Página Axxón Axxón 128

AnaCrónicas

por Otis

¡Abrumado estoy por vuestra inaudita generosidad, mis nobilísimos lectores! Pues ésta es apenas la segunda ocasión en que este producto del genio que he llamado AnaCrónicas ve la luz de los catódicos rayos, los fluidos cristalinos y los plasmas iridiscentes; no ha transcurrido más que la fugaz treintena que separa dos sínodos lunares consecutivos desde que mi pluma portentosa hallara propicio santuario en las incorpóreas páginas de Axxón, mas en ese breve lapso ¿cuántas visitas de los raudos hermes informáticos que vuelan con alas de electrones en sus sandalias virtuales ha visto mi digital estafeta? Comienzo la cuenta y las salobres lágrimas nublan mis córneas: mil, dos mil, tres mil... cinco mil... Sí, aunque tales guarismos parezcan inverosímiles a vuestra encallecida imaginación: ¡siete mil bytes de correspondencia! Verdad es empero, admítolo no sin cierto embarazo, que cerca de la mitad de tal inconcebible cifra corresponde a ofertas de falsos documentos habilitantes para el gobierno de vehículos automotores, apócrifos certificados de altos estudios y otras proposiciones comerciales non del todo sanctas. Mas, ¿he yo de permitir que tal baladí adversidad empañe, cual vapor sobre bruñida superficie especular, la dicha que estremece mi augusta humanidad? ¡Jamás!, respondo trémulo de pavor, erguido bravo. Pues el caudal de correo que he recibido de vuestra gentil mano sigue siendo arrollador, aun si hemos de descontar a aquéllos que han creído erróneamente reconocer en mi intachable persona la triste figura de un antiguo deudor. ¡Vade retro, infideles! No tenéis vosotros ningún asunto pendiente en este sacro recinto, y si tercamente persistís en vuestro error, mis devotos lectores darán buena cuenta de vuestra infame catadura.
      
Aclarado ya este punto, mis atentos huéspedes a través de las actualmente inexistentes distancias, invítoos ahora a compartir un escueto introito a lo que disfrutaréis en esta entrega de AnaCrónicas. Conforme vayáis familiarizándoos con las sutiles complejidades de mi personalidad, que no por transparente cesa de ser sofisticada y cautivante, tal vez comprendáis que resulta imposible a mi genio brindaros nada que esté por debajo de vuestro merecimiento; de modo que advertidos quedáis, tunantes, que si amanece el aciago día en que no halléis aquí más que divagaciones inconexas y chascarrillos varias veces centenarios, vuestra será la totalidad de la culpa. Mas ¡no desfallezcáis! que en esta ocasión os tengo reservado un menú digno de los más ensoberbecidos integrantes de la decadente aristocracia enemiga del proletariado, el cual os impelerá a sorber incivilmente vuestras falanges. Vuestras mesas vestidas de gala serán agraciadas en primer término con un soberbio opúsculo de divulgación acerca de las poco saludables cualidades que la popular sabiduría atribuye a cierta mezcla alimenticia. Como plato fuerte, os deleitaréis con el artículo bautismal de “Allende lo razonable”, una serie de investigaciones con las que vuestro seguro servidor os concederá la merced de procuraros una mayor compenetración de los fenómenos que se yerguen con toda sobrenaturalidad más allá del alcance de nuestro sensorial quinteto. Y finalmente, arrastrando la alegoría gastronómica hasta el extremo de lo admisible, disfrutaréis como postre del episodio nono de El Gaucho de los Anillos, esa magistral saga de épicas proporciones por cuyo descubrimiento mi nombre habrá de inscribirse con tipos áureos en los anales de nuestra especie. ¡Ah, bellacos, disfrutaréis los manjares que os ofrezco si no tenéis las vísceras tapizadas de gasa hidrófila y un trozo de feldespato por seso!

Sobre los efectos nocivos de la mezcla de sandía y vino
Investigación
Allende lo razonable: “Los Kuervos”
Artículo
El Gaucho de los Anillos
La comunidá del anillo (capítulo 9)


Página Axxón Axxón 128
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281 282 283 284

Nedstat Basic