó que más de la mitad de los participantes estaría dispuesto a probar la carne cultivada en laboratorio, y aproximadamente el cincuenta por ciento pagaría más por esta experiencia.

Si alguna vez llega a buen término, los productos cárnicos cultivados en incubadoras podrían resolver una serie de problemas para nuestra creciente población. La producción de carne consume muchos recursos y contribuye significativamente a las emisiones de gases de efecto invernadero. Se prevé que la demanda proyectada de carne se disparará más allá de lo que producimos actualmente, y las preocupaciones éticas en torno a la agricultura industrial continúan siendo un problema también. Hacer carne sin animales sería una bendición para los futuros viajeros espaciales, permitiéndoles disfrutar de costillas y tocino lejos de la Tierra sin la torpeza logística de convertir a los cerdos en astronautas.

Es difícil saber ahora si Hampton Creek puede cumplir con sus aspiraciones: la compañía ha combatido anteriormente las acusaciones de desarrollo acelerado de productos, y ciencia incierta en su línea de mayo vegana. Sin embargo, si llegara a suceder, otras compañías de carne cultivadas en laboratorio se quedarán rascándose la cabeza y luchando por ponerse al día. Y los consumidores podrán dar un paso más en el futuro.

Fuente: Discover Magazine. Aportado por Eduardo J. Carletti

Más información:


© Axxón




Noticias: Sección anterior, por tema
Ciencia - Cine - Espacio - Espectáculos - Historietas - Internet - Juegos
Libros - Literatura - Revistas - Sociedad - Tecnología - Televisión

Noticias en esta sección y la anterior, por año
2016 - 2015 - 2014 - 2013 - 2012 - 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007 - 2006 - 2005 - 2004 - 2003 - 2002 - Anteriores

Axxón, Ciencia Ficción: una lista de e-mail donde podemos conversar de los temas que nos interesan
Este grupo funciona en Grupos Yahoo! ar.groups.yahoo.com

Google