Página Axxón Axxón 111

Es una estudiante de 21 años de edad que escribe desde los 12. Desde siempre le gustó explorar la oscuridad que yace en el interior de todos nosotros. Y sus principales influencias son Allen Ginsberg, Albert Camus y Arthur Rimbaud. Su dirección de E-mail es: Ningirl242@aol.com
La noche, el momento de nuestra vida donde más en contacto estamos con nuestro inconsciente. Miles de sentimientos negativos cruzan por nuestra mente. Angustia, muerte, soledad, tristeza. Esto es sólo una pequeña gama de la gran paleta sensorial que nos ofrecen estos poemas.

Poemas
Beth Grindstaff
ESTADOS UNIDOS

Silenciosa Eternidad

Estoy cansada
Demasiado agotada para continuar con el viaje
Me ha convertido en piedra
Ojos muertos y apatía
Los espacios que yacen entre mi fuerza y mi libertad
Mi exilio
Demasiado lejano de alcanzar
Pero lo suficientemente cercano para tocar
Como líquido en mi piel
Después de las lluvias
Pura y limpia
Como nada que haya sentido antes
La oscuridad me envuelve de nuevo
Salvándome de las dolorosas espadas luminosas
Salvándome de mí misma
Arranco los ojos de mi cara y los arrojo dentro de La Noche
No necesito ver
Sólo escuchar
Y tocar
Y hablar
Las voces sepulcrales que una vez estuvieron en mí
Me arrodillo ante un cielo nocturno cargado de estrellas
Las toco mientras pasan
Frías y oscuras en mis pequeñas, débiles manos
Abro mi boca y levanto mi cabeza
Grito para quebrar el enloquecedor silencio
El mismo silencio que me ha ensordecido por innumerables días y noches
Las lágrimas me cortan como un candente fuego
Mi aullido resuena a través de mi destrozada cabeza
Desesperada y vergonzosa
Rehusando escuchar mis penas
Bajo mi cabeza derrotada
Y permanezco aquí en mi silenciosa eternidad
Fuera del alcance
Esperando el sol

 

Genuina medianoche

Kingsport no está demasiado lejano,
Después de Roanoke, después de Philadelphia, después de New York...
Sólo puedo observar mi respiración flotando hacia la luna
Brillando en heladas plumas plateadas
Mientras espero por la soledad de la medianoche
Para despertar al durmiente de mi interior

Kingsport no está demasiado alejado
Tengo demasiada gasolina para llegar allí

El cielo se dobla en pliegues púrpuras
Corriendo la manta de las estrellas del norte
Las ventanas congelan en la velocidad de la autopista
Y mi mente aún siente la soledad de la medianoche

Puedo llegar a tiempo a Roanoke
Sólo permanezco conduciendo

Estoy cansado de esperar
Cambiando la velocidad
Corriendo desde siempre
Del agobio del ayer
Las calles son lunares
Pálidas y heladas
Y puedo sentirme deslizándome hacia la medianoche

Nunca llegaré a tiempo a Philadelphia
Nunca llegaré a tiempo a New York

El vidrio se dobla y astilla
Rociándome con la afilada nieve
Y siento a la hora aproximarse
La siniestra respiración de la noche sobre mí
Nunca llegaré a tiempo al cielo

Y el aire aquí está frío y silencioso
Mientras camino con mis heridas sangrantes
Hacia la antigua y contaminada orilla
Esperando al barquero
Que me lleva a través del envenenado río
Que me dejará en la verdadera medianoche
Mi salvador me ha abandonado.

 

Ambos poemas traducidos por Martín Brunás
Axxón número 111 - Febrero de 2002

            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281 282 283 284

Nedstat Basic