Página Axxón Axxón 111

Editorial - Axxón 111

¡Caer está permitido. Levantarse es obligatorio!
Proverbio ruso

Cuando tenía 10 años y era verano, iba todos los días con mis dos hermanos y mi primo —que se quedaba en casa a pasar las vacaciones con nosotros, en el "campo"—  a tomar un helado. Además de ese infaltable helado, todos los días nos comprábamos figuritas de Disney. Recuerdo siempre que la más difícil era la de Tribilín (que en aquella época se llamaba Dippy). Nunca llenamos el álbum, pero a mí no me importó.
      A los 20 años trabajaba de disc-jockey. Me compraba mi ropa y le regalaba ropa a mi hermano, cuatro años menor. En esa época hice el servicio militar. Como todo el mundo, tenía muchos sueños. Diseñé cien veces mi habitación, hice miles de dibujos. Me imaginaba una estantería con equipo de música, mi propio televisor y muchos libros. Todo tenía control a distancia, incluso las luces principales. En casa vivíamos bien. Mi padre era jubilado, pero hacía ya cuatro años que nos llevaba a todos (una familia de cinco) a Mar del Plata en marzo. Para muchos es temporada de viejos, algo así como de segunda, sin embargo Mar del Plata en esas fechas tiene un clima agradable y está mucho más tranquila para disfrutarla. La pasábamos bien.
      Cuando cumplí 30 estaba casado. Tenía casa, auto cero kilómetro, un hijo de un año y el equipo de audio y televisor que había soñado, aunque no en la estantería de mi habitación. Era la época de la exploración petrolera y yo trabajaba en ese ambiente. Viajaba a otros países por trabajo y dirigía un equipo de cinco ingenieros. Mi casa no tenía controles a distancia, pero seguía diseñando el modo de hacerlo. Íbamos de vacaciones todos los años y justo ese año (cuando cumplí los 30) hice un viaje en auto por la costa sur de Argentina, hasta la península de Valdés. En ese viaje ya noté que se aproximaba algo malo. Y pronto hubo un terrible quiebre. La Guerra de Malvinas fue un golpe que nos dañó y amargó a todos; la situación de las empresas y los empleados de tecnología cambió enormemente. Recuerdo que cuando Argentina se rindió, sentí una enorme sensación de fracaso.
      Cuando llegué a los 40 ya estaba divorciado, con mis hijos viviendo a 300 kilómetros de distancia y yo solo por primera vez en mi vida. Ya trabajaba en negro, sin aportes de jubilación y sin cobertura social. Dos años atrás había hecho algo interesante: inventar Axxón. Durante una buena parte de esta década Axxón estuvo, quizás, en su mejor época. Conocí a Gladys, y eso fue bueno. Lo mejor de mi vida.
      Tengo 50, estoy sin trabajo y sin esperanzas de encontrarlo, no tengo cobertura social ni jubilación, tengo nuevos dolores en el cuerpo y se me rompió el aparato de los dientes. La vista me falla, pero no tengo plata ni para arreglarme esos dientes ni para hacerme los anteojos. En casa están faltando las cosas básicas. Alguien de mi familia carnal, el único que queda de mis cercanos que podría ayudarme, me negó apoyo y se evadió, mostrándome absoluta frialdad. El país está destruido y veo claramente, por primera vez, la falta de futuro. Tengo una rara sensación: que no voy a durar mucho tiempo así.
      ¿Y qué estoy haciendo? Esto: Axxón.
      Es dejar una semilla sembrada. Sembrar un árbol. En la casa de mis padres hay un pino que adornábamos para navidad. Yo tenía ocho, diez años, y llegaba, poniéndome en punta de pie, a ponerle la estrella del remate. Es árbol tiene hoy más de quince metros de alto. Con Gladys pusimos un pino en nuestro jardín. Venía con maceta y todo; nos costó un poco moverlo, pero no por el árbol: la tierra era lo que más pesaba. Lo llevamos entre los dos y lo plantamos. Hoy tiene seis metros de alto y el tronco es casi más grueso que mi cuerpo.
      Me gustan las plantas y los animales. Sembrar es una maravilla, como hacer magia. Me enorgullece ver crecidos esos brotes que planté. Quizás vea un mundo mejor —y si no lo veo, espero que lo vean otros— y en él reconozca —o reconozcan ustedes— árboles que ayudé a crecer.

Eduardo J. Carletti, 1 de Febrero de 2002

            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281 282 283 284

Nedstat Basic