Página Axxón Axxón 131

El Gaucho de los Anillos

 

La comunidá del anillo
Capítulo 12

Después que los aventaron
a los orcos agresivos,
se ocuparon del derribo
que le habían hecho al Frodo,
y ahí se dieron cuenta todos
que el petiso estaba vivo.

“!Ya pensábamos nosotros
que ’tábamos por perderte!
¡Esto sí que es tener suerte,
no te falta ni un pedazo!
De semejante lanzazo
no vide quien se despierte.”

Les dijo el Frodo por qué
estaba entero entuavía:
“No es magia ni brujería;
por darme el tío una mano,
esta camisa de enano
me regaló el otro día.”

“¡Una camisa e’ mitril!”,
dijo el Guimli impresionao.
“En todo el tiempo que he andao
nunca vide nada igual.
Debe costar un platal,
y jue un regalo bien dao.”

Dijo el Trancos: “Aunque sea
como patada e’ bagual,
el dolor adominal
es poco por ese ataque;
mejor que no te la saques
si no querés funeral.”

“¡Tan gauchito como siempre
este don Bilbo nomás!”,
dijo alegre el Samsagaz
de ver su patrón con vida.
“Viendo el modo que lo cuida,
lo quiero entuavía más.”

“Güeno está, ya basta e’ charla
que tenemo’ que seguir”,
los apuró el Boromir
y siguieron el paseo,
buscando casi al tanteo
la manera de salir.

“¡Vamos!”, alentó el Gris.
“¡Un poquito más de aguante!
El puente de allá adelante
ya nos lleva a la salida
de esta caverna podrida
que nos ha embromao bastante.”

Después de andar por las cuevas
a paso de caracol,
de pensar en ver el sol
muy contentos se pusieron;
pero ahí a los orcos vieron
con la tropilla de trol.

“¡Qué lo tiró a estos orcos,
la verdá, quién los pudiera!
¡Ya casi estábamo’ ajuera!”
Pero a matar no llegaban:
disparando de algo estaban
achuchaos a la carrera.

Detrás de ellos se venía
un coso de mucho altor
con un tremendo alfajor
que verlo miedo metía,
y en la otra mano tenía
flor de látigo arriador.

Al reconocerlo el Gandalf
a aquel bicho de temer,
vio que no iban a poder
a ésa sacarla barata,
y dijo: “¡Qué mala pata!
Un Balrog tenía que ser”.

“¡Acá no hay facón que valga,
no se me hagan los valientes!
Metanlé a cruzar el puente
a toda velocidá,
que al coso oscuro y ardiente
yo lo viá parar acá.”

Parao en el medio ’el puente,
paisano de brava estampa,
se refaló el poncho pampa
y al bellaco entró a tantiar,
preparao pa’ abarajar
al toro por las dos guampas.

Y el otro, que era una sombra
enllena de luces malas,
abrió dos tremendas alas
como queriendo alzar vuelo,
y cruzó toda la sala
pa’ que empezara ya el duelo.

Lo esperaba listo el Gris
y chocaron los aceros.
Era duro el entrevero
pero no se echaba atrás,
y gritaba: “¡Bicho fiero!
¡Vos por acá no pasás!”.

“¡No puede solo!”, gritaron
los dos hombres a la par.
“¡No lo podemos dejar
esta vez en la estacada!”,
y pelando las espadas
se largaron pa’ ayudar.

Pero entonces en el suelo
pegó el mago un bastonazo.
El puente se hizo pedazos
bajo las patas del coso;
pero cuando se iba al pozo
llegó a dar un chicotazo.

Más rápida que una víbora
buscó la guasca de cuero
la canilla ’el hechicero;
como un rayo lo pialó
y con juerza lo arrastró
hasta el borde del aujero.

Ahí se quedó mal prendido,
sin poder ni sostenerse;
vio que nada podía hacerse
y gritó con muchas ganas:
“¡Escapensé, tarambanas!”
justito a tiempo e’ caerse.

 

Página Axxón Axxón 131
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic