Editorial - Axxón 143


Inolvidable
por Eduardo J. Carletti

Voy a utilizar este editorial para ofrecer alguna de mis impresiones sobre la reciente actividad que pude disfrutar —que pudimos disfrutar más de cien personas que espero que, como yo, lo hayan vivido con gran placer—, en mi caso gracias a la invitación con la que me honró la Fundación Ciudad de Arena. De otra manera no habría podido estar allí.

Todos los que fuimos parte de ese viaje alucinante deberíamos agradecer y reconocer, de todas las maneras posibles, los tremendos esfuerzos de Gabriel Guralnik, gestor y motor de esta aventura, y su equipo. En algunos momentos me sentí culpable al ver sus caras de preocupación, cansancio y tensión porque algo no salía tal como se había planeado. Nosotros entretanto disfrutábamos.

Yo creo que este tipo de esfuerzos deben ser aplaudidos, reconocidos y apoyados. No cabe la posibilidad de hacer críticas de ningún tipo. Siento enormes deseos de ayudar y encolumnarme detrás de ideas tan excelentes como la que tuvo Gabriel y llevó a la realidad —excelente realidad— a pesar de las dudas que algunos sentíamos —lo confieso— cuando nos comentaba sus proyectos.

Lo que logró Gabriel con su Fundación en este tiempo es enorme, enorme. Felicito su capacidad para movilizar burocracias estatales y lograr que ayuden a impulsar cosas de una manera que muchos no hemos logrado en años. Todos sabemos que no es fácil, y mucho menos cuando aún no hemos salido de la crisis.

Yo creo que el viaje fue algo extraordinario, yo lo viví así. Fue una aventura capaz de despertar la imaginación de un tronco petrificado. Los lugares y la manera elegidos, inmejorables. Vivimos situaciones fantásticas gracias a los paisajes, la situación y la predisposición que generaba el ambiente, algunas absolutamente imprevistas e imprevisibles, como la visita de nada menos que ¡Philip K. Dick! en persona (o alguien tan parecido que nos hizo alucinar a todos los que notamos su fugaz presencia, sólo por un rato, en la estación del Tren patagónico en Viedma), por dar un ejemplo.

Quizás otros estén acostumbrados, pero a mí me pareció tremendo que nos recibieran los intendentes (intendentas) de los pueblos donde hicimos visitas, que nos agasajaran de muy exquisita manera, y que mucha gente de esos lugares ofreciera su tiempo y sus capacidades artísticas para entretenernos. De verdad me impacta y me conmueve. Agradezco a toda esa gente para quienes nosotros éramos celebridades de visita, quizás algo para recordar y comentar durante un buen tiempo.

Y hay muchos detalles más que se pueden nombrar: la selección de material para el cine (excelente), que funcionó durante todo el viaje, el servicio del ferrocarril (la buena onda de sus empleados), la selección de vídeos que se emitieron en los ómnibus, la simpatía y energía de las chicas del equipo de Gabriel, etc.

Me queda un recuerdo imborrable, y no lo digo por quedar bien. Gracias, Gabriel, gracias Fundación, gracias a todos los que compartieron tiempo conmigo. Fue una aventura para la cual parece haber sido hecha a medida la palabra: INOLVIDABLE.

Eduardo J. Carletti, 1 de octubre de 2004
ecarletti@axxon.com.ar


            

ÍNDICES DE LAS REVISTAS AXXÓN
87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115
116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144
145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173
174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202
203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231
232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260
261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280

Nedstat Basic