Página Axxón Axxón 123
[Andernow] [Americander] [Eurander]

Teatro de Revistas

Fuerza-X


He aquí un título destinado a causar sensación. Lo tiene todo, es "políticamente incorrecto" y es autoconclusivo. Ciertamente llamará la atención de mucha gente. No obstante, ¿qué nos encontramos en el guión? Una historia que en el fondo es tan de superhéroes que resulta hasta tópica. Eso sí, el tratamiento es muy agresivo y extremo, lleno de referencias a lo que deberían ser los superhéroes pero vueltas del revés (gente que muere, gente que hace dinero y un largo etcétera). El problema es que estamos en el 2003. La reconstrucción de los superhéroes está tan avanzada que hasta un lector no especialmente aficionado se da cuenta de que empieza a oler a mortaja. ¿Resultado? El factor sorpresa de Fuerza-X no existe. De todas formas intenta la excusa innovadora de incorporar el contexto de la "globalización", pero no lo aprovecha más que para mencionarlo en un par de ocasiones, despistar un poco y no llegar a nada al final. Y tampoco parece que sea una parodia, porque, como les dije, en el fondo la historia se supone seria. Pero bueno, si somos capaces de ignorar la mediocre idea de partida, lo lógico es tratar de buscar un guión consistente como los que sabe hacer Milligan. Pero... ni rastro, nada de nada. Es pura mediocridad en diálogos, situaciones y personajes. Sí, tiene algunas ideas, pero se quedan en apuntes dispersos. Lo único destacable parece ser el juego constante al que somete al lector habitual de superhéroes rompiendo los códigos del género. Pero ni tiene ningún mérito ni es nada nuevo. Y lo peor es que sé que Milligan sabe hacerlo mejor, mucho mejor. En cuanto a lo gráfico, he de reconocer que me gustó bastante. Realmente Allred es un buen dibujante que sabe aportar espectacularidad, dinamismo y claridad a la historia. Además, la narración gráfica, que combina el estilo desaforado actual con toques de clasicismo, consigue transmitir un espíritu fresco muy apropiado para el género. CONSEJO: este Fuerza-X es un cómic que resultará aburrido a cualquier persona que no sea aficionada a los superhéroes y más concretamente a los mutantes. Eso sí, a estos últimos les encantará por la misma razón que nos gustan las tres primeras películas de Kevin Smith a los frikis. El resto de gente debería abstenerse de intentar pescar en el desierto y, en todo caso, buscar mejores cómics de superhéroes, que los hay.

Agujero negro


Ya está en mis manos el numero ocho de una de las series más laureadas. Y no es para menos. Charles Burns, conocido autor entre los aficionados a esa cosa informe que solemos llamar cómic "alternativo" o "underground", consigue con esta serie trascender las fronteras de su público natural sin despojarse de ni una sola de las características de su estilo enfermizo. A través de sus diversas obras, Burns ha ido desarrollando un universo peculiar donde sus personajes son esclavos de una naturaleza caprichosa que gusta de la deformidad y lo morboso y provoca (también en el lector) ansiedad e incluso miedo. Pero el acierto de este "Agujero Negro" del que carecían en mayor o menor medida sus otras obras ("Burn Again" y "El Club de Sangre") es que hace de esas circunstancias el núcleo central de la trama al tiempo que las convierte en algo metafórico. Así, una extraña enfermedad de transmisión sexual que afecta sólo a los jóvenes y les convierte en monstruos, sirve para desarrollar las angustiosas experiencias del paso por la adolescencia apelando al inconsciente del lector. Hay que puntualizar, por tanto, que hay sitio para una variada gama de sentimientos, entre los que encontramos de forma destacada el amor. Contenidos a parte, lo cierto es que el guión sabe conjugar la agilidad de ritmo con la fijación en los detalles que son realmente importantes. Resulta muy difícil no quedar atrapado por la trama, fascinado por sus personajes y totalmente implicado en las situaciones. Además, la coherencia en el desarrollo de las sucesivas entregas y el aumento del nivel y el interés en cada una de ellas convierte "Agujero Negro" en un cómic excepcional que bien merecería una edición recopilatoria. En cuanto al dibujo, muy característico del autor, sigue siendo oscuro y pesado. Grandes manchas de negro cubren las páginas para representar ambientes sórdidos en donde objetivamente hay espacios cotidianos. Asimismo, el cuidado de los detalles de todo tipo que pueblan esta obra aporta la justa sensación de "representación de la realidad" que permite sintonizar con los sentimientos de los personajes. A esto hay que añadir, por supuesto, la imaginación viscosa de Charles Burns a la hora de recrear todo tipo de disfunciones del cuerpo y la mente.

La narración gráfica presenta también esa doble vertiente que apuntaba antes: lo cotidiano que a la vez es sórdido. Encontramos por tanto una distribución de viñetas rectangulares donde la atención recae sobre una excelente planificación centrada en mostrarnos los detalles importantes de la historia (a veces algo tan aparentemente peregrino como la "cola" de un personaje). Destacan en este sentido el uso de planos subjetivos como modo de identificación. No obstante, las composiciones de viñeta convierten los objetos mostrados en simbólicos y establecen todo tipo de relaciones entre ellos. Así, se modifica nuestro modo de percibir ese mundo "real" y se subrayan las escenas oníricas y/o psicotrópicas.

CONSEJO: "Agujero Negro" es un gran cómic recomendable y asequible a cualquier público maduro. La edición en formato "oficio al diome" de La Cúpula, si bien no hace justicia al contenido, ha permitido un buen precio que acerca la obra a un público mayor, lo cual siempre es de agradecer. La pena es que salgan los números tan cada tanto, que se produce un "efecto Bone" de tardanza que nunca es agradable. En cualquier caso, debido a las re-ediciones, están disponibles en las librerías especializadas todos los números de esta fabulosa serie que recomiendo enérgicamente.

BALDOR De nada... de nada... ¡No! ¡No me mires así! ¡No te acerques! ¡Quieetoooooo! ¡Basta! ¡Te lo diré! ¡Te lo diré! Es Sorn, se está maileando con Moony.
WAQUERO ¡Pero...! ¡Baldor, bajate de ese aparador ya... No quiero líos, Guanaco, bancáte la situación como está.
GUANACO No se preocupen muchachos, está todo bien. Moony es una chica grande y sabe lo que tiene que hacer o dejar de hacer.
BALDOR Buuuff. Qué alivio. La verdad, el Guanaco me ha sorprendido gratamente. No esperaba una reacción tan madura de su parte.
WAQUERO Sí, y eso es precisamente lo que me molesta. El Guanaco no se toma las cosas con tanta filosofía.

Axxón 123 - Febrero de 2003

Página Axxón Axxón 123
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281 282 283 284

Nedstat Basic