Hecho en la República Argentina Página Axxón Axxón 125 Hecho en la República Argentina

R e c r e a c i o n e s


EL GAUCHO DE LOS ANILLOS [6]
Otis

"En un overo rosao, // Flete nuevo y parejito..." Así comienza una de las recreaciones clásicas de la literatura argentina, el Fausto de Estanislao del Campo. Esta obra, compuesta después de haber asistido el autor a una representación de la ópera Fausto en el Teatro Colón de Buenos Aires, se recrea la epopeya del otro Fausto, el de Goethe, tomando las formas de la poesía gauchesca. A diferencia del otro gran poema gauchesco, el Martín Fierro de José Hernández, Estanislao del Campo intenta contar la historia de modo burlón y desde la óptica del gaucho.
    Siguiendo esa línea, presentamos en los números anteriores los cinco primeros capítulos de El gaucho de los anillos, una recreación en formato gauchesco, de la obra ya universalmente clásica de J. R. R. Tolkien, y aquí llega el sexto...

LA COMUNIDÁ DEL ANILLO
Capítulo 6




Seguía Gandalf cautivo
arriba e' la torre Ortán,
pero ya tenía un plan
pa' escaparse de la jaula
ande jue a meterlo el maula
del barbudo Sarumán.

Cuando llegó la ocasión
tenía pensao el cómo;
le dijo con mucho aplomo:
"cada cual se va a su rancho".
Bajó tremendo carancho
y se lo llevó en el lomo.

Demientras el Gris juía
de los dominios del Blanco,
por colinas y barrancos
los cuatro hobbits andaban,
y adelante los guiaba
el que le decían Trancos.

"Paremo' un rato", Sam dijo
muerto con la caminata.
"Unos usan alpargatas
o andan con bota e' potro,
y se olvidan que nosotros
sabemos andar en pata."

"Imposible", dijo el Trancos.
"No hay que parar un momento;
tengansén en movimiento
y no se dejen de andar,
que hoy tenemos que llegar
a la Sierra de los Vientos."

Llegaron cuando los grillos
ya cantaban su canción;
encendieron un fogón
con ramitas que allí estaban
para calentar la pava
y dentrarle al cimarrón.

Estaba el hombre avivando
el fuego con charamusca,
cuando una priegunta brusca
jue a agarrarlo atravesao:
"¿Quiénes son los embozaos
que usté dice que nos buscan?"

El baquiano puso cara
de severidá tremenda,
y a la final largó prienda:
"Tienen que ver esos cosos
con los anillos famosos
y su terrible leyenda."

"Los elfos tenían tres,
los enanos otros siete,
y estos oscuros jinetes
con nueve jueron prendidos:
ahura son aparecidos
y de Saurón alcahuetes."

"Aquél que ustedes ya vieron
saliendo de la Comarca
clarita tiene la marca
del malvado en el orillo.
Le andan atrás al anillo
y son piores que la parca."

"¡Pero que no se entreveren
con este criollo notable!
¡Mientras yo camine y hable
voy a ver que el mal no cunda!",
y del cuero de la funda
peló soberano sable.

Jue Sam el que se animó:
"Capaz que al final no es nada;
yo no quiero hablar pavadas
ni andar metiendo bolazos,
pero como que a su espada
le está faltando un pedazo."

Dijo el Trancos: "Lo que es
no saber nada, aparcero.
Esta noble hoja de acero
es la mentada Narsil,
la mesma que al patrón vil
ya le hizo sonar el cuero."

Y en la noche un alarido
les puso de punta el pelo,
y golvió la sangre yelo
de tan grande que jue el chucho:
era un grito de aguilucho
cruzado con pingo en celo.

"Eso no es bicho del monte"
peló Trancos el facón.
"Estos son los de Saurón
con alguna trapisonda;
pongansé tuitos en ronda
alrededor del fogón."

Cinco sombras se agitaban,
como e' ramas que se mueven
en una noche que llueve;
los rodearon redepente
y se notaba patente
que eran cinco de los Nueve.

Pero el Frodo no temblaba
con la temible presencia,
y aunque tenía concencia
que se diba a arrepentir,
no se pudo resistir
a la malina influencia.

Sin saber muy bien por qué,
jue a colocarse el anillo
y los vio con mucho brillo:
el que venía adelante
tenía una espada llameante
y en la otra mano un cuchillo.

En contra de los nazgules
se tiró envalentonao
sacudiendo el envenao.
Tarde supo que era un yerro,
después que el helado fierro
lo cruzó de lao a lao.

Cayó el Frodo del dolor
que le agarrotaba el brazo,
y sin hacerle más caso,
después de anotarse el punto
se jueron los cinco al mazo
dejandoló por dijunto.

Continuará...

Otis    
Abril de 2003    


Otis es el seudónimo de un activo participante de la lista Axxón y del taller literario.

Axxón 125 - abril de 2003
Fondo:
Variaciones sobre La ida, de Rodolfo Ramos.

Hecho en la República Argentina Página Axxón Axxón 125 Hecho en la República Argentina
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic