Página Axxón Axxón 132

AnaCrónicas

por Otis

No han, en esta radiante mañana de temprano estío meridional, transcurrido más que unas pocas jornadas desde la tarde aquélla en que, hallándome yo desplazando mi sutil masa a regular velocidad por sinuosos senderos públicos, movido por el atlético propósito de prolongar la existencia en el tiempo de mi apolínea condición, acercóseme un espigado caballero, vestido todo él de perfectamente emisor negro bajo el inmisericorde espectro solar, quien plantóse impertinente en mi prefijada trayectoria y, con tan socarrón cuanto caricaturesco mohín, preguntóme: “¿Cree que algún día habrá artículos de ciencia ficción en su sección de ciencia ficción?”.
      Por cierto tengo, como que la enana amarilla que refulge ahora en la ventana a mi diestra alúmbrame con especial esmero y a mi egregia persona dedica sus fotones mejores, que habré de ser algún día llamado a dar cuenta de la inmeditada reacción de mi parte de la que el nasal tabique de tal mentado señor fue poco menos que inmerecida víctima; y que tal arrebatado acto habrá de apuntarse entonces en la debitual columna de mi contabilidad existencial. Pues he de admitir que, pese a su inapropiadamente cínica actitud y a su irritante apariencia de stella rockis, aquel inurbano guasón hallábase matemáticamente en lo correcto; puesto que en la feliz media órbita terrestre que toca la existencia de nuestras ya enraizadas AnaCrónicas en el mundo cuasimaterial de las electrónicas ideas, en falta échase un interés mayor por las manifestaciones artísticas del género que beatíficamente nos aglutina. Vano sería ahora señalar con censores índices a los veros causantes de este entuerto, entre cuyos nefandos nombres no se halla humillado el mío mas he de ser forzosamente yo quien, una vez más, salte al ruedo a restituir el honor y el decoro de ésta nuestra sección, la cual desgarrante dolor causaríanos en caso de caer debido a mi hipotética aunque harto improbable desidia en sórdidas e impiadosas manos. ¡No consientan los hados que tal acontezca, e ilumínenme las horoscopeicas estrellas en mi afanoso y noble camino! Es para marcar el acabóse del ya nombrado y contumaz desliz que he enérgicamente resuelto que la presente edición de AnaCrónicas sea consagrada en su casi totalidad (con la siempre honrosa excepción del normativo episodio mensual de la ya por todos vosotros encumbrada epopeya criolla) al tan inicuamente vituperado y sin embargo tan digno género de la narrativa verboicónica, conocida entre el vulgo con los apelativos de “historieta”, “cómic”, “tebeo” y tantas otras variaciones dialectales; así como a sus múltiples vertientes en diversos sustratos. ¡Sea, aquí tenéis lo que con tanto ahínco reclamabais! ¡Ya no os queda acerca de qué plañir, viles mendigos de atenciones, como no sea de vuestras vísceras de regios manjares ahítas!

El diario del Mariposón
Reseña
El Mangazo
Cobertura
El Gaucho de los Anillos
La comunidá del anillo (capítulo 13)

Página Axxón Axxón 132
            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281 282 283 284

Nedstat Basic